Así es esto… la gente te critica por lo que eres, lo que no eres, por lo que crees, lo que dices, lo que dejas de hacer y hasta por lo que piensas. Lo peor que puede hacer una persona es intentar caer en esas provocaciones, porque es sinónimo de despedirte de la vida, se te van los días intentando complacer al otro y al mismo tiempo tu sonrisa se apaga. Hay tres cosas que debes saber de los signos antes de criticarlos. Porque no tienes idea de la batalla con la que luchan cada mañana, y a pesar de ello, tienen la valentía de sonreír, de seguir andando, de no darse por vencidos. Nadie debería juzgarte aunque se ponga en tus zapatos. 

Aries 

No siempre es el número uno, la gente cree que porque tiene una personalidad valiente es sinónimo de que lo puede lograr todo. A veces, no dice que la está pasando mal, porque hay algo en su interior que no lo hace sentirse seguro, que no le darán la mano que necesita y prefiere vivir las crisis en silencio. Además, los desafíos no son indispensables, Aries no siempre ama ir en contra de lo desconocido, también busca calma, también quiere sentirse en paz con lo que hace y hay cosas a las que ya se acostumbró y no piensa cambiar. Finalmente, no es un signo ambicioso, no está esperando que el otro tenga algo, para quererlo también. Es determinado, sabe lo que quiere y lo que se merece, así que no va a bajar sus expectativas sólo porque la gente no está preparada para lidiar con ello. Ese es Aries, no es perfecto, pero trabaja muy duro para convertirse en su mejor versión. 

Tauro

Un signo de Tierra, alguien que según el resto, debería saber muy bien en dónde pisa, pues su lado minucioso es la razón por la que todo le sale a la perfección. Si esa fuera una realidad, no tendría que luchar con cuadros de ansiedad, a Tauro también se le viene el mundo encima, también se esconde en su habitación para llorar y después hacer como que no pasa nada.  Y no, no es un signo aburrido sólo por decir lo que le gusta y lo que no, es alguien que ha aprendido con golpes duros que la vida no es color de rosa, pero que se esfuerza en verle la cara bonita. Dicen que es obstinado, que si las cosas no salen como quiere, pierde el control. Pues no, no siempre es así, hay muchas veces que ha tenido que enfrentar los cambios bruscos, el hecho de que no diga nada, no significa que no la esté pasando mal. A veces, basta con ver la preocupación en su mirada, pero pocos se toman el tiempo de hacerlo. 

Géminis  

Dicen que es inestable, que no se compromete, que sus emociones son un mito. Realmente si esas personas se tomaran el tiempo para conocer a detalle lo que está viviendo un Géminis, se quedarían callados. Porque no es fácil querer estar en todos lados a la vez, daría lo que fuera por clonarse, pero no se puede y por ello hay que ir soltando en el camino. Tampoco está cerrado emocionalmente, el problema es que quiere abrir las puertas de su corazón a gente que no se lo ha ganado. Géminis, prefiere mil veces ponerse como prioridad antes que conformarse con un amor que apenas y puede ofrecerle las sobras de sus sentimientos. No siempre Géminis quiere andar de un lado a otro, a veces, sólo lo hace para despejarse, es una manera de huir del dolor que está viviendo, el que se ha ido acumulando con el paso de los años y las tantas experiencias. Quizás, detrás de una enorme sonrisa se esconde el peor de los llantos. 

Cáncer 

El cangrejo del zodiaco, el que no tiene piedad cuando se trata de atacar. Dicen que su lado rencoroso es capaz de dejar helado a cualquiera, pero, ¿cuántos hablan de lo que sucedió? Cáncer no decidió levantarse un día por la mañana y soltar su ira en la primera persona que viera. No fue así, para que de verdad ocupes un lugar en su lista negra, es porque verdaderamente lo rompiste sin piedad. Además, no es exagerado, si algo le dice que tienes la mala vibra encima, no lo duda, te saca de su vida porque su intuición le recuerda que otras veces ha experimentado algo similar y resultó siendo cierto. Y no, tampoco es intenso, el problema es que las personas con las que se ha liado no tienen la suficiente madurez emocional como para entregarse al amor de forma que lo respeten profundamente. Ese es Cáncer, un corazón roto que aún está dispuesto a amar. 

