Amar con paciencia, amabilidad y dulzura, amar como Piscis. Elegir a la persona con la que vas a compartir tus días, tus miedos, tus travesuras, tus arranques de locura, no es fácil. A veces, es como una moneda al aire, poner tu corazón en juego, en donde puede terminar hecho pedazos. Sin embargo, es diferente pero no cualquiera está listo para entregarle su corazón a Piscis.

Piscis es un montón de sensibilidad, imparable, esa que hace latir tu corazón pero también causa que te tiemblen las rodillas. Tiene la simpatía en la mirada y en los labios, te envuelve su aroma, su forma de ser, sus aventuras, su modo de amor, en el que los besos, abrazos y caricias cálidas no pueden faltar. 

❤️ No cualquiera está listo para entregarle su corazón a Piscis

No le entregues tu corazón a Piscis, si no estás dispuesto a trabajar tu lado compasivo y solidario. Porque ellos siempre tienen la cabeza en el otro, quieren ayudar, les nace y, se quedan con la pareja que apoye sus sueños. Le gusta ponerse en el lugar del otro y es posible que a veces estén enojados o tristes por problemas que no son suyos, pocos lo entienden. 

Piscis es intuitivo y se enamora locamente, pero siempre prestando atención en lo que le dice la vibra de la otra persona. No cualquiera está listo para un amor tan guerrero, con ganas de amar hasta los defectos. Un amor con cautela, de esos que conocen tus debilidades pero no están dispuestos a usarlas en tu contra. 

No le entregues tu corazón a Piscis, si no tienes un corazón lleno de bondad y lealtad. Porque Piscis ama sin medida, tiene ojos sólo para su pareja y te da la mejor demostración de amor, la paciencia. Dicen que quien no ama no es paciente, pero Piscis quiere verte brillar en tu camino. 

No cualquiera está listo para alguien así, tan emocional, tan genuino, alguien que te dará el primer lugar en todo el Universo. Piscis se preocupa por ti, quiere que tu mente, tu alma y tu cuerpo estén en equilibrio. Sabe que no es tu salvador, no quiere sanar heridas que te corresponden, pero quiere estar ahí para que tengas un hombro en el que puedas llorar. 

No le entregues tu corazón a Piscis, si no vas a darle un espacio en tus pensamientos. No es un signo posesivo, es alguien que te desea lo mejor incluso a la distancia, se alegra de saber que tu corazón está en paz. Quiere a alguien sano, porque goza de los vínculos duraderos, de esos que no cambian con el paso del tiempo, al contrario se vuelven más fuertes. 

No cualquiera está listo para entregarle su corazón a Piscis, porque no todos han aprendido a querer de verdad. No todos han sanado heridas del pasado, no todos tienen la valentía de soltar sus miedos, de disfrutar de las cosas pequeñas, a soñar, a pensar, a ir más allá de lo que hay en esta vida. No todos pueden vivir con el toque de Piscis.