En todo el proceso del amor o de tener relaciones (del tipo que sean), los pasos a dar son los mismos para todos: estar receptivo, intentar conocer a alguien, tontear, que todo sea recíproco y empezar a salir de forma más o menos estable con la persona elegida. A partir de ahí, cada uno tiene que elegir y lo ideal es cuando queremos algo y la otra persona quiere lo mismo con nosotros. Si estás en el paso en el que ya sales con alguien pero quieres algo más, mucho más incluso, tienes que saber cuáles son tus posibilidades. Y todo lo que puedes hacer para conseguir una relación más duradera con esa persona que te gusta tanto. ¿Cómo enamorar a tu pareja si ya salís juntos según su signo?

Aries

Si ya estás saliendo con Aries sabrás que es un signo activo, con mucha iniciativa y muy intenso cuando empieza algo. Luego sus ganas flaquean y como se aburra y piense que espera no sabe qué ni para cuando, se pondrá nervioso y vete a saber por dónde tira. Lo bueno de tu Aries es que es directo y valiente, así que si te lanzas a por algo más, si quiere, te seguirá,  si no quiere, te parará los pies con total sinceridad. También esperará lo mismo, así que ten claro lo que quieres porque igual te lo pregunta antes de lo que imaginas. Y si tú quieres pero no le ves las misma ganas, pero tampoco quieres arriesgar a preguntarle, intenta crearle las ganas, haz que no se aburra, que te vea como un reto, que te desee, no se lo pongas fácil, ni difícil (sí, es complicado acertar). No le crees inseguridades porque las lleva mal, y síguele cuando te arrastre con sus impulsividades. Es parte de su encanto. Y cuando saque su vena caprichosa e infantil, intenta comprenderle, y regáñale después. Aries es de acción reacción, si quieres que reaccione, actúa, y si él/ella quien hace algo, reacciona en consecuencia. Si eres alguien muy flojo y pasivo, igual tendrías que buscar futuro con otro tipo de signo. 

Tauro

Si estás saliendo con Tauro, casi seguro que él/ella quiera algo más porque cuando este signo está con alguien no es para pasar el rato ni para huir del compromiso (aunque claro que se permite sus rollos y frivolidades). Pero Tauro va despacio, y las presiones para que acelere le provocan el efecto contrario, se frena más. Tendrás entonces que jugar a saber, a que se implique, a que te de respuestas pero sin que sienta la presión ni las prisas. Saca toda tu paciencia y toda tu sensualidad, y ahógale en abrazos, besos y caricias. Eso para empezar. Que sienta que hay piel entre vosotros, que lo vuestro huele a algo delicioso, que lo que ve le despierta el deseo. Tauro tiene los sentidos a flor de piel, así que una manera de que te vaya necesitando y queriendo es que le entres por los ojos, por la boca, por el contacto y al oír todo lo bonito que puedas decirle. Y si crees que jugando al gato y al ratón le vas a despertar más ganas, te equivocas, es todo lo contrario. Tauro necesita seguridad y confort en sus relaciones. Las inquietudes y tener que hacerse muchas preguntas sobre ti o sobre vosotros le frenan para imaginarse un futuro a tu lado. Y conforme le veas ese puntito de posesividad, es que ya te está considerando algo suyo, y significará que vas por buen camino. Cuando ya seáis una pareja estable y con planes de futuro, tendrás que darle alguna charla sobre la posesividad pero esa es otra historia. 

Géminis

Si en su día Géminis se fijó en ti es que eres alguien especial y carismático, porque al signo de los gemelos le gustan las personas con mucho dentro y mucho exterior en cuanto a presencia, conversación y una vida interesante. Y por ahí es por donde tendrás que llevarle siempre a tu Géminis: hacia una vida interesante, poco aburrida, movida, con muchos planes, muchos intercambios sociales con otras personas, y mucha actividad dentro o fuera de casa. Para empezar, observa bien las señales que te envíe para saber cuánto le interesas y si piensa en algo más. También puedes preguntarle abiertamente porque Géminis no tiene pelos en la lengua y te contestará. Salvo que no lo sepa, entonces tendrás que ir leyendo entre líneas. Igualmente, adaptarte a sus múltiples personalidades, a lo impredecible que es (siempre respetando que le gusta moverse con mucha libertad), te irá dando puntos para colocarte a su lado y para que empiece a verte como alguien que quiere en su vida. Igual no sabe ni para cuánto tiempo, pero teniendo tantas ofertas siempre, que te haya elegido y quiera seguir y seguir es que le debes gustar mucho.  