Leo 

Representado por el león, por la energía arrasadora, por el brillo del Sol. Ese es Leo, un signo que muchas veces se ha tragado un montón de comentarios innecesarios, el que no siempre tiene ganas de luchar, el que ha sentido que no le sale nada bien, pero sigue adelante. Ese es el Leo del que nadie habla, porque es más fácil describirlo como temerario, que decaído. Tampoco tiene ganas de ser quien toma la iniciativa siempre, hay momentos en los que sólo quiere ser conquistado, en los que sabe que puede hacer las cosas solo, pero no le caería mal un abrazo, un beso, esas ganas de entregarlo todo y sentirse vulnerable en unas manos sinceras. Y no, a Leo no siempre le gusta ser el centro de atención, es más, hay momentos en los que no quiere saber nada de nadie, en los que desaparecer sería lo mejor. Porque las miradas pasan, exigen, te fragmentan, y son peligrosas, porque cuando menos piensas ya estás haciendo algo por los demás y no por ti. 

Virgo 

A Virgo le echan en cara que tiene arraigado lo material, que siempre está obsesionado por tenerlo todo, pero, ¿cuántas veces te has detenido un instante para preguntarle qué es lo que quiere? No busca eso, es algo más profundo, quiere sentir que su esfuerzo vale la pena, que está en un lugar en el que se siente cómodo, feliz, da igual si es algo lujoso o humilde. Ese es el verdadero Virgo, y no, no siempre le sale todo a la perfección, se equivoca bastante, como todos, la diferencia es que le exigen, que quieren que vuelva a brillar después de romperse. Nadie lo logra de la noche a la mañana, ni siquiera Virgo. Además, dejen de creer que siempre piensa desde la lógica y la práctica, también deja que el corazón decida de vez en cuando. El hecho de que no se deje llevar con todos, no significa que no sea buena persona. Virgo es mucho más, pero sólo para unos cuantos, porque ser selectivo es de las pocas cosas que le han ayudado. 

Libra 

¿Equilibrio y armonía? Por Dios, esas son dos cosas con las que Libra tiene que enfrentarse cada segundo, porque es una odisea mantenerlas. No es tan fácil como todo el mundo cree. Sí, da los mejores consejos, pero llevarlos a cabo le cuesta su estabilidad mental, física y emocional. Libra no siempre está con la balanza perfecta, hay momentos en los que la quiere tirar. Además, no está obsesionado por el lado espiritual, la gente piensa que porque es noble y empático, pueden llegar a hacer con sus vidas lo que se les antoje, justamente cuando empieza a poner límites, lo juzgan de malo. ¿Qué extraño no? Libra no puede ser perfecto, el hecho de que sea bueno no es sinónimo de que te va a sonreír, porque lo que más detesta es la hipocresía, así que si le rompiste el corazón evita hacer como que nada pasó, porque te va a tratar con indiferencia cruda. 

Escorpio 

Seamos sinceros, ¿quién es realmente pasional todo el tiempo? No podemos señalar a Escorpio como alguien que cae ante cualquier provocación sólo porque tiene poder en el alma y la piel. Es un signo ardiente, pero también muy emocional, eso pocos lo toman en cuenta. Nadie habla de las veces en las que ha sido derrotado, en las que confió ciegamente y aún así decidieron ser crueles. Escorpio es mucho más que impetuoso. También se siente confundido, sin saber qué quiere de la vida y muchas veces asustado, pero es más fácil esconder todos esos sentimientos en la imagen de malo, de la que es capaz de derribarte si eso quiere. ¿Qué hay detrás? Un Escorpio que ha tenido que aprender a abrazar sus heridas, a sonreír con dolor en el alma. Un Escorpio que cuando te promete lealtad, la cumple, esa es su verdadera esencia. 

