La energía de la Luna cambia varias veces al mes, es uno de los astros que más nos influye a nosotros y al planeta, como podemos ver a nivel físico en las mareas. Las diferentes fases, los signos por los que transita, o momentos más excepcionales como los eclipses hacen que cada día tengamos una energía disponible distinta a la del día anterior. Y por lo tanto es una esperanza de cambio y renovación. ¿Cuánto te afecta la Luna según tu signo?

Todos sentimos los efectos de la Luna en mayor o menor medida, están muy relacionados con nuestros estados de ánimo, con nuestro mundo emocional y nuestras relaciones más cercanas. Además, nuestro signo Lunar nos habla de todo nuestro mundo infantil y fuera de lo consciente, de nuestras emociones más espontáneas, por eso es muy importante conocerlo. A continuación nos centramos en contarte cómo sientes la Luna según tu signo solar, solo tienes que seguir leyendo.

Aries

Al ser un signo de fuego, Aries, tu relación con la Luna a veces puede ser un poco conflictiva. No sueles sentirte a gusto cuando te trae momentos en los que tienes que entrar en tu mundo emocional, y al final acabas explotando de la manera más dañina. Sin embargo, la energía de la Luna, tiene algo de conectar con tu yo más infantil que te atrae, te hace sentir como en casa y te permite descansar un poco de tu ritmo de vida. Además, te vendrá muy bien conocer cómo va cambiando la energía en las diferentes fases y signos para aprovecharla en tus proyectos. Te ayudará a impulsarte y sacar el mejor partido de cada momento. No te asustes si te sientes un poco lunático en Luna Llena. Esa energía unida a la tuya de fuego puede ser explosiva.

Tauro

Sientes la Luna de una manera muy peculiar, te gusta que te ponga en contacto con tu lado más emocional, pero a veces puede resultarte un poco desesperante tanta vulnerabilidad. Como signo de tierra te viene bien ser regado de vez en cuando por la energía de la Luna, lo malo es cuando estás en momentos delicados y no te apetece ponerte a remover todo lo que has estado guardando por dentro. Pero esa energía bien encauzada te puede ayudar a sacar tu lado más artístico, más intuitivo y con mejor gusto. A ti sobre todo te conviene estar atento a las Lunas Nuevas, que te dan la posibilidad de ir limpiando tu corazón poco a poco, para que no se te acumule.

Géminis

La Luna, Géminis, es un misterio para ti, porque te habla de cosas que no estás muy dispuesto a mirar. Y además muchas veces te pone de los nervios y no sabes porque… Sobre todo la Luna Llena. Eres un signo que ya de por sí es cambiante, y la energía de la Luna tiende a dispersarte aún más y aunque te sientas cómodo cambiando como la Luna, te vendría bien tener un diario y observar cómo te sientes cada día en cada fase. Y reflexionar acerca de qué te podría ayudar. Además, la Luna nos lleva a encontrarnos con nuestro mundo más emocional, que a veces pasas por alto, o no le das importancia. Pero que sabes que cuando lo tocas de verdad duele, Géminis, porque eres genial poniendo cabeza en esto, pero a veces solo hay que sentir. Y sentir significa darle un poco de espacio a cosas dolorosas que han pasado, mirarlas a la cara sin racionalizarlas demasiado. Simplemente para que sanen.

Cáncer

Cáncer, tú eres el signo más conectado a la Luna, ella es tu regente y por tanto sientes cada cambio, aunque sea muy sutil. Esto te lleva a relacionarte de una manera muy especial con tu mundo emocional y el de los demás, pero también a sufrir los altibajos semanales que a otros signos volvería locos. Por eso te recomendamos que estés atento a las fases y signos por los que transita, que vayas haciendo un diario y descubras de qué manera te afecta personalmente para poder conocerte mejor. Esto puede ayudarte a dar lo mejor de ti mismo. Puede parecer abrumador ser cambiante como la Luna, pero también te abre un mundo de posibilidades si sabes aprovechar la energía de cada fase. Eres sensible y fuerte a la vez Cáncer. Tienes una gran intuición lunar y algo misterioso que enamora.

Leo

Para ti Leo, que eres un signo regido por el Sol, la Luna te trae situaciones bastante incómodas. Te gusta brillar y vivir hacia fuera, los momentos sociales y sin muchas complicaciones. Pero la Luna te pide que mires hacia tu interior, que afrontes lo que sientes, y te hagas cargo de tu niño interior. Te pide una intimidad en la que no siempre te sientes a gusto. Y esto ocurre todos lo meses, en todos hay etapas regidas por nuestro satélite. Por eso es bueno que te observes y veas cómo te sientan las distintas fases y los signos por los que transita, porque cuando vaya por signos como Escorpio la emocionalidad tan dramática se te puede ir de las manos y hacerte sentir sin herramientas para afrontarlo. La Luna Llena puede ponerte algo nervioso Leo, y que sea más difícil descansar, tenlo en cuenta.

Virgo

La Luna puede ayudarte mucho a ir sanando lo que se quedó atascado en algún momento, todas las experiencias dolorosas, porque no hay nadie mejor que tú para poner cabeza e inteligencia a lo que la Luna puede hacerte ver. Ella te trae a la luz las emociones y tú te encargas de ir gestionándolas. Eso sí, hace falta darse permiso para eso, que es justo lo que a veces te frena. No quieres verlas. A ti Virgo, la Luna te sienta bien porque estás más que preparado para sentir, aunque tú creas que no. Solo estate atento a las fases y al signo que transita para que no te pille por sorpresa. Eres muy atento y meticuloso para darte cuenta de en qué medida te afecta, así podrás aprovechar las energías en tu beneficio. 