Cáncer

Quien sale con Cáncer durante un tiempo pronto se da cuenta de que a este signo le gustan las relaciones a medio o largo plazo. Si ves que no hace planes contigo, es que no le interesas mucho. Y si comenta, aunque sea de pasada, algo de vosotros en el futuro, es que tienes posibilidades en vuestra relación. Con esta buena base, trabájate el conseguir crearle sentimientos, porque la necesidad de estar contigo ya la tiene. Para empezar, y MUY MUY IMPORTANTE, aprovecha la primera oportunidad que tengas para ayudarle con alguno de sus ataques sensibles, esos en los que tiene tanta culpa la luna a veces, y otra ni se sabe. Pero cuando le suceden, tu Cáncer lo pasa muy mal. Ponte a su lado y dispuesto a todo para hacérselo más llevadero. Escúchale, pídele que te explique bien lo que le pasa, qué siente, qué puedes hacer para que se sienta mejor… con todo eso le vas a llegar muy adentro. Cáncer se siente muy incomprendido cuando se pone así, y aunque ni él mismo sepa bien qué le pasa, espera TODO de su pareja. Mimos, conversación, algún detalle que le anime, y si te pide espacio dáselo. Cuando no esté sensible, puedes actuar igual de  cercano porque irás ganando puntos. Romanticismo, detalles, planes, acompañarle a cuanta celebración quiera ir, alguna que otra sorpresa… Todo le vale y todo te sumará con Cáncer, todo os sumará. 

Leo

Si sales con Leo, y está a gusto contigo, no tendrás que pensar mucho qué hacer porque Leo es proactivo en las relaciones. Y si quiere más, será él/ella quien haga de todo para conseguirte. Pero todo eso no quiere decir que te debas relajar. Porque Leo da pero le encanta recibir también. Las cenas románticas, los detalles amorosos, y los materiales también le gustan un montón. Le encanta seducir pero también que le seduzcan. Si quieres hacerle sentir que sois pareja, si quieres que reconozca sus sentimientos por ti, haz que tenga momentos contigo como de película. Conviértete en alguien soñado, en un príncipe o en una princesa por todos deseados, en alguien carismático de quien Leo pueda sentir orgulloso. Saca lo mejor de ti, que vea que aunque tienes defectos, tienes MUY POCOS. Valórale, dile todo lo que se te pase por la cabeza que él te inspire, tócale, bésale… Y crécete en tu personalidad porque a este signo no le gusta la gente débil, ni mediocre, ni que se achanta ante algo. Y cuando tenga un ataque infantil de los suyos, abre los brazos y que sienta tu cariño y comprensión, que note tu apoyo ante cualquier problema que tenga. Cuando ya se calme, háblale claro si ha hecho mal, pero primer cúrale la heridita. 

Virgo

Cuando se está saliendo con Virgo siempre hay una mezcla de saber y no saber que estimula pero que también crea muchos interrogantes. Virgo te suele dar una de cal y otra de arena. Seguro que aun recuerdas cómo se trabajó salir contigo, pero luego se relajó, y cómo ahora, cada cierto tiempo, te da muestras de mucho cariño o bien se aísla y solo piensa en el trabajo o en otras obligaciones. Esa es su manera de ser, le gusta salir con alguien pero no lo necesita. La vida para Virgo no es enamorarse y vivir para ese amor, olvídate de sueños románticos con este signo, aunque pueda tener detalles que te dejen temblando. La pasión la guarda para determinados momentos. Y los tendrás pero antes tienes que hacerle sentir seguro, no le des motivos para preocuparse porque preocuparse por todo ya lo lleva en la sangre y no necesita más. Todo lo contrario, para conseguir que vuestra relación se afiance, lo primero ten paciencia, ve poco a poco y sin presiones ni dramas. Haz que encuentre en vuestra relación el relax a lo que es su vida. Si consigues que necesite estar contigo para sentirse mejor después del estrés del día a día, habrás dado un paso adelante muy importante. Inventa cómo ser el escape a sus rutinas, a sus preocupaciones y responsabilidades, el escape a una mente que no para un momento. Se cuerpo y espíritu, que te busque y se abandone contigo. 

