Cuando Escorpio no está contento/a, se lo notarás en su cara. La felicidad es algo muy difícil de conseguir. Cada signo tiene sus razones, pero esta es la razón por la que Escorpio no está contento. El motivo que le interrumpe sus sueños, que no le deja descansar, que le impide seguir adelante y centrarse en los pequeños momentos de felicidad.

¿La razón por la que no está contento? Cuando Escorpio entra en el círculo vicioso de la decepción, malo. Si descubre que alguien ha jugado con sus sentimientos y le ha traicionado, deja para una temporada la felicidad de lado.

Cuando ve que hay algo que le frena, que no le deja pensar con claridad y que pone patas arriba su vida, peor aún. Escorpio se consume con sus pensamientos. Entra en un estado de nerviosismo máximo y no piensa con claridad. Es contradictorio, sí. ¿Qué debería hacer para entrar en calma? ¿Tranquilizarse? ¿Tomarse un momento de relax, vacaciones o un descanso momentáneo? Es muy pero que muy fácil decirlo.

Escorpio no se puede prometerse a sí mima/o dejar de pensar, porque sabe que no puede. Es una estupidez, seria engañarse a sí misma/o. Estamos hablando de Escorpio. Su mente es su arma más poderosa y no la puede abandonar así como así. Ese es el punto. Que aunque quiera, no puede. Escorpio no quiere quedarse de brazos cruzados y dejar que la vida pase por delante de sus narices sin hacer nada. No quiere que sean otros los que tomen las decisiones y los que tengan el control de su vida.

Escorpio intuye a le perfección. En serio, su sexto sentido es alucinante y por eso nunca descansa. Duerme, come, hace ejercicio y ama pensando. Siempre dando vueltas y vueltas a la cabeza. Así que, si entra en una espiral de incertidumbre, donde sus preguntas no tienen respuesta y donde la gente vaya con superioridad si mirar por el bien de los demás, Escorpio explota. Deja de tener encanto por la vida, por las personas y por todo. Pero no hay que temer nada. Es una crisis momentánea. Escorpio cae, pero cuando lo hace, es para levantarse más fuerte que nunca.