Hay que tener cuidado… Porque igual que Sagitario tiene su lado bueno, también tiene su lado malo y peligroso. Todo signo tiene su cara A y su cara B y es importante que se conozca tanto lo bueno como lo malo. No pasa nada. Para empezar hay que aceptar que NADIE es perfecto y mucho menos, nadie es una angelito caído del cielo. Esta es la etiqueta de advertencia de Sagitario, para que ya vayas preparado…

Sagitario tiene la necesidad de expresarse constantemente y deberías tenerlo claro. No le ates, no le pongas cadenas, no le cierres la puerta porque va a querer salir a toda costa, y se llevará por delante lo que haga falta. Sagitario puede dejarte en ridículo precisamente porque Sagitario no entiende de ridículos.

Y te dirá lo que piensa en el momento para ti, menos adecuado, o delante de gente, y pensarás “tierra trágame” pero es una advertencia a tener en cuenta. No lo hace a maldad, simplemente no le da la misma importancia que tú a esas cosas.

Con Sagitario vas a divertirte mucho, a veces querrás matarlo sí, porque será capaz de hacerte una broma en un funeral, o quizás meta la pata constantemente pero al fin y al cabo no faltarán las risas cuando lo volváis a recordar. Te darás cuenta de que es un alma libre, de que su carácter es increíblemente poderoso y de que tiene unos impulsos fuertes. Comprenderás que con la fuerza no vas a conseguir nada, que tendrás que hacerle entender absolutamente todo y que, cuanto más le obligues a hacer algo, menos lo hará.

Y dale su espacio cuando lo pida, y sobretodo cuando se enfade. Sagitario no se encabrona y al minuto está como si nada hubiera pasado… NO. Si Sagitario se cabrea es porque ha llegado al límite y necesita su tiempo para recuperarse. Respétalo. Si no lo haces, no te quejes de lo que pueda soltar por su boca. A veces, lo peor de lo peor. Y sin filtros.