No digas que nadie cambia de la noche a la mañana, porque después de tolerar tanta basura emocional, llega un punto en el que le pones un alto. Ahí es cuando descubres que no estás aquí para conformarte con las sobras de nadie y mereces que respeten cada uno de tus pasos. Ellos ya lo entendieron, son los mismos signos pero ahora saben lo que valen y lo que quieren. Simplemente, prefieren mil veces la soledad que quedarse al lado de una compañía que sólo les amarga la vida. 

Aries 

Llegó un momento en el que te veías horrible, no te gustaba nada de ti y sentías que no valías lo suficiente. Estabas vibrando tan bajo que terminaste involucrado con gente que sólo te hizo pedazos el alma y la mente. Te comparabas con todos y minimizabas tus logros. Te acostumbraste a las migajas, hasta que un día en medio del llanto te prometiste que ya no más. Ahí fue cuando tu vida cambió, soltaste los malos amores y abrazaste la soledad. Sin duda, ha sido la mayor muestra de amor propio. Lo hiciste bien Aries. 

Tauro 

Hasta parece mentira, en el fondo sabías que no te convenía estar ahí y ni siquiera recuerdas el momento en el que caíste en una relación tan tóxica y te olvidaste de ti. Duele ver las fotos en las que te arrancaron el alma, ya no sonreías, ya no hacías lo que te gustaba, no eras feliz y seguiste ahí. Lo que pasa es que te aterraba el cambio, salir de tu zona de confort y enfrentarte a la realidad fue muy duro. Sin embargo, con todo y el miedo lo hiciste. Pudiste decirle adiós a tanta sombra en tu vida y eso te salvó. Siempre es bueno empezar de nuevo y ahora lo sabes. 

Géminis 

Sinceramente, nunca te sientes seguro, hay una voz en tu mente que es muy cruel y hace que dudes de todo y de todos. Tomaste el camino correcto, pero te está costando trabajo volver a ti. Géminis, tienes que confiar, porque nadie sale de un lugar infeliz con la cabeza en alto, es un proceso muy doloroso, incluso cuando sabes que te hace mal. Tu indecisión no ayuda mucho, pero cuando sientas que quieres regresar, pregúntate por qué te alejaste. No mereces inestabilidad, la mayor prueba de amor que te puedes dar es decirte la verdad. Escúchate, porque tienes derecho a ser feliz y a recuperar tu autoestima. Ya no te conformes con menos por favor. 

Cáncer  

A ti las relaciones te exprimen hasta el alma, porque tienes la mala costumbre de entregarlo todo como si no tuvieras más oportunidades para amar. Es parte de tu esencia dar y dar, te gusta estar cuando más te necesitan, pero la gente es cruel y abusa de ello. Es duro enfrentar la soltería o despedirte de una amistad, pero sabes que siempre vienen cosas mejores. Ya no estás para ser ese Cáncer de siempre, el que se pone como alfombra para que hagan de él lo que se les antoje. Ahora, serás amable con quien se lo gane, no por conveniencia, sólo porque aprendiste que es más sano quedarte en donde todo sea recíproco. 

Leo 

De pronto, te viste al lado de alguien a quien no le importó la manera en que te sacrificaste para provocarle una sonrisa. Fueron muchas veces las que tuviste que callar, bajar la mirada y seguir como si no hubiera pasado nada, como si tus sentimientos no tuvieran valor. Sin embargo, ese Leo ya no existe, ahora prefiere que lo llamen egoísta y cruel, que quedarse al lado de alguien que lo único que hace es quitarle energía. Leo, sabe que se merece que lo quieran bonito, que lo presuman, lo escuchen y que no tiene necesidad de andar rogando a nadie. El interés se nota a la primera y si alguien no está dispuesto a ponerlo en su lista de prioridades, no tiene nada que hacer ahí. 

Virgo 

Es más que claro que no hay nadie como tú cuando se trata de analizar situaciones, realmente le das vueltas al asunto una y mil veces. Es duro aceptar cuando te equivocas con alguien, porque eres tan minucioso que no te perdonas un error. Eso puede ser contraproducente porque hace que te quedes al lado de alguien que no te valora, tienes la esperanza de que cambie, pero no te da ninguna señal. Virgo, lee bien, no debes estar por debajo de nadie. Las relaciones amorosas, familiares o de amistad, son iguales, esa es la clave para que la armonía se mantenga. No desistas, tomaste la mejor decisión al decir adiós. 

