Si has nacido el 10 de octubre, sabes que las verdaderas locuras son las que dejan recuerdos en la piel, el corazón y el alma. Hay una parte de ti que ama las emociones fuertes, te gusta ir contra la marea y vencer el reloj. Sin duda, te has vuelto la cereza del pastel para muchos, porque tu chispa se contagia, cuando ves que alguien no puede más, eres capaz de animarlo, de recordarle que todo va a estar bien. Puede que al principio seas demasiado tímido, porque necesitas estar seguro de que la otra persona se siente cómoda a tu lado y  que también te da la confianza de ser simplemente tú, sin temor a que te juzguen por alguna acción o comentario. 

Eres Libra, así que tienes el carisma en cada poro, no siempre necesitas sonreír para contagiar. A veces, tu esfuerzo es el que habla por ti, el que es capaz de vencer cualquier reto que se le presente. Te has vuelto inspiración y ni siquiera lo notas, porque pierdes el tiempo escuchando lo malo que te dice tu mente. Si en el fondo no te preocupa ser aceptado, ¿por qué sigues perdiendo el tiempo con gente que no vale la pena? Haz lo que te nazca del corazón, incluso si eso significa perder a personas importantes. Quien realmente te quiere, se quedará a tu lado pase lo que pase. Eres libre, no seas tú mismo quien se ponga cadenas con tal de darle gusto a los demás. Como buen Libra, te entregas de una forma profunda, no entiendes eso del amor a medias. Tú quieres un amor genuino, el que se convierta en protagonista si es necesario. El amor independiente, el que no lleva prisa, que disfruta cada detalle y es capaz de entregarse en cuerpo y alma. Eres paciente, divertido y amoroso. No dejes que la amargura de alguien más te haga menos. 

Los nacidos el 10 de octubre, son seres muy complacientes, les gusta hacer sentir especial a la gente que aman. Ahí su lado espléndido toma el control y hacen lo que esté en sus manos por dejarlos con la boca abierta. Es el tipo de amigo, pareja, familiar, que estará justo cuando el resto se vaya. No te sueltan, su empatía va más allá de todo y te recuerda que siempre hay una oportunidad para ser feliz, para dejar que todo fluya y perderse en la llamarada del amor. Libra tiene un lado muy positivo, el que te recuerda que no sirve de nada aferrarse a lo malo y que hay que aceptar que hay gente que llega a nuestra vida sólo de paso y no por eso tenemos que engancharnos. El drama no es bienvenido para Libra y en el momento que lo reconoce, se apresura para huir de él. Prefiere mil veces decirte la verdad de frente antes que callar y hacer como que todo está bien, cuando no es así.

Aunque claro, hay ciertos rasgos en su personalidad que son considerados como malos, sobre todo, cuando su mal genio se hace presente. Digamos que Libra no siempre es un amor, hay momentos en los que la venganza se apropia de sus acciones y en compañía de la superficialidad, puede terminar hiriendo varios corazones. Es un signo que puede ser muy distraído y en su afán de dar una lección termina dañando el doble, es mejor que no lo provoques. 

Tu símbolo astrológico es la balanza, es quien tiene los brazos abiertos para lo que venga. Te brinda astucia y prudencia, en todo lo que haces. Tu lado tolerante, el que prefiere guardar ciertos comentarios antes de dañar a otros. Es la sensatez que te mantiene estable. Tu elemento es el aire, es quien representa la sabiduría, apertura y adaptabilidad. Tu planeta regente es Venus, ahí habita tu lealtad, las ganas que tienes de enamorarte y la pasión que tienes en cada poro. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 9, 15, 16 y 24. 

Si has nacido el 10 de octubre, en el amor eres el tipo de pareja que se entrega de verdad, la que pone por delante el cariño, la sensibilidad y el compromiso. Eres quien disfruta del momento y que aprendió a dejar que todo fluya, incluso cuando sientes que las cosas van a terminar mal, no dejas que la negatividad te nuble. Es posible que muchas veces tus inseguridades hablen por ti, porque te dicen que no eres suficiente y ahí es cuando bajas la mirada, pero es por poco tiempo, luego recuerdas lo mucho que vales y sigues avanzando. No te gusta forzar nada, así que si quieren estar contigo, adelante y si no, también. No tienes prisa, prefieres esperar a alguien que sí esté dispuesto a tener algo serio. 

Eres como tu color de la suerte, el azul, el que representa la calma, la tranquilidad, el amor. El color de los que se abruman pero no desisten. El de los que que abandonan los malos pensamientos y simplemente abrazan la fe. El de los que no necesitan estar por encima de nadie para brillar.