PISCIS Y LA ANSIEDAD

Piscis, a ti la ansiedad te llega cuando las personas que creías que eran de una forma se convierten en todo lo contrario. Sí, esas personas en las que confiabas, esas personas por las que habías hecho todo, esas personas por la que habrías dado tu vida…

Cuando te engañan, o te decepcionan, o no hacen lo mismo por ti cuando les necesitas, tu mundo se hunde.

Todo se rompe en mil pedazos, tu alma, tu corazón, tu vida… Te echas la culpa a ti misma/o por haber aguantado tanto, por haber estado ahí, por ser tan idiota de no darte cuenta de lo que en realidad había. Duele, duele mucho, pero serás lo suficientemente fuerte como para seguir adelante, tendrás ese orgullo que muchos dicen que no sacas nunca para salir a la calle a que te vean bien, aunque por dentro tengas la ansiedad por las nueves, aunque por dentro te tiemblen las piernas.

Luchas contra ello como haga falta Piscis.

Aunque por momentos estés muy jodido y la presión que te produce en el pecho no te deje apenas respirar, harás el esfuerzo para no quedarte en casa pasándolo mal. Harás el esfuerzo para curarte de lo que sea… Sentirte defraudado y decepcionado por las personas que amas es la peor sensación del mundo, y si te engañan, eres capaz de entrar en un estado de pánico horrible, capaz de maldecir a los cuatro vientos, llorar como si tus lágrimas no fuesen a acabar nunca y odiar a muerte, odiarlo todo, odiarte a ti misma/o por no haber sido capaz de verlo todo antes.

Respira Piscis, respira y no trates de controlar lo inevitable.

No trates de hacer que el mundo cambie, no pienses en los porqués… A veces, la mejor decisión es olvidar, olvidar para empezar de cero, olvidar para poder ser feliz en otro lugar, con otra gente, con otra vida…