Cuando las relaciones no van bien, hay muchas maneras de resolverlas. Unos hablan eternamente de los problemas que haya en la relación, otros hacen como si no pasara nada, esperando que se resuelva la movida con los días, otros cortan por lo sano o piden un tiempo para que corra el aire y haya más ganas de nuevo. Cuando te ves ante esa situación en la que quizás se acabe tu relación, ¿qué piensas? ¿ tienes siempre muy claro que quieres dejarla? o si es todo lo contrario, y no quieres dejarla, ¿por qué tienes miedo de dejar tu relación según tu signo?

Aries 

Porque eres tan impulsivo que te da miedo meter la pata. Aries, por impulso, tú no has dejado una relación una vez, sino dos, tres y muchas más veces. Como se te meta dentro el veneno, te remueve entero y la única manera de gestionarlo es sacándolo fuera. ¿Y cómo lo sacas? Pues haciéndoselo pagar caro a quien te ha enfadado, traicionado, mentido, agraviado… En el caso de la pareja, lo resuelves soltándole por tu boca todo lo que piensas, sientes, quieres o no quieres. Y ante un silencio o una falta de respuesta que te convenza, la mandas a hacer gárgaras, o sea, bien lejos. Y luego… te arrepientes. Una vez que te calmas, y piensas las cosas mejor, eres capaz de entender qué te has pasado, y que no deberías ser tan radical y tan tremendo cortando una relación. Por eso, a veces tiene miedo a dejarla, por si te equivocas.    

Tauro

Porque si tienes a alguien cerca a quien quieres y una relación estable y tranquila, te horroriza pensar en perder eso. A ti Tauro los cambios no te gustan, te trabajas cada relación con paciencia y madurez para no dar pasos en falso. Y paso a paso, vas consiguiendo en la vida estar con alguien a quien quieres y tener la vida que te gusta en su compañía. Si llegan los problemas querrás arreglarlos, eso lo tienes clarísimo. Si el tema se pone feo y hay posibilidades de ruptura te entran los siete males. Porque piensas en que tu vida se desmorona, por perder a esa persona y por perder una vida que te gustaba, y piensas en lo que vendrá después, y te pones enfermo/a solo de pensarlo. 

Géminis

Porque te has acostumbrado a esa persona y te cuesta imaginarte tu vida cuando estabas sin ella. Aunque tú, Géminis, eres alguien con carácter suficiente para no depender de nadie, cuando estás bien con alguien te gusta que dure, quieres aprovechar la relación, disfrutarla, alargarla… lo bueno de la vida te tiene que durar, piensas. También te pasa que a veces te aburren mucho las personas, aunque tengas un día círculo social muy grande. Pero si estás con alguien en una relación estable, y le valoras, con esa persona tienes asegurada la buena conversación, la diversión, el sexo, la compañía… es un valor seguro, y con ella te blindas. Y a esos otros miles de amigos, les ves si quieres pero no depende de ellos, y si te aburren, pues tener algo de distancia con ellos te desintoxica un poco. 

Cáncer

Porque no te gusta hacer daño a tu pareja, y crees que va a sufrir. Porque tú, en el fondo, sabes que eres más fuerte de lo que muchos creen (y de lo que crees tú mismo a veces). Y confías en que podrás superar la ruptura, por esa fortaleza, y porque siempre lo acabas haciendo. Experiencia no te falta, sufres cada dos por tres, pero contigo no hay quien pueda. Pero claro, te acostumbras a mimar tanto a tus parejas, a cuidar de ellas, que ante una ruptura, sigues ejerciendo de cuidador/a y te preocupas por lo que puedan sufrir. Todo eso dice mucho de ti, pero mira más por ti, y no tanto por los demás. Que luego hay veces que tus parejas no tienen tanto mimo contigo. 

Leo

Porque no te gusta que te salgan mal la cosas, tienes mucho amor propio y si encima es que se acabe una relación, te duele más de lo normal. Odias fracasar, odias apostar por alguien, crear un vínculo, tener planes, enamorarte y… que no salga bien. Porque además, si llegas a sentir todo eso es porque la persona merece la pena. Así que, claro que tienes miedo de dejar tu relación, pero porque no quieres perder a esa persona. Y tampoco te gusta, o mejor dicho, porque te joden los comentarios de amigos y familiares, con el dichoso “ya te lo dije”. A veces crees que no te apoyan en tus relaciones por envidia de las parejas tan estupendas que te buscas. Y cuando se acaban tus relaciones, en el fondo como que se alegran un poco. Piensa si en el fondo es que no te gusta asumir el fracaso y echarle la culpa a los demás es la excusa perfecta. 

Virgo

Porque te cuesta mucho encontrar personas que te gusten de verdad. Por tu forma de ser, tú, Virgo, no eres de los que cualquiera le entra por los ojos y se lanza a la aventura. Alguna vez te puede pasar algo así, un flechazo, mucho deseo, pero pocas ganas de algo serio. Alguna vez. Y por supuesto, cuando te pasa, dejas claro que no quieres nada serio. Cuando la relación es estable y estás a gusto, si estás enamorado/a, evidentemente que no quieres perder a esa persona. Pero también hay un motivo práctico por el que tienes miedo de dejar tu relación: por volver a quedarte solo/a (que tampoco te importa tanto), y volver a tener que empezar de nuevo con el proceso de soltería, a decidir si vas a querer estar de nuevo con alguien, a volver a estar receptivo si es así, a empezar a conocer gente, a tener de nuevo citas… y te entra una pereza indescriptible con la que te sientes morir de aburrimiento solo de pensarlo. 

