EL PUNTO DÉBIL DE ESCORPIO

Todos tenemos debilidades y justo es eso lo que nos hace ser diferentes, lo que nos hace ser humanos y reales. Pero todos tenemos nuestro talón de Aquiles, esa debilidad de la cuál nos diferenciamos de los demás. Esa debilidad que es única en cada signo del Zodiaco. Escorpio, tu talón de Aquiles son tus emociones. Sí, aunque parezca que es algo bueno o algo normal, también pueden ser tu punto débil. Por fuera, te haces el duro e intentas controlar tus emociones lo mejor posible para que nadie sepa todo lo que guardas dentro, pero por dentro todo tu mundo emociones es un verdadero caos.

Por fuera quieres ser fuerte, pero en el fondo eres mucho más vulnerable de lo que los demás piensan.

Tienes demasiado miedo a que te hagan daño, aunque quieras creer que eres muy fuerte y muy duro. Tienes miedo a sufrir porque sabes que ahí será cuando tu lado más vulnerable salga a la luz y todo se derrumbe. No quieres que los demás vean cómo eres en realidad porque no quieres dar la imagen de una persona sensible y vulnerable. Pero, Escorpio, tienes que aceptar que eres así, no dejes de tus emociones te conviertan en una persona que no quieres ser.

A veces controlas demasiado tus emociones y terminas en lugares a los que no te gustaría ir.

Tienes miedo a que te abandonen, a sentirte solo y por eso tiendes a controlar todo lo que te rodea, porque tienes miedo de perderlo. Y ahí surgen los celos, tu otro talón de Aquiles.

Pero, Escorpio, tienes que confiar mucho más en los demás y, sobre todo, en ti mismo. Deja esos miedos atrás. No tengas miedo a que los demás te vean como eres en realidad. Si les gustas, les gustarás con tus más y con tus menos. No intentes controlarlo todo porque al final va a ser peor y vas a explotar de la peor forma posible. Tienes que dejar de ver a todo el mundo como tu enemigo, como alguien que te va a robar todo lo que tienes. Confía más en ellos y, sobre todo, escucha todos los consejos que te dan las personas que te quieren.

2019-02-03T18:07:49+00:00