Lo peor que alguien puede hacer cuando está de mal humor es decir palabras hirientes, porque se clavan en lo más doloroso de tu corazón. Tu estado de ánimo se va, pero eso que dijiste se queda ahí, quizás hasta el último de los días. Hay signos del zodiaco, que tienen un carácter de miedo, impetuoso, rebelde, de ese que basta con una mirada profunda para hacerte sentir de todo. Su parte agresiva mezclado con su lado intenso, puede ser lo más amenazante y cruel que te presente la vida. ¿Pensaste en alguien? Tal vez esté en la lista de los signos más amenazantes del Zodiaco:

1.- Escorpio 

No hay mucho que esconder, a Escorpio se le nota el mal genio en cada poro. A pesar de que es un signo emocional, no es de los que va por la vida siendo amable con todos. En especial porque es un signo muy desconfiado, está acostumbrado a encontrarse con personas que hablan a sus espaldas. Pero…si despiertas su lado oscuro es mejor que te alejes rápidamente porque tiene un montón de cosas reprimidas que pueden explotar en el momento menos indicado. Escorpio no entiende de razones cuando su parte vengativa se hace presente, ahí es cuando su lado pasional y temperamental toman el control. No le digas que se calme porque será peor. 

2.- Aries 

El segundo en la lista, el signo que tiene de su lado nada menos que a Marte, el planeta que honra la guerra, el que siempre está listo para luchar por lo que quiere. La verdad es que nadie en sus cinco sentidos quiere ver la furia de Aries activa. Es una persona que lleva el calor en las venas, basta que lo provoquen para que su lado impulsivo demuestre que no le agradan los juegos. Aries puede ser dulce y divertido, pero si la persona se empeña en que su ira se haga presente, ¡cuidado! Aries arde, no escucha a su cerebro, es su lado agresivo el que está desesperado por darte una lección y te dirá cosas horribles. 

3.- Leo  

¿Realmente estás preparado para ver el lado más peligroso de Leo? Es un signo de fuego, está acostumbrado a ganar cualquier tipo de discusión y siempre está tomado de la mano de su ego. Es líder, no le teme a la batalla y sus argumentos se clavan en cada una de tus inseguridades. Leo pone por delante su autoestima, es muy fuerte, sabe lo que vale y si alguien lo molesta lo hará pagar caro. La verdad es que no necesita usar la parte física, te da justo en donde más te duele, lo que lastima tu dignidad. 

4.- Capricornio 

Detrás de un alma constante, disciplinada y quien ama la perfección, se esconde un ser que se enfurece por todo. Ese tipo de persona que cambia sus gestos de un momento a otro, a Capricornio no se le da eso de fingir, dice las cosas tal y como las piensa y las siente, sin miedo a las consecuencias. Su lado oscuro hace que te arrepientas y pidas perdón, pero…no inviertas mucho tiempo en eso porque igual no es de los que va por la vida dando segundas oportunidades. Es un signo tan ocupado que difícilmente invierte tiempo en venganza, simplemente te saca de su vida. 

5.- Sagitario 

Sagitario puede ser dulce, optimista, implacable. Pero también arrebatado, cruel y espontáneo. Digamos que cuando se molesta se olvida de todo y lo malo es que es muy precipitado, se deja llevar por el momento e invita a su parte ruda. El problema es que la mayoría de las veces no piensa en las consecuencias y ahí es cuando te dice lo peor. Sagitario se marca un objetivo, ganar la discusión y es capaz de hacer lo que sea con tal de protegerse. Si le haces daño tienes que tener cuidado porque puede abrazarte para lanzarte al vacío. Es sentido figurado, no llega a tanto. 

6.- Cáncer 

Cáncer es como una bola de nieve que no conoce fin, cuando se trata de expresar sus emociones. Es muy pasional, entregado y cuando te promete protección lo hace desde lo más profundo de su corazón. Sin embargo, su lado oscuro también es loco, rencoroso y goza cuando el karma hace de las suyas. Cáncer puede amarte con todo su ser pero si lo lastimas te ganas un pase fuera de su vida. No es de los que se olvidan fácilmente, así que no intentes hacer como que no pasa nada. Pueden pasar años y recordará todo lo que un día lo destruyó. Ahora eres su enemigo.