Un corazón roto, como si te hayas roto las costillas, duele en lo más profundo, pero al final nadie puede verlo. A veces, no te queda más que seguir adelante, que pintar tu día con sonrisas forzadas y hacer como que las lágrimas no te carcomen el alma. Hay amores que te agotan, te dejan heridas para toda la vida y de repente lo único que quieres es una pausa, que dure lo suficiente como para sanar. ¿Qué es lo que cada signo necesita cuando le rompen el corazón?

1.- Aries

Después de darlo todo, de compartir tus miedos, tristezas, alegrías. De contarle los sueños que tenías en el fondo de tu corazón, de entregarte como si no hubiera un mañana; ahora lo único que quieres es tener la seguridad de que todo estará bien. Un tiempo a solas, en el que puedas comprender lo que sucedió, en el que la calma vuelva a ti y toda esa ira cese. Un tiempo en el que puedas aferrarte a tu lado resiliente y recordarte que aún con cicatrices vale la pena continuar.

2.- Tauro

Cuando a Tauro le rompen el corazón no quiere centrarse en el tema. Es el tipo de signo que llora hasta que no puede más, hasta que su respiración se corta y esa sensación en el pecho parece gritarle de forma desesperada. Tauro quiere tiempo para sí mismo, para consentirse, para prestarse toda esa atención que le dio al otro. Ahora decide ser su prioridad, amarse por encima de todo y aprender que no todas las personas valen la pena, que hay seres que sólo lo quieren lastimar.

3.- Géminis

¡Salud! Por los amores que llegan como una enorme ola, así, sin avisar y con toda la intención de sacudir tus emociones. Un brindis por las lágrimas derramadas, por las noches de insomnio, por las esperanzas que se fueron como agua entre las manos. Géminis sólo quiere olvidarse de todo por una noche, quiere estar al lado de las personas que lo aman de forma incondicional. Una noche de copas en la que la catarsis se haga presente y por fin saque todo lo que trae dentro.

4.- Cáncer

Darle vuelta a la página… A Cáncer le cuesta demasiado despedirse de un amor, saber que esa persona que veía por las mañanas y con la que compartía su vida entera, ya no está, puede hacer que pierda el equilibrio de todo. Cáncer sólo quiere estar con sus amigos, que lo escuchen hasta que se canse de hablar de lo mismo. Necesita que todas esas emociones negativas salgan, quiere sanar y se le dificulta hacerlo de la noche a la mañana. Quiere saber que cuenta con las personas indicadas.

5.- Leo

Leo puede desvivirse por su pareja, es quien no suelta, quien impulsa, quien inspira y está ahí para aplaudir los logros. Lo malo es cuando le rompen el corazón, cuando tiene que enfrentar que ya nada volverá a ser igual. En ese momento lo único que quiere es bloquear el momento, se resiste a derrumbarse y se guarda todo. Un nudo en la garganta que tarde o temprano tiene que desaparecer. Es gracias a una salida con sus amigos que puede volver a ser el mismo. Leo necesita un respiro para analizar lo que pasó.

6.- Virgo

Virgo y un corazón roto es la peor mezcla de todos. De pronto su castillo de perfección queda hecho pedazos. No encuentra salida, la ansiedad y la depresión se apoderan de lo más profundo de sus emociones. Quiere, pero no puede. Virgo tiene que lidiar con noches sin dormir, llantos hasta el amanecer y la ira contenida en cada uno de sus pasos. A veces, sólo necesita estar solo, comer un enorme bote de helado y aprender a soltar. No es fácil, pero cuando lo decide no hay marcha atrás.

7.- Libra

Un minuto de silencio por todo ese dolor que Libra guarda en su alma y del que no habla con nadie. Un respiro profundo por las lágrimas escondidas, por los secretos de su memoria y por la apatía que se apodera de sus días. De pronto, Libra sólo quiere desaparecer, irse lejos, es la única forma en la que se puede reencontrar. Libra no quiere ir saltando de amor en amor, quiere un boleto de avión y simplemente perderse por un buen rato.

8.- Escorpio

Escorpio puede derrumbarse tanto que se olvida de sí mismo, ya no sabe qué hacer con lo que siente, con lo que piensa, con lo que sueña. Un corazón roto lastima sus sueños, apaga su energía y le hace preguntarse una y otra vez, si está en el camino correcto. Escorpio necesita no pensar en la ruptura, quiere viajar en sus pensamientos, analizar de forma minuciosa y responder todas esas preguntas que navegan en su mente.

9.- Sagitario

Sagitario es el alma que nunca cesa, puede sentir que la vida ya no tiene sentido. Le duelen las palabras, los pensamientos, la rutina. Le duele darse cuenta que lo dio todo por una persona y que llega un momento en el que por más amor que tenga nunca es suficiente para que una persona lo ame de la misma forma. Sagitario se obliga a seguir adelante, le gusta recordar que cada minuto es una oportunidad y que en otras ocasiones ya se ha levantado, no será la última.

10.- Capricornio

Capricornio puede sentirse tan abrumado después de un corazón roto que lo único que quiere es cerrar con una enorme llave su corazón. Por un buen tiempo quiere estar solo, aprender a disfrutar de la vida sin tener que tomar de la mano a nadie más. Capricornio quiere un descanso, quiere volver a disfrutar de las pequeñas cosas. Quiere atreverse a quererse de la misma forma en que un día lo dio todo por esa persona.

11.- Acuario

Acuario quiere más que una pausa, necesita alejarse de todo y de todos por un largo tiempo. Es un signo que no sabe lidiar con sus emociones tan fácilmente, tanto que, muchas veces ni él entiende todo lo que pasa por su cabeza. Acuario quiere un giro rotundo en su vida, salir con nuevas personas, conocer otros sitios, hacer un cambio en su guardarropa. Es quien le apuesta a un corte de cabello diferente, simplemente vuelve a renacer.

12.- Piscis  

A Piscis se le mueve el mundo en un segundo. Aceptar que el otro se quiere marchar, cuando él no está listo es de lo peor que puede suceder. Piscis no es de los que ruega, puede que esté muy roto por dentro, pero se aferra a su dignidad y se traga el dolor. Por ello, sólo necesita hablar con sus amigos de toda la vida, decir todo lo que le agobia y simplemente respirar profundo mientras se sumerge en el abrazo de un amigo.