¿Sabes cuándo no te haces justicia Leo? ¿Cuál es ese maldito momento en el que eres una persona demasiado dura con tu propio corazón? Cuando vuelves a alimentar ese deseo de que los demás te digan la estrella que tu ya eres… Cuando vuelves a tener ese deseo de que los demás pienses que eres alguien realmente bueno en todo lo que haces Leo, cuando te preocupas de nuevo por la opinión que puedan tener de ti…

Leo, aunque seas una persona muy fuerte, decidida, amorosa y con un espíritu de líder increíblemente grande, necesitas recibir comentarios de admiración o de adoración de parte de la gente que te rodea. Los necesitas para sentirte bien, para creerte algo que tu ya eres, para que te recuerden que eres un genio y para que tu mente no lo olvide…

En el fondo te da miedo no serlo, te da miedo el no estar a la altura, te da mucho miedo que alguien no te vea así.

Quieres ser ese líder que todo el mundo dice que eres para no defraudar, quieres ser el mejor en todo porque eres una persona muy competitiva y porque los segundos puestos no están hechos para ti, quieres destacar y que la gente se maraville y quiera aprender de ti… Ahora bien Leo, el vivir siempre pensando en ello y mirando a tu alrededor para ver qué es lo que opinan los demás, termina por resultar MUY POCO sano Leo y a la larga no te hace bien…

Te puede interesar: Lo que Leo puede echar de menos en su vida amorosa

Vivir pensando en lo que hacer y no hacer para estar en tu primer puesto, para que piensen bien de ti, para que tu gente esté feliz y que todo salga perfecto, solo termina dándote más infelicidad Leo. Actuando así te olvidas de hacerte feliz a ti misma/o y no te paras a escuchar atentamente a tu corazón. Así es Leo, puede que él no quiera ser el primero en todo y puede que, en realidad, solo quiere tener algo exclusivo que le haga feliz de verdad. Recuerda, que hay veces que la calidad es mucho más que la cantidad. La calidad siempre suma Leo, no lo olvides.