En el amor, Cáncer, eres una persona muy especial. Viniste al mundo para amar y ser amado y por eso, valoras muchísimo cualquier tipo de relación. En algún momento de tu vida, deseas encontrar a esa persona que te complemente al máximo y con quién poder hacer todos esos planes de futuro que tienes ahora mismo en mente. Pero, Cáncer, hay veces que, sin ser consciente de ello, terminas sacando al amor de tu vida. Estás son las tres maneras en las que arruinas tus posibilidades de amar:

  1. Eres una persona que siempre lucha hasta el final. Eres alguien, Cáncer, que confía muchísimo en la bondad de los demás. Y ahí está el problema… Que sigues confiando en las personas incluso cuando ya te han demostrado que no se puede confiar en ellas. Porque tú eres de los que cree que la gente puede llegar a cambiar, que, en algún momento, puede llegar a ser bueno. Pero no es así… Cáncer, te cuesta mucho dejar atrás a las personas del pasado y pasar página. Estás perdiendo muchas oportunidades por no querer aceptar la realidad.
  2. Eres tan bondadoso y amable, Cáncer, que todavía sigues dando el 100% de tu corazón y de tu amor a personas que realmente no se lo merecen. Apuestas al máximo por personas que no son recíprocas y que ni siquiera saben valorar todo lo que tú das. No te valoras lo suficiente, Cáncer, y al final terminas malgastando tu tiempo con personas así en lugar de invertirlo con personas que de verdad si que merecen la pena.
  3. Te culpas demasiado a ti mismo cuando las relaciones fallan en lugar de aceptar y de darte cuenta de que la culpa era de la otra persona. Tienes tal corazón, Cáncer, que eres capaz de aceptar que todo fue culpa tuya en lugar de culpar a los demás. Estás perdiendo muchas posibilidades de amar de verdad por no darte cuenta de la realidad a tiempo, Cáncer. A partir de ahora, tienes que dejar todo lo que no te merece atrás desde el principio. Si sientes que alguien no te valora, alguien no sabe entenderte, no merece tu tiempo, ni siquiera un solo segundo. Es hora de dejar de arruinar todas esas posibilidades que el amor te pone delante y que tú pierdes por culpa de estar amando a personas equivocadas.