Cuando le eres infiel a Leo, estás jugando con fuego. Al principio, a Leo le cuesta muchísimo aceptar ese engaño y esa traición. Confía tan ciegamente en el amor y en el respeto, que en su mente no entra la idea de ser infiel ni la de que le sean infiel. Empieza a pensar cuáles han sido los motivos por los que esto ha ocurrido. Empieza a pensar que todo fuera por una razón específica y que hay algo más detrás de todo esto. Para Leo no es nada fácil digerir algo así.

En cuanto se entere, se quedará en shock y no podrá asimilarlo. Leo puede ser muy dramático, pero en momentos así, prefiere hacer las cosas con el corazón en la mano. Por muy dolido que esté por dentro, irá a hablar contigo para aclarar las cosas. Para dejar claro que fue lo que sucedió y para dejarte claro que NO va a perdonarte jamás. Porque Leo nunca perdonará algo así, lo siento.

En el momento en el que sabe de primera mano que tú has sido así de falso, la relación se termina para SIEMPRE.

Por mucho que muestres arrepentimiento, por mucho que intentes pedir perdón, lo que hiciste ya no tiene arreglo. Pero tranquilo, porque de esto, Leo sacará provecho y aunque no lo parezca, también hará lo que sea para joderte. No suele ser rencoroso, pero en momentos así, se obliga a serlo.

Intentará demostrar que lo tiene todo bajo control, pero por mucho que lo intente, por dentro es un auténtico caos. Su orgullo y su ego están totalmente rotos, más incluso que su corazón. Su orgullo por haber caído tan bajo, por no haberse dando cuenta antes de que estaba siendo engañado. Su ego porque no sabe qué hizo para no estar a la altura. Porque no entiende qué buscabas en otra persona que no te diera Leo. De verdad, su ego y su amor propio quedan totalmente destrozados. Y mira que el amor propio de Leo es invencible, pero aún así, las cosas así le afectan.

Su autoestima, por mucho que no quiera, estará por los suelos y sí, puede llegar a compararse con los demás. Tendrá un periodo de dolor, pero una vez que lo pase, Leo volverá a renacer de las cenizas y a ser quién realmente es. Recuerda que Leo nunca te dará una segunda oportunidad. Bastante tuviste con la primera.