Sagitario 

El arquero, el que suelta sin miedo, el que si mañana decide que estará en otro lado lo hace. Eso dicen, pero, ¿qué hay de aquel Sagitario que también tiene ganas de echar raíces? A veces, tanto ajetreo hace que se olvide de sí mismo, de lo que espera de la vida, de lo que verdaderamente lo hace sonreír. No siempre huye, pero ha tenido que lidiar con personas que no lo toman en serio. Y no, no es que no le importen los sentimientos de los demás, es sólo que su madurez emocional es tan grande, que decide no engancharse con el daño que le hacen otros. Si se la debes, no se la pagues, igual seguirá fluyendo. Tiene que quedar claro que Sagitario es mucho más que aventuras, no es complicado de amar, porque conoce lo que es ser fiel y lo hace. Sin embargo, no está dispuesto a entregarse a un amor que no lo llena. Es muy valiente porque no juega con los sentimientos de los demás, cuando no está seguro de los suyos. 

Capricornio 

Lee bien, porque Capricornio no siempre tiene todo en el lugar que quiere, las cosas se le salen de las manos y muchas veces siente que la ansiedad en el pecho le arranca el último suspiro. Sin embargo, sigue adelante, no se rinde, no deja que lo pisoteen. Ese es Capricornio, el valiente, no es perfecto, ni quiere, y mucho menos busca humillar a nadie. Tampoco está de malas todo el tiempo, es sólo que la seriedad en el rostro le ha ayudado a alejar a aquellos que no valen la pena, los que sólo se acercan por conveniencia. Otra cosa, Capricornio tiene un corazón muy grande, en donde habita la ternura y la pasión, pero no se lo va a entregar a cualquiera, sólo por querer demostrar que también es sensible. Prefiere mil veces que digan que es odioso, que tener que ponerse en manos de aquellos que no valoran la parte noble de un ser humano. Quizás, para algunos sea complicado entenderlo, pero Capricornio es para los que de verdad saben amar. 

Acuario

¡Qué fácil es juzgar a un Acuario! Decir que se pierde en su mundo, que no le importa nada y que del compromiso ni hablamos. No suena complicado, porque pocos son los valientes que se atreven a ponerse en su lugar. No es desinteresado, aprendió que en esta vida es mejor contar a la gente importante con los dedos de una sola mano y al resto no tiene por qué darle explicaciones. Tampoco es el sanador místico, al menos no de todos. Acuario, tiene suficientes problemas como para todavía buscar solucionar los de otros, no es su responsabilidad, y aunque le ha costado trabajo aceptarlo, ahora lo entiende. Es un signo humanitario, sí, pero no dejado, no intentes aprovecharte de su manera de ser, porque te vas a encontrar con un Acuario que no se queda callado, con el que grita lo que siente y no se esconde ni una sola verdad. No, no todos están preparados para lidiar con un ser tan genuino. 

Piscis 

Me sorprende que las personas se sientan con el poder de romper a un Piscis sólo porque sí. Porque es un ser muy dulce, porque hay una parte de él que siempre quiere ayudar y ahí es cuando se aprovechan. Pero no, no siempre es así, cuando sospecha de algo o alguien, su intuición lo dice todo, no lo suelta, lo invita a cortar lazos cuando es necesario. Tampoco vive en la fantasía todo el tiempo, el hecho de que huya de vez en cuando de la realidad, es una simple válvula de escape, para entender el por qué de todo. Pero no intentes subestimar su inteligencia, porque puedes encontrarte con el lado oscuro de un Piscis y no te va a gustar. Sí, es cierto, las preocupaciones lo absorben, quisiera solucionar todo a su alrededor, pero hay una parte de él que se rinde, se agota de tanta manipulación, de tantas críticas, llega un punto en el que se siente asqueado y no quiere saber nada de nadie. Que no lo diga, no significa que no lo siente.