Hay amores que vuelven como ese soplo de viento en tu rostro, salen de forma sigilosa del rincón de tus recuerdos. Y es que se quedan en lo más profundo de tu corazón, en lo que callas, en lo que quizás no volverás a sentir. Es ese amor que nunca se marcha, te lo encuentras en nuevos labios, en los abrazos cálidos, en los besos en la frente y vaya que tiene una facilidad de volver a tu memoria. Lo echas de menos como si la vida no hubiera sido suficiente y como si por alguna razón pudiera regresar. Estos son los signos que conocieron a la persona correcta en el momento equivocado:

Tauro 

Hasta parece broma, Tauro tiene una mala suerte para encontrarse con amores inconclusos Y es que cuando lo da todo, cuando cree que son el uno para el otro, algo falla. Por más que intente tener todo bajo control, termina con lágrimas en los ojos. Estás cansado de que tu pobre corazón se enrede con la persona equivocada. Sin embargo, la vida te ha enseñado a ser resiliente, a seguir avanzando aunque el alma pese. A recordar con suspiros profundos a esa persona, pero por fin decidir sacarla de tu vida. Te enamoraste en el momento equivocado, no estaban listos para darlo todo, para enfrentar el qué dirán, para elegir sus sentimientos por encima de todo. Se quedará ahí, en los recuerdos sagrados, en los que de vez en cuando te hacen palpitar el corazón, pero nada más. La vida no entiende de razones, sigue avanzando y no te puedes quedar a la mitad, por alguien que no pudo tomar de tu mano. 

Géminis 

Géminis es quien necesita realmente una conexión especial para compartir su lado vulnerable. Sin embargo, cuando encuentra a la persona correcta en el momento equivocado, realmente la pasa muy mal. Géminis lo da todo, pero llega un punto en el que ya no puede seguir enganchado en el pasado. Géminis puede amar con cada fragmento de tu corazón, pero no va a correr detrás de nadie. El amor le ha enseñado que las cosas no siempre salen a su antojo y está bien, porque a final de cuentas no se lleva muy bien con el compromiso. Géminis necesita algo genuino, un amor de esos que hagan que su cuerpo vibre de pies a cabeza. Pero también alguien que sea capaz de saciar su sed intelectual, no es fácil cumplir con esos requisitos. Esa es la razón por la que le cuesta soltar a ese amor del pasado, que lo tenía todo, pero…no era el momento. 

Escorpio 

Escorpio también es uno de los signos que conocieron a la persona correcta en el momento equivocado. El problema con Escorpio es que, a veces, da y da y da…un cuento de nunca acabar. De pronto entiendes que no importa cuánto quieras a la persona, eso no te garantiza que no se irá. Tus inseguridades se apoderan de ti y ahí es cuando crees que no vales lo suficiente, cuando empiezas a conformarte con lo poco que te dan esos amores pasajeros. Debes saber que vales la pena, que mereces un amor que te quiera de verdad, en tus ratos buenos y malos. Ahora que sabes que eres prioridad, que debes amarte primero y después a cualquiera, no tienes tiempo para gente que no sabe lo que quiere. Quieres un amor real, no juegos, alguien que esté dispuesto a mostrar su lado emocional, físico y mental. Si no están listo para eso, es mejor que miren hacia otro lado. Amaste a la persona correcta en el momento equivocado, porque sus vidas eran inestables. 

Capricornio 

Capricornio es tan meticuloso cuando decide poner la mirada amorosa en alguien necesita analizar los pros y los contras, se apega a la lógica y eso impide que se involucre con cualquiera. No obstante, le ha pasado que pierde el piso por una persona, que cumple con sus expectativas y puede ir a su ritmo, pero hay algo que no se termina de concretar. Ahí es cuando termina con el corazón hecho pedazos, cuando decide levantar una barrera y no entregar su lado vulnerable. Capricornio se hace mucho daño cuando algo no funciona, porque no puede creer que no notó que todo sería un fracaso. Se lamenta por el tiempo invertido, por dejarse llevar y al final descubrir que esa persona no tiene ni idea de lo que significa ser leal. Parecía la relación perfecta, pero el destino tenía otros planes y aunque duela hay que aceptarlo.