Si realmente quieres vivir una vida mucho mejor de la que tienes ahora, Virgo, tienes que empezar a cambiar tu mentalidad. Para ello, lo primero que tienes que hacer es abrir mucho más tu mente. Dejar de encerrarte solamente en tus ideas y en tu zona de confort. Tienes que dejar de asumir que el amor no existe, que la felicidad no existe y que los sueños nunca se cumplen. No, Virgo, esa no es la filosofía ni el modo en el que debes de ver la vida.

Para vivir una vida mejor tienes que aprender a dejarte llevar y a abrir tu mente a todo lo que pueda suceder. Es obvio que tu vida nunca será perfecta, pero eso no quiere decir que no exista la felicidad. Además de aprender a ser un poco más positivo, Virgo, tienes que aprender a vivir el momento presente y a dejarte llevar un poco más por tus impulsos.

Te lo han dicho muchas veces, pero casi nunca haces caso a los consejos que te dicen los demás.

Joder, Virgo, no sabes todo lo que te estás perdiendo por hacer caso solamente a tu mente y por no dejarte llevar por lo que te dicta tu corazón.

Tampoco hace falta que ahora hagas todo lo que te dé la gana y que hagas caso a todos tus impulsos. Eso sería ir en contra de tu esencia y de tus principios. Simplemente, Virgo, debes de empezar a dejarte fluir por tus sentimientos, a vivir el presente tal cual. Deja de preocuparte por tenerlo todo perfecto, por cumplir con todos tus propósitos y por seguir todas las reglas. Las reglas fueron creadas para romperlas y para saltárselas de vez en cuando.

Una vez que aprendas a ser un poco más optimista y, sobre todo, una vez que empieces a tomarte la vida con menos presión, te darás cuenta de todo lo que te has estado perdiendo. Una vez que rompas esa barrera, empezarás a vivir una mejor vida. No será fácil, eso seguro, Virgo, pero en cuanto tomes velocidad, todo empezará a ir rodado. Una vez que abras los ojos, todo será diferente.