Cuando te enamoras, Aries, todo tu mundo cambia. Es cierto, cambia tu forma de ver el mundo, cambia tu manera de hacer las cosas, cambia tu forma de gestionar tus sentimientos. Al principio, Aries, te cuesta mucho saber si estás enamorado/a o no, o si simplemente te gusta esa persona y ya está. Pero hay ciertas cosas en tu corazón y en tu mente que te hacen detectar poco a poco si te estás enamorando de verdad. Como, por ejemplo, sabes que esa persona es realmente alguien importante para ti cuando ya no puedes contener ni un segundo más tus sentimientos.

Por lo general, Aries, tú eres una persona bastante impulsiva, pero hay momentos en los que prefieres controlar los impulsos para poner a salvo tu corazón. Pero cuando te enamoras de verdad, ya no hay ningún tipo de control sobre esos sentimientos. Ya te da igual decirle a esa persona que te gusta y que sientes cosas por ella. Ya no quieres poner una coraza a tu corazón ni intentar reprimir tus sentimientos. Cuando te enamoras de verdad, sientes una especie de liberación, sientes como al final puedes ser tú mismo/a sin miedo a nada.

Te puede interesar: 10 cosas que aprendes cuando eres Aries

Sabes perfectamente que estás enamorado/a cuando en tu cabeza no existe otra cosa, cuando lo único que quieres es pasar la mayoría del tiempo con esa persona.

Básicamente, cuando la pasión se apodera de ti, Aries, es cuando de verdad te das cuenta de que estás empezando a sentir algo más por esa persona. Buscas las formas y las maneras de estar cerca de esa persona y lo que de verdad quieres es que esté a tu lado tanto como sea posible.

Sabes que esto va en serio, cuando sientes que quieres vivir la vida sin miedo junto a esa persona. Cuando quieres vivir junto a él/ella mil aventuras, mil viajes, mil experiencias y no tienes miedo de nada a su lado. Te da igual todo lo demás, lo único que quieres es pasar la vida junto a esa persona porque sabes que junto a él/ella podrás ser mejor persona y podrás ser la mejor versión de ti mismo.

Cuando te enamoras, Aries, eres todo pasión y eres puro fuego. Amas sin límites y lo único que te importa es seguir avanzando en vuestra relación. Incluso, sabes que te estas enamorado porque por fin dejas de tener tanto miedo al maldito compromiso…