Ser fuerte, aún con un nudo en el corazón, con pocas ganas de avanzar, con un fracaso tras otro. Así es Leo, nunca se rinde, no importa las veces que se caiga, puede pasar por su peor momento y pocos se van a dar cuenta. Un día le hicieron mucho daño… Leo no es cruel, solo aprendió a usar más el cerebro y menos el corazón. Leo nada contra corriente, contra la maldad, contra la vida. Leo no calla, porque un día le dijeron que sus palabras no valían y ya no lo permite más. 

Leo aprendió a usar menos el corazón, porque se dio cuenta que a su alrededor sólo había personas que querían aplaudir sus derrotas. Porque observa, tiene el don de descubrir cada detalle y las malas intenciones. Cuando ese tipo de personas aparecen en su vida, pone su armadura, la mejor, con la que pocos saben jugar. 

Leo no es cruel solo aprendió a usar más el cerebro y menos el corazón.

Y es que si algo tiene Leo, es que es necio, el más necio de todos. Rara vez otros se salen con la suya, porque cuando quiere algo lo consigue. Si hay una persona que no le agrada por su mala vibra, hará lo que esté en sus manos para alejarla y nada lo convence de lo contrario, así es este hermoso signo del zodiaco. 

A Leo no le gustan los vínculos a medias, estás o no de su lado, no tiene la paciencia de esperar a que cambies, se toma las cosas de forma muy personal porque su sensibilidad no les da otra opción. Son muy de mantener sus relaciones, así que cuando alguien les importa lo cuidan como si fuera un tesoro. 

Leo aprendió a usar más el cerebro porque a veces sus emociones lo traicionan, sean de forma negativa o positiva. Los Leo se entregan de verdad, cuando aman a sus amistades, pareja y familia, son prioridad. Sin embargo, cuando se sienten lastimados lo mejor que hacen es ignorar, desaparecen de tu vida por completo. 

Leo usa menos el corazón porque son prácticos, porque decidieron ponerse primero y trabajar duro para cumplir sus sueños. A Leo ya no le rompen el corazón a la primera, prefieren ser egoístas que dar y dar, sin recibir nada a cambio. Se cansaron, de ser los que siempre ceden ante todo. 

Leo entendió que es mejor mostrar su lado fuerte, ser resistente ante las adversidades, pero, sobre todo, le quedó claro que aunque lo intente las lágrimas, los miedos y los fracasos, siempre serán una realidad. Así que a Leo no le queda otra que mostrar su lado resiliente, ese que siempre los hace levantarse aunque caigan mil veces. 

Leo ya no está para conformarse, sabe que en esta vida merece mucho más que un montón de migajas. Sí, las cosas no salen siempre como ellos quieren, pero no desisten, porque en el fondo saben que nacieron para brillar, incluso en sus días más oscuros. Leo nació para ser el centro de atención y quien no pueda con eso, simplemente no lo puede amar.