De los aspectos de la personalidad de Tauro uno de los que más se habla es de su cabezonería, su famosa terquedad “Made in Tauro” y a mucha honra ¿verdad?

Pues la terquedad en Tauro no es tan mala como se quiere ver, al menos para Tauro. A revés, puede venirle muy bien y por bastantes razones. Le ayuda a seguir cuando los demás ya se quedaron atrás porque se dieron por vencidos y le reafirma en muchas situaciones cuando otros en las mismas circunstancias ya empiezan a dudar y a aflojar por tanta duda. Vamos, que Tauro siendo un perfecto cabezón tiene más que ganar que perder ¿no?

Pues sí, y es que hay un asunto más en el que la cabezonería es de más ayuda a Tauro que de menos. Y es cuando le ayuda a aguantar y a no tirar por la borda una relación que, por darle tiempo, podría recuperarse y tener futuro. A veces sucede todo lo contrario, que la terquedad lleva a Tauro a no dejar acabar una relación, a alargarla en vez de dejarla morir estando ya agónica. Nadie es perfecto.

Lo que queremos ahora es darte unas pautas, Tauro, para proteger tu relación, que dure y tenga futuro si es esa la realidad. Antes de pensar en mantener o dejar una relación cuando hay problemas, lo que hay es que crear relaciones estables y firmes, con futuro, que valgan la pena y que te hagan feliz a ti, Tauro y a tu pareja. Y a eso vamos.

1 Establece reglas claras

Tauro, para ti que te comprometes tanto en el amor, siempre te da problemas darte cuenta con el tiempo de que tu pareja puede no estar igual de comprometida que tú. O que busca en la relación algo diferente a lo que tú quieres. Para que no te pase esto Tauro, debes establecer bien tus reglas y tus intereses, y compartirlos con tu pareja para ver en qué puntos coincidís y en cuales no. Y si son más en los que coincidís, que cada uno ceda un poco. Sí, Tauro, hay que ser flexible, ese consejo va de regalo. Y si se ve claramente que ambos buscáis cosas diferentes pues adiós muy buenas y que corra el aire.

2 Sé claro sobre tus expectativas

Tanto por los deseos que tienes en cada relación que empiezas como por los miedos que traes de otras relaciones pasadas, tienes que ser sincero con las expectativas que tengas en una relación. Sincero contigo y sobre todo con la otra persona. Pero sincero de verdad. Si te callas tus miedos, si avanzas sin saber cuáles son tus expectativas, si no dices la verdad sobre lo que quieres realmente, la base de tu relación no será buena y a partir de ahí, lo que se vaya poniendo encima tendrá poca estabilidad porque la base estará mal de inicio.

3 Di lo que piensas

Tauro, a veces por no herir a los demás nos callamos lo que realmente pensamos y la verdad es que no les ayudamos con eso aunque creamos que si. En tu caso, debes decirle a tu pareja todo lo que piensas, haciéndote entender. Y si piensas algo que crees que puede hacerle daño, déjale claro que tu intención es ser sincero, no fastidiarle ni nada de eso. Se puede ser además contundente y claro, sin ofender. Tienes que conseguir que entienda que toda tu sinceridad es para proteger la relación y que siendo sinceros (los dos, porque debes exigirle que esa persona haga igual) es la única manera de sentar una buena base y de construir algo importante.

4 Asegúrate de que estás con la persona adecuada

Aunque esto pueda parecer una tontería, no lo es. Y en temas de amor es importante pensar en todas las posibilidades. No con todas las personas podemos crear una relación estable. Para tener relaciones de futuro tiene que haber muchos puntos en común, intereses parecidos, niveles de compromiso y entrega similares y muchas ganas. Y hay personas que quizás nos puedan dar muy buenos e intensos momentos, pero sólo eso. O personas que sólo quieran aprovecharse, que no les importemos y que sólo quieran algo concreto de nosotros o de nuestra vida. Ninguna de esas personas no valdría, claro. Lo mejor es que, en el fondo, tú estas cosas las ves desde el minuto uno así que, no te aferres… Mira más por ti.

5 Reparte a medias la responsabilidad de la relación

El equilibrio es fundamental para la mayor parte de las cosas de la vida. Y en una relación, cualquier desequilibrio es el principio de la inestabilidad y la caída. Tú, Tauro, por tu fuerte carácter y tu manera de hacer las cosas, es fácil que te eches sobre encima el mayor peso de la relación. Un error. Si eres protector y quieres cuidar a tu pareja, hazlo, pero que la otra persona tome otras responsabilidades, que te cuide y asegure en otras parcelas que te cuesten a ti más. Entre los dos debéis repartiros el peso de la relación y disfrutar a medias también todo lo bueno. No seas siempre el que carga con todo Tauro, porque se acostumbran, y cuando ya no puedes más, todavía te preguntan el por qué…