Libra

Porque odias estar solo/a, no te gusta ni nunca te ha gustado. No es cuestión de que tu pareja actual sea mejor o peor, que también importa claro, sino que a ti te gusta estar en pareja, te gusta hacer planes juntos, te gusta hacerlos por separado, pero sabiendo que tienes a tu pareja siempre cerca. Y cuando los demás te echan en cara esta necesidad de tener a alguien al lado, te da igual, porque claro que puedes estar sin nadie, pero si te gusta tener pareja, ¿por qué no tenerla? ¿por qué vender la moto de que tú estás mejor solo/a si no lo piensas realmente? Así que antes de dejar tu relación, siempre te lo piensas mucho. Como todo, también es verdad, porque si normalmente eres indeciso/a, ante dejar o seguir una relación mucho más. Muchas veces, en vez de pensar mucho lo que hacer, te distraes y evitar rallarte, y esperas que la respuesta te llegue como por arte de magia. 

Escorpio

Porque no te gusta perder a esa persona, que si la has elegido es por algo. Tú, Escorpio, no te metes en relaciones de compromiso con cualquiera. Con cualquiera puedes tener sexo si quieres, nunca te falta si es lo que quieres. Pero para tener una relación, la cosa se complica porque necesitas que sea alguien muy especial para ti. Eres de amar a lo grande y si hay algo que te jode es enamorarte de quien no se lo merece. Así que te lo piensas un poco ante de comprometerte. Cuando las cosas van mal, lo pasas idem. Quieres seguir, hablas contigo mismo/a y te juras y perjuras que lo controlas, que estás bien y que vas a poder gestionar los problemas. Pero hacia fuera no cuentas nada, porque no quiere que tu pareja vea más de lo que tú quieres que vea. Y sí, tienes miedo de dejar tu relación pero porque cuando piensas en estar sin esa persona sientes que sin ella vas a estar mucho peor. 

Sagitario

Porque no quieres ser tú quien siempre tenga que decidir todo, y tampoco quieres equivocarte. Tú, Sagitario, con esa forma de ser tuya con tanta iniciativa, y tan valiente, vas por la vida tomando las riendas de muchas situaciones. En tus relaciones, seguramente fuiste tú quien dio el primer paso para coquetear, ligar, quedar la primera vez, marcar los límites de la relación… todo. Y tu pareja seguramente esté acostumbrada a que marques mucho el camino de vuestra relación. Por eso, cuando llega el momento de tomar decisiones duras sobre la relación, puede que sientas miedo. Miedo a perder a esa persona y miedo a equivocarte adelantándote para poner claras las cosas, y que puedas cagarla con eso. Si tienes miedo es porque valoras a la persona, porque si no, tú miedo no tienes a nada. Dejas la relación y punto. Si puedes, lo haces con buenas maneras (o no tan buenas) pero lo haces sin problema. Se deja y punto. 

Capricornio

Porque no quieres perder a alguien que quieres. Capricornio, si tú llegas a meterte en una relación es porque lo has pensado, meditado, elegido, deseado… tú no estás con nadie por estar. A ti te gusta saber lo que quieres e ir a por ello. Y lo mismo que no te van las relaciones frívolas, con el sexo como único protagonista, tampoco entras en relaciones de compromiso para probar e ir viendo. Si las tienes es porque sabes dónde estás y para qué. Tú no tienes una relación ni por no estar solo, ni para pasar el rato, ni para estar entretenido… para ti la pareja es la relación que une a dos personas con intereses parecidos, forma de vida parecida y objetivos de futuro parecidos. Por eso te piensas muy bien lo de dejar una relación, porque valoras lo que tienes, y cuando se valora algo que se tiene, no se quiere perder. Obvio.    

Acuario

Porque te cuesta encontrar a personas que te entiendan, de mente libre de prejuicios, poco convencional. Así que tú, Acuario, cuando por fin encuentras a alguien así, le coges un cariño inmenso. Y hasta te enamoras, aunque eso te cuesta reconocerlo más. Y si llegan los problemas feos, esos que no son cuestión de solucionarse en el día, te evades un poco. Porque sabes, que para eso eres bien listo/a, que igual entráis en un bucle de discusiones que odias. Y quizás tu pareja crea que pasas un poco, se sienta ignorada o vete a saber qué. Y solo serás consciente de que tienes que dar la cara cuando te pidan que decidas. Que decidas dejarlo si es que pasas tanto de todo. Y ahí te entrará el miedo. Porque eres de los que creen que una cosa es no querer entrar en peleas inacabables y otra que la relación entre en zona de peligro. Y no, si lo piensas bien, pues tendrás    miedo de dejar tu relación porque la persona que tienes al lado vale mucho como para poder perderla. 

Piscis

Porque no te gusta tener que tomar ese tipo de decisiones, la verdad. Tú, Piscis, en una relación, pones el toque mágico cuando ya está todo en marcha. Te gusta coquetear y dejarte querer más que dar los primeros pasos. No eres de los que se lanzan detrás de nadie, ni organizas la relación, ni pones límites. Lo tuyo es acoger a la otra persona, poner dulzura y ternura a la relación y mimar a tu pareja como nadie. Cuando las cosas vienen mal, no quieres ni pensar en que se acabe. Si es inevitable, crees que romper lleva su tiempo, en tu cabeza no entran las prisas para algo así. En tu ideal de pareja como que siempre hay soluciones para todo. Y prefieres cerrar los ojos, taparte los oídos y meterte en la cama y taparte la cabeza si es que te están preguntando sobre tu decisión sobre dejar tu relación. Tienes miedo, sí, y quieres pensarlo un poco más. 

2021-01-15T13:06:11+02:00