Comienza un nuevo mes Leo, pero te ves con tantas ganas de hacer cosas que si le pusieran diez días más a este diciembre no te importaría. Marte desde Aries y el Sol en Sagitario son la suficiente gasolina para que vayas como un tiro. Tampoco es que tenga que venir ningún planeta a empujarte a ti, porque de serie ya tienes marcha para aburrir: para poner en marcha cosas, para rematar otras, para negociar lo que sea y para discutir con quien haga falta los detalles de todo.

Tampoco te vengas arriba a todas horas porque pueden llegar sorpresas que no esperas, y que no sean buenas. O no al menos como esperabas A ti Leo te gusta más dar sorpresas que recibirlas. Tu cara lo dice todo cuando alguna no te gusta mucho. Y es que no sabes disimular ni un poco. Por eso, ojito. Porque se pueden crear tensiones con quien haya tenido el detalle contigo. Y con la energía que tienes, antes de hablarlo tranquilamente, igual disparas a matar. Tú sabes que muchas veces no tienes la intención de joder, solo que quede claro lo que piensas. Pero se te va de las manos y te llevas por delante hasta a uno que pasaba por allí y no tenía nada que ver.

Tienes buen rollo todo el mes, no hay problema con eso. Solo que vigiles las formas y que también tengas cuidado con no ponerte muy competitivo. Que es algo innato en ti (además de querer ganar), pero sé un buen contrincante, justo y que acepta de buen grado si pierde la razón o el combate en algún momento.

A mediados de mes, el Eclipse Solar en Sagitario provoca más tensión de lo normal y ahí es cuando debes vigilar tus relaciones, lo que dices o si actúas de forma imprudente. Corres el riesgo de cagarla con alguien de quien te importa mucho su opinión. Y que esa persona acabe pensando mal de ti te va a doler más que haberte quedado sin un chollo que querías en el Black Friday.

Igualmente, como tendrás jefe (aunque quien suele ser el jefe eres tú), acepta las órdenes, las normas o lo que te pidan. Cuida las reacciones bruscas y no dejes que se note demasiado el cabreo ni el mal humor. Donde hay patrón no manda marinero. Haz caso, el mismo que exiges para ti a todo el mundo cuando eres el que está al mando del barco. Tú eres un buen jefe cuando te toca, seguro que sabes ser también un buen soldado. Seguro.

En el terreno amoroso ni te faltan ganas ni te faltan planes para hacer en pareja. Tienes de todo para esa persona de quien estás enamorado (o esa que acabas de conocer y que te gusta mucho, para esa también). Lo único que debes cuidar en no tomar alguna postura radical cuando haya un enfrentamiento. Lo primero es que valores si es una tontería o si la discusión es por algo gordo. Vamos, que no te enfades por una chorrada. Lo segundo es que no dejes que el mal humor del momento estropee algún plan o el resto de tu día. Porque a veces te enfadas y luego no sabes dar marcha atrás. ¡Con lo fácil que es pedir perdón o reconocer un error y que la vida siga! De todas forma, tampoco te preocupes mucho y se tu mismo/a, porque es un buen mes para ti. Estás genial y tus ganas de complacer son siempre muy elevadas, y en pareja, eso significa éxito seguro (aparte de lo bien que te sientes haciéndolo).

Diciembre es un mes de celebraciones, fiesta y regalos. Los que estén cerca de ti van a tener de todo gracias a lo detallista que eres. Cuando hay tensiones, además, eres el/la mejor teniendo algún detalle que afloja malos rollos y eleva el nivel de alegría. Leo, contigo, donde no llegan tus palabras de perdón (por tu orgullo) sí llegan unos detalles que son la envidia del que los recibe y de todos los demás (y te encanta). Para los que quieran tener detalles contigo, como luego eres muy exigente, déjales caer algunas pistas para que acierten. Y así todos estaréis contentos.

A mediados de mes, la Gran Conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario, suena potente, como potentes serán sus efectos. Intenta resolver antes de que llegue enero todo lo que te inquiete por dentro y venga de muy atrás. Borrón y cuenta nueva. Verás lo bien que te sientes. Lo que bien acaba bien empieza. Y así será cómo acabes 2020 y entres con toda tu fuerza en el 2021.

Y cuando hagas el repaso del año, con lo bueno y con lo malo, y cuando empieces a rellenar la lista de propósitos del año que viene, anota bien claro: tengo todo el derecho del mundo a sentirme orgulloso de mí porque me lo curro con los demás, me importan los demás y les necesito. Que ellos te necesitan a ti dalo por hecho.

2020-12-01T13:10:57+02:00