Libra

Si estás saliendo con Libra, seguro que te haces muchas preguntas sobre vuestra relación. Y aun sabiendo que estáis juntos, no busques las respuestas en este signo porque le cuesta definirse en las relaciones. Tiene una manera entre dejarse querer y entre moverse y que no le agarres que te va a confundir mucho. Salvo que seas otro Libra, si quieres algo más para vuestra relación, tendrás que mojarte tú. Lo bueno es que hagas lo que hagas, Libra te seguirá y te aplaudirá porque no hay nada que le guste más que le faciliten las cosas cuando está saliendo con alguien. Habla o actúa, según lo sientas, y consensua con tu Libra para ir definiendo la relación, que para que le guste tiene que ser especial e ideal pero para que tenga futuro tendrá que ser realista, y ahí es donde tú tienes que ser de los dos quien ponga los puntos sobre la íes. Mientras vais conformando vuestro futuro, tendrás que ir guiando a tu Libra para que no se aparte del camino. Es un signo que ama mucho la libertad y aunque le gusta estar en pareja, tiende a volar con frecuencia, y a tontear mucho con otras personas pero por pura coquetería. No te enfades y siéntete orgulloso/a de ser tu quien ha logrado salir con alguien como Libra. 

Escorpio

Con Escorpio hay algo bueno y algo malo si estáis juntos. Si vuestra relación tiene futuro será porque Escorpio quiera y te lo va a poner en bandeja. Y si no quiere, no hay nada que puedas hacer. Así que, sea como sea, relájate y disfruta. Cuando empezaste a salir con este signo entraste en una montaña rusa y vas a disfrutar mucho pero recuerda que no te podrás bajar cuando esté en marcha. En realidad, claro que hay muchas cosas que puedes hacer cuando sales con un Escorpio, sobre todo una: que se mantenga la emoción y la pasión. Con eso ya es bastante. Con Escorpio vas a tener una relación que te va a hacer temblar de puro buena. Intenta que no se acabe, solo eso. Y hazlo acompañándole en su manera apasionada de vivir una relación, intensa, magnética… y cuando sientas cierta manipulación, porque Escorpio es un signo potente y dominante, juega con la situación. Querer imponerse forma parte de su mecanismo de defensa para compensar su extremada sensibilidad. Mantén la tensión sexual, explota el tema de las miradas y los roces, y ábrete de forma sincera a lo que sientes. Escorpio tiene un sexto sentido para saber si le mientes y te descubrirá tanto si le dices que pasas (aunque no pases) como que te gusta más de lo que te gusta en realidad. Ahí no juegues o lo lamentarás. 

Sagitario

Si estás saliendo con un Sagitario y quieres más y más es que eres alguien valiente y con muchas ganas de vivir, de aventuras, con personalidad y que sabe impresionar tanto hablando como actuando. Porque así es cómo le gustan a Sagitario las personas, y cuando las encuentra quiere que la relación no se acabe. Lo de pensar en el futuro ya es más complicado porque este signo necesita sentirse libre siempre, así que estar pensando en compromisos no es lo suyo. Tendrás que aprender a disfrutar el día a día con él/ella y sobre todo, y muy importante, conseguir que no se aburra. Sagitario nunca para e inventa continuamente, y eso te lo va a ofrecer, pero esperará receptividad por tu parte, y también que tú le ofrezcas lo mismo. Y por supuesto, olvida preguntas como sobre qué tipo de pareja sois (dando por hecho que sois pareja) porque le ponen en guardia automáticamente. Si las piensas, guárdatelas. Lee entre líneas y encuentra respuestas en lo que le nace decirte, en los planes en los que te incluye, en si te comparte con amigos o familia… ahí es donde podrás saber qué está contigo y quiere seguir contigo. Disfruta el presente, sin más. Y cuando te pregunte algo sobre ti o sobre lo que sientes, sé sincero 100%, se honesto, no cuentes cosas con la intención de manipularle porque como se de cuenta, dará dos pasos atrás. O quizás más. 

