En el amor, Géminis, eres una persona que siempre va de aquí para allá hasta encontrar a la persona correcta. Te cuesta mucho encontrar a una persona que de verdad te aporte y alguien con quien conectes a nivel físico, emocional y mental. No eres exigente, de hecho, te encanta conocer a todo el mundo, pero para mantener una relación seria, buscas a alguien especial. Hay tres maneras de las que arruinas tus posibilidades de enamorarte de alguien:

  1. Nunca llegas a estar seguro al 100% de lo que quieres y eso confunde muchísimo a los demás. Tus intenciones nunca son claras y a la otra persona le cuesta mucho entender que es lo que quieres. Tu mente siempre está de aquí para allá y le cuesta mucho decidirse en una sola opción. Esto hace, Géminis, que para los demás sea un gran reto entenderte y al final, lo único que consigues es que la otra persona termine yéndose y abandonando. Géminis, si no quieres arruinar tus posibilidades de amar, deberías empezar a ser mucho más claro con tus palabras y, sobre todo, con tus sentimientos.
  2. Te cuesta muchísimo comprometerte. Eres una persona muy cambiante y tienes miedo a centrarte solamente en una persona. No quieres tomar la decisión equivocada, no quieres arrepentirte. Tardas días, semanas, meses e incluso en ocasiones, años en decidirte y en confesar todos tus sentimientos. Necesitas dejar de tener ese miedo al compromiso, Géminis, si no quieres seguir arruinando todos esos intentos de relación que comienzas.
  3. La principal razón por la que arruinas todas las oportunidades de amar, Géminis, es que te falta muchísimo amor propio. La mayoría de las veces buscas amor, porque buscas atención, porque no te quieres lo suficiente y buscas a alguien que lo haga por ti. Quieres que la gente se preocupe por ti porque tú ni siquiera te importas a ti mismo. Esto tiene que cambiar ya mismo. Si de verdad quieres que alguien se enamore de ti, primero tienes que enamorarte tú de ti mismo. Tienes que confiar al máximo en todas tus virtudes y superar todos tus defectos. Géminis, eres mucho más de lo que crees ser.