Si has nacido el 1 de octubre, eres el tipo de persona que brilla en toda la extensión de la palabra. Eres una de esas almas bonitas que calman, que te devuelven la esperanza y te recuerdan que es importante vivir con intensidad cada momento, pero eso no es sinónimo de aferrarse. La vida te ha enseñado que a veces no queda más que soltar, que hay malas rachas que se pueden volver nudos eternos en la garganta y hay que aprender a desatarlos aunque cueste mucho trabajo. No importa lo que pase, siempre tienes presente que eres el protagonista de tu historia y que nadie tiene derecho a hacerte sentir menos. 

Eres Libra, tienes una parte controladora, la que no cesa, la que trabaja duro para que sus órdenes se vuelvan realidad. Sin duda, tomas el toro por los cuernos y eso te hace aceptar las malas y buenas rachas. Es claro que ser el lado equilibrado del grupo es parte de tu personalidad, te gusta hacer la diferencia en todos los sentidos y prefieres escuchar los dos lados de la moneda antes de dar una opinión. Los prejuicios no van contigo y eso es lo que te distingue del resto, la razón por la que te ganas fácilmente la confianza de los de tu alrededor. Quizás para ti sea difícil lidiar con la gente mala vibra, porque no siempre tienes el corazón para ponerles un alto, sobre todo, cuando son unos expertos a la hora de disimular. Eres paz, no quieres conflicto y hay mucha gente que se aprovecha de eso. Sin embargo, has tenido que aprender a la mala, que no todo el que se dice tu amigo lo es. Hay quienes sólo llegan para llenarte de sombra. 

Los nacidos el 1 de octubre, tienen un lado impaciente, el que quiere que las cosas salgan a la primera, el que no espera de brazos cruzados a que los milagros caigan del cielo. El lado indeciso, que tiene que darle una y mil vueltas a todo para tener la certeza de que está haciendo lo correcto. Sin duda, eres de los que siguen su intuición, pero hay momentos en los que tu parte impulsiva te gana, en los que no piensas en nada ni en nadie y que lo único que quieres es lograr tu objetivo. Te gusta ser la inspiración de muchos y a veces se vuelven oportunidades para seguir mejorando. Hay mucha gente que te quiere ver en la cima, pero también otra que te quiere ver sobre el suelo, no te esfuerces en darle gusto a ninguno, al final tienes que ir a tu paso y nada más. Mantente firme, siendo fiel a tus convicciones y cumpliendo poco a poco cada una de tus expectativas. La vida no es una competencia, cada quien tiene su lugar para brillar. 

No obstante, no todo en tu personalidad es bonito, hay ciertos rasgos que te ponen entre la espada y la pared, que te recuerdan que no eres perfecto y que muchas veces ni tú te entiendes. No siempre pones la serenidad por delante, en especial cuando tu ansiedad toma el control. Hay una parte de ti que se esfuerza por no olvidar las cosas, por no correr tras una aventura, por no escapar de la realidad. Pero, es necesario, para convertirte en tu mejor versión. Aunque tu parte obstinada y vengativa, no siempre son las mejores compañías. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien te da sensatez, quien te recuerda que al final todos en este mundo somos iguales y que no hay que señalar ni culpar al otro. Tu elemento es el aire, es quien te llena de sabiduría, apertura y quien te ayuda a adaptarte a cualquier adversidad que te tenga preparada la vida. Tu planeta es Venus, es donde habita el deseo, el romance, la belleza y el amor. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 2, 9, 11, 14 y 27. 

Si has nacido el 1 de octubre, eres un alma conservadora, tranquila y de palabra, cuando se trata de amar. Puede que al principio seas un tanto escéptico, porque hace tiempo dejaste de creer en un montón de palabras bonitas y ahora sólo quieres que te demuestren hechos. Almas que realmente estén listas para ser sociables, amigables y que no tengan miedo a construir un proyecto de vida a tu lado. Desde luego, que no todo es seriedad, tienes un lado muy pasional, que es capaz de despertar el lado más oscuro y sexy de cualquiera que entre a tu corazón. Eres cariñoso, comprensivo y muy protector. Antes que enamorados, son amigos y por ello tus exparejas te echan de menos. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el color que representa la armonía, la estética, la simetría. El color de las almas pensantes, de las que siempre tienen una forma diferente de ver la vida. El de las equilibradas, divertidas y calmadas. El color de quienes te hacen sentir que es muy fácil ser amado.