Hay quienes están destinados a estar para siempre en un rincón de tu corazón, pero no de tu vida. Amores que vuelven a ti en canciones, escritos, suspiros. De esos suspiros en los que te cuesta tomar aire. A veces, acompañados de una sonrisa, a veces de lágrimas, pero siempre ahí, nunca se marchan. Tal vez no eres tú, tal vez es su signo del zodiaco. Este es el signo que te costará más trabajo sacar de tu corazón:

Aries 

Aries es quien ama con fuego en la mirada, el que derrite con sus besos implacables, de esos que te sacuden cada espacio del alma. Sin embargo, cuando se encuentra con un Libra el magnetismo se hace presente. Es una energía incontrolable, de esos amores que entre más lejos, más los extrañas. Y aunque al principio todo parece color de rosa, con el tiempo se hace más evidente que son signos opuestos. Aries es quien tiene la agresividad de Marte, nació para lograr lo que se le antoje y no hay quien lo pare. Mientras que Libra es la sensibilidad hecha persona, tiene la calma de Venus. Eso hace que su unión sea tan completa y distante a la vez. Sin embargo, no es fácil decirle adiós. 

Tauro 

Tauro es el perfeccionista que cuando llega la persona indicada termina derritiéndose de amor. Es quien confronta, tiene los pantalones para gritarle a la persona lo mucho que la ama. No obstante, cuando llega un Sagitario a su vida, es un choque de planetas. La tensión es parte del vínculo, este misterio de intriga y felicidad, envuelve a cualquiera. Es una atracción que no entiende de razones, que puede hacer que ambos se sientan confundidos, pero no pueden dejarse. En el fondo saben que la relación va directa al fracaso, pero aún así se quedan, porque se pierden entre besos, caricias, conversaciones y al final siempre quieren más. 

Géminis 

Géminis es quien ama con ternura y un toque salvaje. La persona que te recuerda lo que es entregarte sin filtros. Sin embargo, cuando Libra aparece en su vida, causa un revoloteo en su estabilidad. Dos signos de aire luchando por lo que sienten, cuando están juntos parece que todo es perfecto. El encanto, la sencillez y la sinceridad, son parte de la relación. Su atracción es mental, es la que pone a prueba el corazón. Si la relación termina se vuelve sinónimo de angustia para ambos, porque antes que nada se forma una amistad invaluable, echas de menos a la persona que conocía tu lado más oscuro y aún así se quedaba a tu lado. 

Cáncer 

El signo que honra las emociones, el que no teme dejar que su lado sensitivo tome el control de vez en cuando. En general, a Cáncer le cuesta sacar a las personas de su vida, porque no va por ahí entregándose de forma profunda con cualquiera. Sin embargo, cuando Cáncer y Piscis, hacen conexión es sinónimo de sumergirse uno en el otro, a un nivel que pocos conocen. Dos signos de agua centrados en amar profundamente, que se apoyan y ponen por delante la empatía. Cuando se sienten en confianza lo dan todo y si la relación termina viven un duelo excesivamente doloroso, un vacío que es muy difícil de superar, pues lo consideraban un lazo incondicional. 

Leo 

El signo que se tarda más en superar las relaciones, que otros signos de fuego. En particular, cuando decide decirle adiós a Acuario, un signo que deja huella en cualquiera que se atraviesa en su vida, porque es el que tiene más vínculo con la energía cósmica. Estamos hablando de dos signos opuestos que se complementan, lo que significa que hay un aprendizaje más allá del amor. Leo es quien siempre quiere brillar, pero Acuario le recuerda que hay cosas más importantes que sobresalir, se equilibran. Acuario llega a la vida de Leo para cambiarla de una forma profunda y despedirse es terrible. 

Virgo 

El signo de Tierra, racional, obstinado y muy perseverante. Virgo es muy cauteloso cuando entrega el corazón, pero hay un signo que puede convertirse en su debilidad. Se trata de Acuario, el que viene a poner a prueba su lado emocional e intelectual. Cuando se encuentran las pláticas son infinitas, los temas de conversación los envuelven y no hacen más que aprender el uno del otro. El problema es que llega un punto en el que la personalidad poco predecible de Acuario se vuelve un tormento para lo meticuloso que es Virgo. Entonces la distancia se hace presente y aunque el amor sea fuerte, es difícil que aprendan a lidiar con ello. Se pueden separar, pero no se olvidan. 

