El poder puede residir en muchos de nuestros rasgos, está dentro de nuestra personalidad y también dentro de nuestra mente. Hay muchos de nuestros rasgos que pueden llegar a convertirnos en una persona súper poderosa, simplemente tenemos que sacar todo nuestro potencial a la luz. No hay otra cosa que te haga ser tan poderoso que tu intuición. Eres una persona que siempre se deja llevar por lo que dice ese presentimiento, por lo que le dice su famosa intuición. Realmente puedes llegar a sentir lo que otras personas están pensando o están sintiendo.

Con tan solo una mirada, eres capaz de adivinar lo que está sucediendo en la mente de esa persona. Incluso hay veces que tienes la sensación de lo que va a pasar mucho antes de lo que suceda.

Puede sonar un poco raro, incluso hay veces que a la gente le cuesta creerlo, pero solo un Piscis podría entenderlo. Esta intuición te da muchísimo poder, incluso hay mucha gente que te pide ayuda por eso mismo, porque saben que tú eres capaz de ir mucho más allá. Tus instintos sobre súper fuertes, Piscis, y los sigues porque te sientes mucho más seguro. Esto te hace una persona muy poderosa porque las cosas nunca te sorprenden, siempre estás preparado para ello.

Te puede interesar: Piscis y el dolor

Otra de las cosas que también te hacen ser poderoso, es esa capacidad que tienes para perdonar, para ver el lado bueno de las personas, para conocer su verdadero corazón. Es cierto que te cuesta mucho olvidar, sobre todo cuando te han hecho mucho daño, pero no tienes ningún problema en perdonar. Hay muchas personas que deberían aprender de ti, Piscis, hay gente que debería de aprender a perdonar con mucha más facilidad.

Tú eres de esas personas que confía en la bondad de la gente y también eres consciente de que podemos equivocarnos y cometer errores.

Pero no dejas que esos errores sean capaces de sentenciar la amistad de una persona. No eres una persona a la que le frenen los rencores, tú eres más de pasar página y de intentar volver a confiar en esas personas. Es obvio que puedes llegar a ser muy bueno, pero no eres tonto y cuando te hacen daño de verdad, te cuesta mucho volver a confiar en esa persona. Piscis, eres una persona muy poderosa, más de lo que te imaginas. Es hora de que empieces a confiar en todo ese poder que tienes dentro de tu corazón, porque te lo mereces.