Cuando Libra descubre que le has sido infiel, todo su mundo se desmorona. Aunque parezca que Libra es una persona que siempre va a su rollo, que es muy independiente y que le cuesta mucho enamorarse, en realidad no es así. Libra, cuando se enamora, se convierte en una persona dulce, en alguien que cree en el amor y que confía ciegamente en su pareja.

Cuando se da cuenta de que toda esa confianza no ha servido de nada, cuando descubre que han jugado con todos sus sueños, su corazón se rompe en más de mil pedazos. Y sí, puede que te odie a ti por haberle hecho sufrir y te desee lo peor. Incluso aquí puede llegar a sacar su lado más vengativo. Pero, además, se odia a sí mismo/a por haber sido tan tonto/a y por no haberse dado cuenta antes de toda esta realidad. Por haber confiado ciegamente en una persona que lo único que hacía era irse por ahí con otras personas.

Y es que Libra tiene tal corazón y es tan bueno y empático que, a pesar de estar totalmente roto por dentro, una vez que ya lo tiene todo asimilado, es capaz de hacer un esfuerzo para intentar entenderte y para intentar comprender qué fue lo que te llevó a hacer eso.

Incluso, su bondad llega hasta tal punto que pensará en perdonarte y en volver a intentarlo. Pero cuidado, no te confíes, porque Libra puede pensarlo, pero JAMÁS volverá a caer tan bajo. Ya cayó demasiado cuando malgastó todo su tiempo contigo. A la mente de Libra le gusta tener en cuenta todas las opciones, pero solo hay una válida para su orgullo. Y esa opción es la de la indiferencia máxima, la de pasar página y olvidarte completamente.

Libra puede ponerse en tu piel, pero sabe que, si has sido capaz de engañar una vez, serás capaz de hacerlo dos, tres, cuatro e incluso cientos de veces. Puede ser muy bueno y tener muchísimo corazón, pero también tiene un orgullo que no le permite volver a confiar en personas con tan poco corazón como tú.