Libra 

¿Sabes cuál es tu problema? Hay veces en las que te preocupas demasiado por todo, tu afán por darle amor a los demás te ha llevado a corazones fríos, que tienen bien escondidas las espinas y cuando menos piensas te atacan. No lo permitas Libra, no te sientas culpable por ponerle límites a ese tipo de gente, porque es la que se aprovecha y te quiere ver miserable. Ya no eres la persona que corre a salvar a los que juegan a ser la víctima, entendiste que no es nada sano tomar ese rol y que antes de ser compasivo con los demás, tienes que serlo contigo. No ha sido fácil, pero lo estás logrando y eso es lo importante. Tienes que aplaudirte cada paso. 

Escorpio 

Es complicado sacar a gente tóxica de tu vida, porque tienen el don de disfrazarse a la perfección, llegan con su cara de inocencia y cuando menos piensas te rompen sin piedad. Ahí es cuando se vuelve un reto, porque tienes que aceptar que por más que los quieras no te hacen bien y hay que cortar el lazo. Eres un signo muy emocional y tierno, nada que ver con el Escorpio cruel y misterioso que todos pintan. En el fondo sabes perdonar y eso lo pueden tomar a su favor. No caigas en su juego Escorpio, de nada te sirve que hoy todo sea color de rosa y mañana un infierno. Te mereces estabilidad y un amor saludable, no lo olvides por nada del mundo. 

Sagitario 

Darte cuenta de que eso de estar en las buenas y en las malas, se convirtió en sólo un sueño es de las cosas más tristes que puedes asimilar. La vida no siempre es justa y el hecho de que termines entregando tu corazón a alguien que no lo valore, no significa que tengas que conformarte con su mala manera de amar. El tiempo es muy sagrado, lo has entendido después de tantas decepciones y no vas a dejar que nadie pase por encima de lo mucho que tienes para dar. Sagitario, es mejor que te enfoques en tus cosas, lo que te hace vibrar, tus pasatiempos, tus sueños y después dejes que el amor entre. Una vez que tengas tus pilares firmes difícilmente la partida de un nuevo amor te va a afectar, no lo olvides. 

Capricornio 

Ni tu inteligencia te salva de los depredadores emocionales, por más que una persona se muestre genuina a la primera, recuerda que con el tiempo todo cambia y quizá ya no esté lista para darte lo que un día te prometió. Lo que te debe quedar claro es que no tienes que esperar a nadie Capricornio. Está bien que respetes su proceso, pero no es sinónimo de que tengas que aguantar a que abran los ojos y te valoren. Hay muchos otros amores que darían lo que fuera por estar un segundo a tu lado, quédate ahí, donde te miren como lo más bonito de sus días y no tengas que suplicar atención. A veces, el respiro que necesitas tiene que ver con decir adiós. 

Acuario 

Acuario, no va a sufrir dos veces por amor, desde la primera vez que lo rompen se da cuenta de que tiene que llorar unos días y después volver a la realidad sin melodrama. No es que no le duela, es que ya sufrió y entendió que de amor nadie muere. Como dicen por ahí, de los errores se aprende y le da igual si lo juzgan de frío, prefiere mil veces ser el malo de la historia que convertirse en la víctima que padece por todo. Ahora, Acuario, sabe lo que vale y lo que no quiere. No quiere quedarse con alguien que lo encierre, que haga menos sus comentarios, que lo juzgue de loco y que le reclame cuando se aleja para tener su espacio. 

Piscis 

A veces, tu autoestima puede ser tan frágil como una hoja en pleno otoño. Las personas se aprovechan de la bondad que hay en tu corazón y abusan de que tienes la debilidad de ayudar y ponerte en el lugar de los demás. Es caótico enfrentarte a tu lado dulce, porque no entiende de razones y muchas veces termina cediendo. Por fortuna, también está tu parte resiliente, la que te inspira a ser mejor y no deja que nadie te hunda. Puede que separarte de alguien que amas te hunda en la depresión, pero al final siempre encuentras la motivación para seguir adelante. No estás para tolerar celos, chantajes, llamadas constantes y el deseo de que cambies en todo. Ya no, ahora quien te acepte bueno y quien no, pues que se vaya.