Das una impresión que en realidad no es la que de verdad te corresponde Tauro. Eres mucho más sensible de lo que aparentas y las cosas te duelen mucho más de lo que demuestras. De hecho, eres un signo al que le hacen daño muchas cosas que para otros serían casi estúpidas. Te hace mucho daño que se aprovechen de ti, que te tomen como segunda opción, que no te inviten a algo cuando sabes que eres la/el primera/o en unir a tu grupo. Haces como de pegamento entre todos tus amigos.

Para ti no hay segunda opción casi con nada. Puedes hacer que los demás pertenezcan a tu vida o que no lo hagan. Y por eso esperas lo mismo del resto, pero no que te llamen cuando sus primeras opciones les han salido mal.

Y además, en todos los ámbitos, el laboral, el personal, el de las amistades, el de las parejas. Siempre te han gustado las cosas claras, de hecho, a menudo te tratan de ser alguien cortante y demasiado fría/o por esto. Pero en realidad, es lo que prefieres, que las cosas siempre se digan CLARITAS desde el minuto uno. Así, te ahorras dolor y sufrimiento después. Solo pides eso de los demás.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Tauro

Si cuentan contigo, que sea por siempre, si no, que te dejen marchar. Pero por favor, que no te dejen en tierra de nadie porque eso es lo que te va matando lentamente por dentro.