No hay más, odias o amas a Cáncer. Su personalidad es tan especial que no es para cualquiera. Un signo representado por el elemento del Agua, quien le hace honor a la feminidad, las emociones, la protección. Es entregado en todos los aspectos, pero eso no significa que vaya por ahí abriéndole su corazón a cualquiera. ¿Quieres saber por qué hay gente que no soporta al signo Cáncer?

Cáncer tiene un lado tradicional, que puede hacer que muchos signos se topen con pared, porque su objetivo no es darle gusto a nadie, simplemente se muestra tal y como es. Es quien se deja llevar por la intuición y, a veces, eso puede ser muy contraproducente. Hay razones por las que no quieren que sea parte de su círculo. Cáncer es todo, menos un signo perfecto. 

Por qué no soportan a Cáncer 

El hecho es que también hay quienes no soportan a Cáncer por su lado bueno. Es un ser tan bondadoso en todos los sentidos, que no pueden lidiar con su brillo. Cuando se hace presente puede que el resto pase a segundo término. Cáncer se roba la atención porque es un alma genuina, no busca tu aprobación, es transparente y eso molesta a varios. Veamos más a detalle: 

5.- Es temperamental 

Cáncer es regido por la Luna, por el lado que lo veas es un signo con las emociones a flor de piel. No es de los que se guarda las cosas para no hacer mal al resto, prefiere la honestidad ante todo. Sin embargo, hay veces en las que pierde el control, en las que sus cambios de ánimo se vuelven drásticos y tiene momentos impulsivos, de los cuales puede arrepentirse después. Es posible que salga a la luz su lado vengativo y eso asusta a muchos. 

4.- Es un poco inseguro  

Cáncer es quien se levanta un día con toda la energía, quien tiene ganas de saborear cada rincón del mundo y darlo todo para alcanzar sus sueños. Pero, también es quien a veces quiere tirar la toalla. Su ánimo cae y aparece la nostalgia, las ganas de llorar y esa apatía que le impide hacer tantas cosas, incluso lo que ama. Es quien se puede sentir muy abrumado, luchando contra una marea que no tiene fin. Por eso se alejan cuando menos piensas. 

3.- Se resiente bastante 

Cáncer es así, no puede hacer como que no pasa nada de la noche a la mañana. No es el signo que perdona y olvida, puede llegar a ser muy rencoroso, según el daño que le hayas hecho. Es quien no puede fingir, se le nota en cada gesto que no se siente cómodo con la persona. Cáncer recuerda el momento, las palabras y la forma en que hiciste que su alma se partiera en pedazos, no esperes un abrazo después de eso. 

2.- ¿Pesimista? Un poco

De vez en cuando hay que intentar ponernos en los zapatos de un Cáncer, porque a veces ni ellos mismos saben qué hacer con el cúmulo de emociones imparables que viven. Les cuesta trabajo verle el lado positivo a todo y su realismo puede caer en ser pesimistas. Simplemente no se guardan sus pensamientos negativos, prefieren eso que ilusionarse de más y terminar terriblemente decepcionados. 

1.- Decaído

Cáncer tiene rachas en las que necesita una pausa urgente, porque la vida le pesa. Porque lidiar con la rutina, la casa, el trabajo, la familia, le desgasta profundamente, aunque no lo diga y llega un momento en el que ya no puede más. Ahí es cuando su lado comprensivo y sensible, no es buen aliado porque les afecta todo lo que sucede a su alrededor. Cáncer quiere ayudar tanto que no puede evitar sufrir por los demás.