Libra

Te cuesta entender a las personas en las que más influye la Luna, Libra. No es que tú te sientas muy incómodo, aunque a veces desearías no tener ningún altibajo, más bien te resultan demasiado emocionales los signos a los que les afecta un poco más. Y esto también provoca que tú no quieras entrar en la energía que muchas veces te trae la Luna y que te invita a entrar un poco más dentro de ti mismo, ver lo que hay en tu interior y hacerte cargo de lo que realmente sientes. Porque aunque te guste mucho estar en equilibrio, a veces hay que romperlo para poder avanzar. Para limpiar dolores del pasado o para dar oportunidad a nuevos sentimientos. 

Escorpio

La Luna muchas veces puede contigo, Escorpio. La sientes mucho y además de una manera un poco desagradable a veces. Tú tiendes a ir por el lado más dramático, y aunque la Luna no quiere eso, no siempre sabes canalizarla de otra manera. El mood super emotivo en el que puede ponerte la Luna en fases como la Nueva, o los cambios drásticos de los eclipses son una muestra de tu relación con ella. Además, te hace contactar con tu lado más oscuro, con tu cara oculta y con las experiencias pasadas que preferirías olvidar. Todo esto unido hace que tu relación con la Luna no sea muy cómoda, y quizás te venga bien observar cómo reaccionas en ciertos momentos del mes, fijándote en la fase y el signo por el que transita, para poder llevar mejor estos cambios de energía y poder usarlos en tu beneficio en lugar de verte arrastrado por ellos.

Sagitario

Sagi, con los cambios de la Luna te sientes un poco mareado, es decir, que a veces te remueven demasiado, pero siendo tú un signo que siempre busca la manera de aprender de las cosas, no te llevas muy mal con la Luna. Usas su energía sin sentir que te vienes a bajo cuando te trae un extra de emoción o intimidad. Es verdad que preferirías vivir siempre a tope, sin tener que fijarte en sentimientos repentinos o acentuados por una Luna Nueva, pero si llegan sabes que es para mostrarte algo que tienes que mirar. El poder observar cómo te sientes en cada fase de la Luna y anotarlo en un diario te podría ayudar mucho a conocerte mejor y a entender mejor por qué la Luna era tan importante para las culturas antiguas.

Capricornio

Capri, a ti los altibajos que causa la Luna no te resultan para nada cómodos, es más, te desespera la gente a la que le afectan tanto. Porque tú intentas darles la espalda y hacer como si no pasase nada. El problema es que sí pasa Capri, tienes que hacerte cargo de tus emociones y entender que hay ciclos en la vida, que un día puedes estar a tope y al otro quizás necesites un descanso, no pasa nada. No te gusta tener que lidiar con esa energía de Luna Nueva que te remueve por dentro todos los meses y saca a la luz todas las emociones que no has querido reconocer. Pero Capri, si aprendes a ver la Luna como una herramienta de crecimiento y aprendes a aprovechar los ciclos, podrás ser mucho mejor en todo lo que te propongas. Es importante para los negocios, para planificar metas e incluso para saber cuándo conviene cortarse el pelo, así que estate atento a las fases y a los signos para saber qué energías están disponibles. Y date el gusto de prestar atención de vez en cuando a todo lo que llevas por dentro, hay que limpiar ese corazoncito tuyo de cosas dañinas que has guardado con llave.

Acuario

Acuario, la Luna te hace conectar con tu mundo emocional y eso, por lo general, no te es agradable. Los altibajos que provoca la Luna y el tener que mirar a la cara, aunque sea en sueños, sentimientos que creías enterrados, no te gusta nada. Tú siempre intentas tener una visión más objetiva de las cosas y no dejarte llevar mucho por lo que sientes, sino más por tu cabeza, pero viene la Luna y te recuerda que eres un ser humano, con muchas experiencias vividas que necesitan ser procesadas. Así que al final, en ciertos momentos del mes, te vuelves más irritable que de costumbre, e intentas hacer como que no pasa nada hasta que todo lo que ocultas te explota en la cara. Por eso, Acuario, es mejor que vayas poco a poco, con amor hacia ti mismo, dando espacio a lo que la Luna te va abriendo, que a veces es doloroso, pero otras veces son oportunidades maravillosas de cambio y regalos del destino.

Piscis

Piscis, tú te mueves como pez en el agua con las energías que va marcando la Luna. Es cierto que a veces te llevan demasiado profundo o fuera de la realidad. Y es aquí donde está el peligro, tienes que estar atento para poner algo de raciocinio a lo que te pasa en los diferentes momentos del mes y del año. Tienes la capacidad de sentir este clima Lunar y usarlo en tu beneficio. Pero primero deberías aprender cómo se mueve, qué energías hay disponibles y cómo te afectan. Y sobre todo, no dejarte llevar a ciegas en ciertos momentos con más energía, sino prepararte, estar atento a lo que se está moviendo, lo que está despertando en ti y cómo quieres actuar en base a esto. Con un poco de conciencia, todos los cambios que te proponga la Luna serán muy propicios.