Dicen que donde te abracen y quieras cinco minutos más, ahí es. Ojalá fuera tan simple como eso, pero no… a veces, el otro no está listo, no se entrega igual y ahí cuando tus velas poco a poco se van apagando. Empiezas imaginando un mundo al lado de esa persona, dando lo mejor de ti, pero no es suficiente. Así que, vas por ahí saltando de amor en amor, a veces, más roto que otras, pero no te detienes. Hay signos del zodiaco que empiezan a creer que al amor de su vida se le olvidó nacer, no han perdido la esperanza por completo, pero están a un paso. Ya sabes lo que dicen, no te rindas, porque puede que la última llave termine abriendo la puerta. 

1.- Aries 

Hay una parte de Aries que aún se mantiene encendida, ese lado suave, romántico, que rompe con lo convencional y que está dispuesto a agregarle un toque pasional si es necesario. Definitivamente, es un signo que no pierde el tiempo dando vueltas a lo mismo, si tiene algo que decirte lo hará, porque la honestidad está por encima de todo. Por fortuna, tiene un lado positivo, que lo invita a intentarlo una vez más. Pero, por favor no presiones, si recién acaba de terminar una relación, lo único que quiere es volver a empezar. Llegar a ese punto en el que el corazón ya no sienta ansiedad, en donde pueda abrazar la calma, para finalmente volver a ser él. Necesita tiempo para volver a confiar, para sanar, para dar lo mejor de sí mismo. No quiere a alguien que le mueva el piso, quiere a quien le ayude a centrarse y le devuelva el respiro al alma. Ya no está dispuesto a buscar a nadie, si llega lo agradecerá, pero si no es así, se vestirá de amor propio. 

2.- Capricornio 

Capricornio es uno de los signos del zodiaco que empiezan a creer que al amor de su vida se le olvidó nacer. Tiene muy claro que no quiere estar con alguien que no tenga tiempo, quiere que le expliquen cuáles son sus prioridades y si él no está incluido en la lista, simplemente no le interesa. No me malentiendan, es un signo independiente, no es que quiera estar pegado a su pareja todo el tiempo, es sólo que no quiere ser alguien a quien sólo ven cuando las cosas van mal o cuando se sienten aburridos. Quiere un compañero de verdad, que esté en los días grises y también en los más soleados. Realmente quiere volver a creer en el amor, pero la experiencia le dice otra cosa, parece que del enamoramiento fugaz no pasa, y ya no está dispuesto a rogarle a nadie. Se cansó de creer en el romance emocionante, ese que plasman en las películas y novelas. Su lado pesimista lo está llevando a ignorar todo tipo de oportunidad, porque ahora está centrado en sí mismo, en lo que quiere lograr y no piensa bajar sus expectativas por nadie. 

3.- Géminis 

No es tan complicado, Géminis, sólo quiere un amor con el que pueda compartir sus manías, sus miedos, sus sueños, alguien con quien pueda tomar riesgos y también calmarse. Por un tiempo fue tolerante, con esos amores de paso, los que huyen del compromiso, los que creen que por ser un signo liberal, no merece un amor para toda la vida. Así que, ha tenido que usar su lado frío, el que no está dispuesto a ceder, el que se marcha cuando algo no le parece. Hay una parte en su interior que se cansó de tanta locura, tanta inestabilidad, ese lado que añora la palabra hogar, tener la seguridad de que la persona que ama estará a la mañana siguiente tomando fuerte su mano. Ese es Géminis, quien se está perdiendo entre tanta batalla no ganada, quien prefiere mostrar su lado libre y salvaje, porque al final no valoran las ganas que tiene de un compromiso. 

4.- Piscis 

Cuánto más conoce a las personas, Piscis, más se decepciona. Piscis es unos de los signos del zodiaco que empiezan a creer que al amor de su vida se le olvidó nacer. Es un signo que goza de pintar los días grises, realmente cree que se puede vibrar bonito desde el amor y que sentir ese montón de adrenalina en el corazón es de las mejores cosas que cualquiera puede experimentar. Sin embargo, las malas rachas, los amores que no se comprometen, todo eso está haciendo que pierda la esperanza, que no crea en las almas gemelas. Cuando te prometen, cuando confías, cuando das lo mejor de ti y aún así deciden tratarte con la punta del pie, poco a poco se te van las ganas. De pronto, eso del amor a primera vista se esfuma, ahora quieres algo más, conocer a la persona de verdad, no basta un mensaje, no basta el físico, quieres ir a lo más profundo, porque sólo así volverás a creer. De lo contrario, Piscis, se niega a seguir creyendo en el amor para toda la vida, pues la experiencia le ha enseñado que hay amores que sólo sólo pueden vivir en el corazón y nada más. Sólo un Piscis, sabe lo mucho que lo ha intentado. 