Libra 

Libra es la invitación al romanticismo, una vez que rompen esa coraza que evita que entreguen el corazón, ya no hay marcha atrás, te enseñarán lo que es el amor verdadero. No obstante, cuando Tauro se hace presente en su vida surge una llamarada, ambos gobernados por la sutileza y el amor de Venus. Son un encanto como pareja, la ternura no puede faltar. De esas parejas que fácilmente pueden posar para una postal. Sin embargo, Tauro no siempre puede lidiar con el espíritu libre y social de Libra. Recordemos que Tauro es bastante territorial y Libra lo que menos quiere es alguien que la encadene. Aún así a Libra le cuesta decirle adiós a Tauro, en especial al recordar cómo fue el principio de su relación. 

Escorpio 

Misterio, intensidad y pasión. Sin duda, Escorpio es el signo que en el amor te estruja de pies a cabeza, en el buen sentido. Pero hay un signo con el que se pierde, estamos hablando de Aries, la mezcla más desmesurada y ardiente entre dos personas. Ambos tienen de su lado a Marte, digamos que ahí está su esencia, lo que los mantiene al pie del cañón. La mala noticia es que así como se aman de forma desmedida también pueden tener discusiones acaloradas que terminan muy mal. A veces, se convierte en un círculo vicioso, en el que hacen todo por seguir manteniendo la llama encendida. A ninguno de los dos signos le gusta perder y eso hace que la ruptura sea muy complicada. 

Sagitario 

Sagitario es sinónimo de aventura, el que se atreve aunque le tiemblen las piernas de miedo cuando se trata de amar. Sin embargo, cuando Aries llega a su vida, es como una bomba, dos signos de fuego queriéndose sin máscaras. Ambos son impredecibles, atrevidos y con unas ganas de salir a devorar cada rincón del mundo, que se vuelve una relación con un toque de adrenalina increíble. Dos signos independientes, se entienden en todos los sentidos, digamos que podrían ser almas gemelas. Particularmente, Sagitario es muy valiente cuando se trata de despedirse de un amor, pero cuando se trata de Aries le cuesta mucho dejar ir a alguien tan perfecto. 

Capricornio 

Ambición, disciplina y practicidad. Esos son los ingredientes que no pueden faltar cuando Capricornio tiene una relación. Por lo regular, es quien lleva el control, pero con Libra se le van las cosas de las manos. Capricornio queda hipnotizado ante la personalidad emotiva y divertida de Libra, se derrite de amor y atracción. Digamos que viene a ponerle un equilibrio a su vida. Aunque la personalidad de Capricornio puede ser un tanto explosiva, se enoja fácilmente gracias a Saturno y eso no encaja con la gentileza de Libra. Sin embargo, se pierden emocionalmente el uno con el otro, así que cuando es tiempo de decir adiós resulta muy doloroso. 

Acuario 

Acuario es el alma soñadora, entregada, dulce. Cuando ama no entiende de razones, es una conexión espiritual y todo lo demás queda de lado. Le cuesta mucho trabajo decir adiós cuando se enamora de otro Acuario. Estamos hablando de un encuentro perplejo, de esos que te cortan la respiración, te sudan las manos y el corazón parece que va a salir de tu pecho. Es una sincronía inexplicable, en donde la lógica y las emociones se reconocen de forma profunda. No obstante, cuando llega el momento de terminar todo se vuelve frío e indiferente, pero les cuesta aceptar que el vínculo ya no da para más. Aún después de un tiempo se siguen pensando. 

Piscis  

El signo que se deja llevar, el que no entiende de razones cuando se trata de amar. Sin embargo, hay alguien en particular que le cuesta soltar, hablo de Virgo. Cuando Virgo y Piscis se encuentran es sinónimo de estabilidad, amor y entrega. Los dos son signos solidarios, se preocupan por dar lo mejor de sí mismos. Se disfrutan de forma sincera y afectiva, el objetivo de ambos es hacerse feliz. No obstante, Virgo es muy práctico y eso puede ir en contra de la parte confusa de Piscis, debido a su exceso de sensibilidad. Aún así cuando terminan se queda un suspiro eterno en el alma, no se arrepienten de haberse encontrado.