Cada año, alrededor del 20 o 21 de mayo, el Sol sale de Tauro para entrar en Géminis, dándonos una nueva oportunidad para potenciar nuestra vida social y aprender a comunicarnos de una manera más fluida. Las personas nacidas alrededor de esta fecha han nacido en la cúspide de Tauro y Géminis y es muy posible que se identifiquen con características de ambos signos. No hay nada de malo en nacer en esta cúspide porque aquellos que tienen el privilegio de hacerlo, tienen una hermosa combinación en su interior que les hace vibrar de una manera muy positiva. Si quieres descubrir cuáles son los rasgos de las personas que nacieron en la cúspide de Tauro y Géminis, solo tienes que seguir leyendo para descubrirlo:

1.- Siempre piensan bien las cosas

Géminis es un pensador intelectual por naturaleza, le gusta tener en cuenta todos los aspectos de la vida y aprender sobre el mundo que le rodea. Todo esto combinándolo con la práctica de Tauro puede hacer una combinación perfecta. Las personas nacidas en estás fechas se piensan bien las cosas antes de hacerlas porque saben que pueden traer grandes consecuencias a su vida. Les gusta arriesgar, pero siempre y cuando hayan analizado muy bien cada posibilidad. Tienden a moverse a un ritmo lento, pero constante para asegurarse que van por el buen camino. Son personas muy minuciosas cuando se trata de llevar sus pensamientos a cabo. 

2.- Están presentes en todos lados

¿Qué se obtiene cuando se combina la conexión a la tierra de un Tauro con la curiosidad de un Géminis? Una persona que está presente en todos los lados. Tauro es una persona que está muy centrado en el lugar que está y Géminis prospera buscando información por todos lados, ambas energías son extremadamente observadoras y eso les permite estar presente en todos los lugares del mundo. Las personas nacidas en esta cúspide no pierden el tiempo, les gusta enterarse de todo para aprender y crecer como persona. Tienen la capacidad de darse cuenta de todo lo que pasa a su alrededor y mantenerse conectados con las personas que tienen a su lado. 

3.- Tienen mucha energía y resistencia

Tauro está presentado por el toro, que habla de su fuerza y determinación para hacer las cosas y Géminis está representado por los gemelos, que hablan de su capacidad para pensar, hablar y procesar las cosas el doble de rápido que cualquier otro signo. Esta combinación da a las personas nacidas en esta cúspide una energía y una resistencia increíble. Son personas que por muchos golpes que les dé la vida, siempre salen adelante. Tienen muchos proyectos y sueños en mente y no se dan por vencidos. Su fuerza mental nunca va a dejar que caigan en lo más profundo. Hay personas que han venido a este mundo para demostrar que nada puede con ellas y esas personas son las nacidas en la cúspide de Tauro y Géminis. 

4.- Cuidan muy bien sus relaciones

El planeta regente de Tauro es Venos, el planeta del amor y el de Géminis es Mercurio, el planeta de la comunicación. Tener la oportunidad de que estás dos energías recorran todo tu cuerpo te da la capacidad de crear relaciones sanas y equilibradas. Las personas nacidas en estas fechas son personas que se comprometen y se involucran muchísimo en todas sus relaciones, sean del tipo que sean. La naturaleza social y la habilidad para comunicarse de Géminis, junto con los valores de lealtad de Tauro, aportan una armonía muy bonita en la personalidad de estas personas. Los nacidos en la cúspide de Tauro y Géminis siempre te harán reír y estarán a tu lado cuando llores. 

5.- Le encanta pasar un buen rato

La necesidad de Géminis de comunicarse con los demás y pasar tiempo con los suyos junto a la pasión que desprende Tauro hacen una combinación perfecta para pasar un buen rato. Las personas nacidas en la cúspide de Tauro y Géminis aman entregarse a los placerse de la vida y disfrutan muchísimo cuando están rodeados de su gente. Tienen un don para hacer reír a los demás y convertir cualquier momento aburrido en un recuerdo inolvidable. Son personas que han venido a este mundo para hacer la vida más fácil a los demás y eso se nota a kilómetros de distancia.