5.- Escorpio

A Escorpio le pasa exactamente como el jueguito de arrancar pétalos de la flor, un día sí quiere y otro no. No decidió de la noche a la mañana no creer en el amor, se tuvo que aferrar a su valentía, para ponerle un alto a eso de dejarse llevar con cualquiera. Y es que llega un punto en el que su lado ardiente y apasionado le pone una trampa, pues muchas veces sólo se trata de eso y Escorpio termina entregando un poco más. La verdad es que por más veces que los amores le han fallado, nunca está preparado para una nueva cicatriz, así que prefiere ponerse a la defensiva. No le gusta ser pesimista y cerrar las puertas del amor, porque sabe que existe, que no se ha encontrado con los mejores representantes, pero en el fondo tiene fe, una fe que poco a poco se va deteriorando. Escorpio, sé cauteloso, sé paciente, pero no pierdas la esperanza, que justo cuando menos lo pienses, puede aparecer esa persona que te llene un poco más que el alma. 

6.- Leo

Si algo tiene claro Leo, es que ninguna situación es mala para siempre. Aunque, muchas veces pone una barrera tras otra, nunca pierde la gratitud que hay en su corazón. Eso le ha ayudado a dejar fluir, a no engancharse con la mala vibra de muchos. Leo ya no es aquel que dice que no puede vivir sin alguien, al contrario, sabe que tiene la gallardía para amarse lo suficiente y no suplicar por amor. No obstante, cada experiencia lo va volviendo más escéptico, como si no existiera la posibilidad de entregarse de verdad. Ya no sabe si creer en eso del amor verdadero, porque poco a poco se va esfumando su ingenuidad, para darle la bienvenida a la superficialidad. Ese Leo que ya no se deja atrapar sólo porque sus labios terminan en una nueva alma. Se repite todos los días que es libre, no le pertenece a nadie, que vamos por la vida intercambiando momentos, pero, ¿quién te asegura que serán para siempre? Qué suerte tienen los que no han perdido las ganas de entregarse a la antigua. 

7.- Libra 

Y es que si no te lastimaran, si no te mintieran, si no se burlaran de lo que entregas, tal vez la historia sería otra. No es que a Libra se le hayan quitado las ganas de amar, es que aprendió que no puede mostrar su verdadero yo, con cualquiera. No es por hipocresía, es por estrategia, una manera firme en la que te puedes defender a ti mismo, evitando que lleguen a pisotear tus sentimientos. Libra, tiende a olvidarse de lo que realmente quiere, con tal de complacer a otros. Es tan bondadoso, que se esfuerza en la felicidad del otro, pero, ¿en dónde queda su propia felicidad? Sabe que es importante poner límites y ahí es cuando los cuentos de hadas quedan en el olvido, sus expectativas ya no son las mismas que hace un par de años, cuando se dejaba llevar sin importar cuál sería el final de la historia. Ya no está dispuesto a vivir un duelo tras otro, ahora prefiere proteger su corazón. Prefiere un amor realista, que tenga la valentía de mostrarse sin filtros o mejor no quiere nada. 

8.- Sagitario 

Sagitario, se cansó de ser el que todo lo cree, ahora quiere un amor que valore sus días, sus éxitos, que no se esconda cuando los fracasos se hagan presentes. Ya no quiere un amor lleno de adrenalina, que sea sólo de un rato, hasta cierto punto lo intenso y lo liberal le provoca desconfianza. Ya pasó por ese momento en el que no le importaba nada, en el que el objetivo era dejarse llevar y ya. Hoy, se ama a sí mismo, se preocupa por evitar un dolor innecesario más. Se volvió peligroso porque no le asusta la soledad, al contrario, se refugia en ella para tomar mejores decisiones. Sagitario, no ha dejado de ser romántico, ni pasional, es sólo que prefiere ser minucioso. Si algo lo lastima, simplemente lo saca de su vida, da igual si le duele un tiempo, no piensa seguir lidiando con una pena que no le corresponde. No se ha rendido todavía, pero hay momentos en los que le dan ganas de tirar la toalla en cuestiones de amor.