ESTA ES LA RAZÓN POR LA QUE GÉMINIS NO ESTÁ CONTENTO

Géminis odia hablar a la pared. En serio, se le llevan los demonios cuando da su punto de vista en cualquier conversación para nada.

Cuando Géminis habla, hay que escuchar. Pero con Géminis y con todo el mundo. Es de educación el mirar a una persona a la cara cuando te está contando algo ¿no? Pues eso mismo pide Géminis. No pretende que seas su espectador personal que le aplauda todas las gracias y que esté ahí el primero para saber la lista de cotilleos que tiene en su bolsillo. No pide ser el centro de atención como si de un bufón se tratase. Géminis, lo que pide, es educación. Atención moderada, gente que tenga cultura… en fin, hablar con propiedad.

Para decir cuatro estupideces y reír como focas, ya tenemos profesionales en el sector. Géminis no quiere eso. Se siente a gusto cuando se ve rodeado de mucha gente, pero aun así, siente un vacío enorme dentro. Odia imaginar que la gente que le rodea, no es como dice ser. Odia que finjan, que le rían las gracias por quedar bien, que no sean sinceros. Eso sobre todo. Para Géminis, es muy fácil soltar todo lo que lleva a dentro. Es el genio de la comunicación y ese puesto, se lo ha ganado a pulso.

Sería genial que todo el mundo estuviese ahí, de la misma forma que Géminis está. Pero como sabe que al final nada de eso puede ser posible, pues se agarra esos mini arrebatos apoteósicos, se enfada con el mundo y espera que a los cinco minutos se le pase. Géminis pide sinceridad y da lo mismo, pero cuando no la recibe y en su lugar sólo hay falsedad e hipocresía, y más de las personas que le importan, deja de estar contento con la vida. Se decepciona con ella, y con todo lo que hay a su alrededor.