Sé la magia que quieres atraer, todo lo que necesitas está en ti. A veces, se nos olvida que merecemos, que somos dignos y que no estamos aquí para mendigar nada. Quererte te nutre, te da la fuerza y la seguridad que necesitas para poder entregarle tu corazón al otro. Estás rompiendo tu propio corazón cuando te olvidas de ti, cuando dependes de lo que opinen los demás. Cada signo del zodiaco lo hace a su manera y pueden terminar hechos pedazos:

1- Aries

Aries, a veces, olvidas que tienes resiliencia en los poros, que tu alma nació para luchar, eres el guerrero del zodiaco, por favor no desistas ahora. Ya antes has pasado por cosas fuertes, en las que sentiste que tu corazón se partió en mil pedazos y aún así seguiste adelante. No olvides estar orgulloso de ti mismo, porque has logrado llegar lejos. Tal vez sientes que no estás en el lugar soñado, pero vas por buen camino, no es tiempo de tirar la toalla, es tiempo de respirar profundo y no parar. ¡Tú puedes!

2.- Tauro

Entre el trabajo, las presiones y tus aspiraciones, se te puede ir la vida. A veces, están tan liado que olvidas lo más importante, no eres eterno y nadie tiene asegurado el mañana. De vez en cuando está bien desconectarse de todo y simplemente hacer esas cosas que ponen a revolotear tu corazón. Eres mucho más que algo material, que una posición social, no te excedas porque la ambición puede convertirse en tu peor enemigo. Por favor, date la pausa que te mereces.

3.- Géminis

Géminis, a veces, tu alma apresurada no entiende de razones, te enganchas en lo que quieres lograr y lo olvidas todo. Tienes que saber que tu trabajo no lo es todo, que tu mente necesita un descanso, no saber nada de nadie y simplemente enfocarte en eso que hace vibrar tu corazón. Sé que es complicado darte esa oportunidad, que tus sueños son grandes y que tienes las capacidades para lograrlos, pero por favor recuerda que tu salud mental, emocional y física son lo primordial.

4.- Cáncer

Cáncer, es muy posible que muchas veces te sientas como un suspiro a medias, esas ganas de querer y no poder. Y es que das demasiado, tanto que se vuelve desgastante. De pronto te olvidas de que eres importante, de que allá afuera hay un montón de gente que daría lo que sea por verte sonreír. Hay muchas personas que te aman, que tal vez no lo demuestren como tú, pero están ahí y no te van a soltar. Son los que te han demostrado su apoyo en las buenas y en las malas. No lo olvides, porque vales demasiado.

5.- Leo

Entre el deseo de la perfección, el trabajo duro y las ganas de que toda la atención caiga en ti, te puedes convertir en una máquina. En esa persona que deja de lado sus emociones con tal de complacer al resto. Leo, a veces, te olvidas de que la vida no es perfecta, de que tienes un lado humano capaz de cometer errores y está bien. Te exiges demasiado y contienes las lágrimas, como si derrumbarte no fuera una opción. Nadie tiene derecho a juzgarte y no debes sentirte culpable por huir por un tiempo.

6.- Virgo

Detrás de un alma meticulosa, inteligente y desconfiada, se esconde un ser que sólo quiere romperse un poco, pero no le das la oportunidad. Te has vuelto tu peor crítico y te has forzado a creer que la vida es una competencia, que todos los días tienes que ser alguien mejor y, no tiene nada de malo querer mejorar, el problema es que estás acabando con tu salud, que el deseo por ser productivo te está agotando y que aunque parece que todo está bien, en realidad no te das tiempo ni para llorar.

7.- Libra

Libra tienes una capacidad increíble de adornar todo, te cuesta aceptar que hay maldad en el otro y que por más que quieras hay personas que nunca van a cambiar. A veces, te olvidas de que un poco de determinación no está mal. No tienes que decir que sí, a todo, poner límites es sano, es ponerte como prioridad y mientras tú estés bien podrás ayudar a los que realmente lo necesitan, pero no dejes que los parásitos se aprovechen de tu amabilidad.

8.- Escorpio

Escorpio…eres tan bueno, que prefieres quedar como el malo antes de que lastimen a alguien que amas. Has decidido ponerte un enorme caparazón, en donde sólo quieres proteger a esas personas importantes, pero por estar siempre para los demás te estás olvidando de ti mismo. No es tan bueno darlo todo, no es tan bueno exprimirte hasta olvidarte de tu propia esencia, porque te necesitas más que nunca.

9.- Sagitario

Sagitario, a veces, te pierdes entre tanto optimismo, pareciera que tienes toda la energía para levantar al otro, pero, ¿en dónde quedas tú? Te has olvidado de que tú eres el escritor de tu propia historia, que no puedes avanzar si siempre estás pendiente de que los demás no caigan. Al final, estás renunciando por cumplir las expectativas de los demás. No te olvides de que el control está en tus manos, que no importa que tan loca sea la idea que te pasa por la mente, si eso quieres, ve por ella.

10.- Capricornio

Capricornio, entre tanta disciplina te olvidas de ti. ¿Qué es lo que quieres?, ¿en qué sueñas?, ¿qué piensas hacer para empezar a cambiar? Te estás torturando y menospreciando todo lo que has logrado, si no empiezas a respetarte ten por seguro que nadie más lo hará. Te repites tantas veces que eres miserable que te lo estás creyendo. Eres más que tus logros, pausa y date la oportunidad de conocerte a fondo, de sentir cómo tu corazón revolotea con lo que realmente amas.

11.- Acuario

Acuario sé que a veces parece que no hay salida, que intentas abrir una puerta y se cierran dos. Pero tienes que confiar en que la mala racha no va a durar para siempre, que es algo temporal y que se vienen cosas buenas. Está bien si quieres llorar, gritar y enojarte. Deja que todas tus emociones salgan, no te guardes nada, porque no estás para acumular rencores. Eres mucho más que lo que estás viviendo, no olvides que vales la pena, que has salido de peores y que tienes la valentía de lograrlo una vez más.

12.- Piscis

Piscis sé que tu corazón te mete en problemas, que tu lado solidario no entiende de razones cuando se trata de ayudar y debes entender que hay personas a las que no les importa mucho tu bondad. No toda la gente está lista para dar lo que recibe de ti, quédate con la idea de que eres un gran ser humano, la gente no te debe, lo haces desde el alma. Esa es la diferencia entre tú y el resto. No pierdas tu energía y tiempo en querer cambiar al otro, enfócate en lo que a ti te hace sentir bien. No te olvides de ti por complacer al otro.