Capricornio

Enamorar a Capricornio no es fácil porque su carácter es dominante. Se enamora cuando quiere, con quien quiere, cómo quiere… Pero como la esperanza es lo último que se pierde, si sales con un Capricornio y quieres algo más, te damos algunas claves para enamorarle. Si está contigo es que le gustas y querrá ir avanzando, así que lo más importante ya lo tienes. Capricornio no pierde el tiempo con quien no ve futuro, que lo sepas. En segundo lugar también debes saber que presionarle no es bueno porque este signo tiene un sentido de los tiempos para cada cosa muy riguroso, y no es fácil que se lo salte. Donde tiene menos práctica es con los juegos y la seducción, juega con su parte más sensual, con su interior… pero con inteligencia y respetando su parte conservadora. Si por fuera Capricornio es duro, su corazón no lo es tanto, pero hay que saber llegar ahí. Sorpréndele dejándole entrar en tu vida, que vea que eres alguien de fiar, que haces todo lo posible por tener un futuro, por tener una buena vida, que vea cómo ejerces tus responsabilidades. A Capricornio le gusta más enamorarse con cabeza, las emociones las reserva para la intimidad. Pues en esa intimidad, es cuando debes hacerte valer, tocar su fibra, que vea que contigo puede ir donde quiera, pero que juntos en casa vais a disfrutar mucho. 

Acuario

Si estás saliendo con Acuario ya tienes algo muy importante conseguido. Porque Acuario no es de los signos que más apuestan por la vida en pareja. Le gusta más el rollo amigos, muy cómplice, muy de disfrutar el día a día solamente, sin ir buscando una meta. Si estás pensando en algo más serio con tu Acuario, dale tiempo y cruza los dedos. Eso para empezar, luego traza tu estrategia y juega bien tus cartas y crécete en tu personalidad. Si Acuario te ha elegido es que eres alguien especial. Como no le gustan las rutinas, ten preparados siempre planes originales y sorpréndele. Como se lo pase bien y además no se aburra nunca, por dentro se sentirá cada vez  más unido a ti. Haz que vuestra relación respire aires de libertad por todos lados, pero de verdad. No le engañes y le vendas libertad y a la menor duda, le estés machacando con preguntas y enfados de esos típicos entre parejas. Los odia. Y sé sincero con tus sentimientos siempre. Acuario valorará  que le digas cuánto te gusta y que diseñéis vuestra relación entre los dos. Si le mientes y le exageras lo que sientes o pasas de él para picarle, le crearás inseguridad y puedes darle que pensar sobre si vuestra relación tiene futuro. ¡Ah! Y las escenitas o mostrar mucha sensiblería le descolocan y no sabe muy bien qué hacer. Cambia esos dramas con Acuario y dale mucha conversación estimulante y muchos planes originales. 

Piscis

Si a Piscis le dijeras que cuál es su estado ideal te contestaría sin lugar a dudas que “estar enamorado”. Y la verdad es que lo consigue porque cuando no tiene el amor de forma real, se lo imagina. Y en su cabeza, sus historias de amor son tan perfectas que a ratos le cuesta poner de nuevo los pies en el suelo. Y a veces las relaciones reales salen perdiendo cuando tienen que competir con las ideales que Piscis siempre está imaginando en su cabeza. Pue aquí tienes el primer paso si quieres enamorar a ese Piscis con el que estás saliendo. Hazle sentir que vuestra historia de amor es ideal, la que siempre había soñado. Piensa en esos romances de película o de los libros y coge detalles para tu historia: dile lo que sientes pero también cállatelo a ratos, ten detalles románticos por sorpresa, piensa en frases que sientas de corazón y díselas, no tengas miedo. A Piscis escuchar algo así como que “eres lo que siempre estuve esperando”, “dónde estaba y cómo he podido vivir sin ti”, “te necesito”… le encantan. Pero sí son de corazón, si te las inventas te descubrirá porque tiene mucha intuición y mucha experiencia de la vida. Y sobre todo, con Piscis, compréndele en su forma de ser. Hazte cómplice de sus ideas y de cómo actúa. Necesita mucho sentirse querido, pero mucho también sentirse comprendido.