Todos, absolutamente todos tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas no tan buenas. No somos perfectos y seguramente nunca lo seremos, aunque eso no les guste a muchos… Todos los signos tenemos nuestros rasgos positivos, pero también los rasgos negativos y estos son los tuyos, Libra.

Vamos a empezar por lo bueno, por los rasgos más positivos. Y es que Libra, tú de estos tienes para dar y regalar, pero vamos a hablar de los que te hacen ser tan especial. Eres una persona muy generosa y muy empática. La conexión que tienes con las personas que te rodean es algo que no puede explicarse con palabras. Hay veces que eres más amable y generoso de lo que deberías serlo. Te preocupas mucho por hacer feliz a los tuyos, te preocupas de que nada les falte y de que nada les haga infelices.

Siempre estás ahí dispuesto a ayudar a cualquier persona, incluso a alguien que a penas conoces.

Pero es que te duele ver a alguien sufriendo y que nadie se acerque a prestarle su ayuda. Además, también, eres una persona muy romántica. Y es que tu planeta regente es Venus y eso se nota y mucho. Aunque al principio seas una persona que prefiere respetar las distancias, en cuanto coges confianza todo cambia. Es ese momento en el que ya puedes ser tu mismo, ESE momento en el que dejas ver todo el encanto que guardas dentro, ese romanticismo que te hace ser una persona tan especial. Pero uno de los mejores rasgos positivos de ti, Libra, es que eres una persona muy educada, diplomática y justa.

Un verdadero Libra es aquella persona que siempre se para a escuchar los diferentes puntos de vista y que odia las injusticias. Esto es uno de los rasgos que te hace ser especial porque no es algo que abunde por el resto de los signos del Zodiaco.

Ahora pasamos a hablar de los rasgos más negativos, aquellos que a veces te gustaría cambiar. El más conocido y el más común entre los Libra, es la maldita indecisión.

Eres una persona muy indecisa, Libra, te cuesta muchísimo tomar cualquier decisión. Ya sea algo importante o algo banal, tú puedes tardar días y días por decidir cual es la mejor opción.

Por mucho que te ayuden los demás a decidirte, tu mente seguirá dudando, seguirá buscando cualquier detalle para hacerte dudar o hacerte cambiar de opinión. Otro rasgo negativo es que eres demasiado perezoso. Tú eres de los que defiende la ley de ‘¿para qué hacer hoy lo que puede hacer mañana?’. Te cuesta muchísimo empezar tus proyectos. Te cuesta mucho levantar tu culo del sofá y ponerte a trabajar para conseguir tus sueños. Es cierto que a veces te propones cambiar y te propones no ser tan vago, pero casi siempre fallas.

A veces te preocupas demasiado por los demás, y aunque creas que no, esto también puede ser un rasgo negativo.

Te preocupas mucho por ser agradable solamente para no hacer daño a nadie. Incluso a veces puedes ser una persona que no quieres ser solamente para no hacer sentir mal a nadie. Pero, Libra, esto tiene que empezar a cambiar a partir de YA. Empieza a mirar mucho más por ti mismo y menos por los demás.