Si has nacido el 28 de diciembre te cuesta mucho sobrellevar las decepciones, te las guardas bien adentro, y no porque quieras, porque de hecho, muchas veces te encantaría poder tener mala memoria para olvidar, para dejar pasar, para que nada te afectara… A veces deberías recordarte que todos cometemos errores y no por eso hay que fustigarse. Hay que aprender a mirar los contratiempos como lecciones en las que aprender algo en lugar de fracasos.

Eres una persona que tiene una facilidad extraordinaria para conseguir aquello en lo que realmente te concentras, así que, lo mejor es centrarte en las cosas buenas porque la Ley de Atracción ya sabes que no entiende de bondad ni de maldad y simplemente atrae lo que está en tu mente. Por eso, deberás trabajar mucho tu parte más positiva para centrarte en ella constantemente y poder sacar el mayor provecho de las cosas. Por muy negras que se pongan.

Impresionas a los demás por tu energía, por esa seguridad que tienes o que al menos parece que tienes. Como si tuvieras claro todo, cuál es tu camino, cuáles son tus objetivos, hacia dónde debes caminar… Eres un ejemplo brillante de calma, de inspiración y de confiabilidad y la gente que está a tu alrededor suele verte como una especie de líder a quien seguir.

Tu exterior a veces puede camuflar lo intenso y profundo que realmente eres. Incluso a veces, los que no te conocen demasiado pueden llevarse de ti una imagen bastante equivocada. Como de alguien un poco prepotente e histriónico, con ganas siempre de ser un poco la estrella. No es para nada así, de hecho, dentro de ti, hay una búsqueda constante de valores y de significados que el mundo terrenal no puede darte y que necesitas entender. Vamos, que eres mucho más espiritual de lo que la gente piensa.

Tienes muchísimo carisma y eso al final puede valer para ayudar o motivar a los demás. A veces, tratas de cuidar a los que quieres y antepones sus necesidades a las tuyas propias lo que puede terminar siendo un gran error.

Te cuesta mucho lidiar con el rechazo pero aunque sean pocas las veces que ocurra, tendrás que aceptar que no puedes gustar a todo el mundo y que no todo lo harás bien. Y no, tampoco tienes todas las respuestas ni todas las soluciones a todo. Cuidado con eso.

En el amor, te cuesta coquetear a veces. Si lo haces, no lo haces como la mayoría, te gusta mantener el misterio, ser más seria/o de lo normal y que nadie de por hecho nada. Suelen atraerte las personas sofisticadas y muy inteligentes. Quizás bastante parecidas a ti cuando en realidad, podría ser mejor todo lo opuesto.

Recuerda mantener siempre la mente positiva pues será lo que te salve de todo.

2020-12-31T21:29:37+02:00