La temida ansiedad. Ella es la que hace que tu agotamiento mental crezca como la espuma Sagitario. Ella es el principal alimento para que tus miedos sean más grandes y para que no sientas que eres del todo libre. Así es Sagitario, el factor que más influye en tu agotamiento mental es la ansiedad.

En vez de aceptar lo que te pasa, comprender que hay que dejar tiempo para todo y respirar muy lenta y profundamente, tiendes a agotar hasta la última gota de energía que hay en tu cuerpo Sagitario. En vez de llevar una buena gestión de ese estrés interno para que no se convierta en una crisis de ansiedad, dejas que tu lado más impulsivo tome el mando y desafías a tu propia estabilidad mental y lo sabes.

Eres Sagitario, sabemos que es casi imposible para ti el hecho de relajarte y dejar que todo pase, pero hay momentos en la vida en los que hay que priorizar la salud mental y la tranquilidad…

Quieres ser independiente todos los días de tu vida Sagitario, no quieres tener vínculos que te aten a nada y quieres ser completamente libre, pero hay situaciones que nos generan más estrés del debido y, aunque no queramos, la ansiedad puede llamar a nuestras puertas cuando sea y en ese caso, el no abrir la puerta no es la mejor solución…

Te puede interesar: Sagitario y la ansiedad

¿Acaso la ansiedad va a ver que no abres y se va a largar de tu vida? De eso nada Sagitario, todo lo contrario, porque lo que hace ahí es esperar. Se hace grande, mucho más grande y fuerte, con más miedos y con más potencial. Se va alimentando poco a poco de tu cansancio, de tus agobios o de cualquier factor que la alimente. Para que luego, cuando dedicas enfrenarte a ella, sea un monstruo mucho más grande de lo que te imaginabas. Así es, la temida ansiedad sabe esperar y no desesperar (cosa que tú no sabes hacer) y sabe hacerse ingobernable para desestabilizarnos cuando sea.