Si has nacido el 11 de noviembre, sabes muy bien que no siempre se gana, pero siempre se aprende. Con el paso de los años y los daños, has aprendido a verle el lado bueno a las sacudidas que te presenta la vida. Aunque no siempre estás listo para lidiar con las injusticias, digamos que en esos momentos te olvidas de toda la cordialidad y lo único que quieres es que la otra persona experimente un poco de lo mucho que te dolió su acción. Eso no quiere decir que vayas por ahí dañando a todo el que aparece en tu camino, como muchos dicen, la verdad es que no te ensucias las manos con gente que no vale la pena. 

Eres Escorpio, no siempre sabes cómo mantenerte al margen, al contrario, cuando tienes algo que decir, nadie te detiene, son tus emociones las que determinan tu actuar y esas no conocen límites. Pueden decir que eres peleonero y que eso de convivir no se te da, ¡qué digan lo que quieran! Tú sabes que tu actitud depende de la forma en que te trate la otra persona, no pueden esperar que los llenes de flores, si todo el tiempo están buscando la forma de encajar alguna espina. No te asustas fácilmente, eres temerario y te da igual si tienes más probabilidad de perder, que ganar, el chiste es que no te rindes.

Sinceramente prefieres llevar la fiesta en paz, pero como dicen por ahí, si te buscan te van a encontrar, y ahí es cuando se arrepienten de haber despertado la maldad en tu interior. Es simple, mientras nadie se meta contigo ni con la gente que quieres, puedes llegar a ser la persona más dulce de este planeta. Siempre es mejor tenerte en la lista de los amigos, porque difícilmente van a aguantar que seas su enemigo. No eres de los que olvida, en el momento que tu parte resentida se activa, lo que te hagan se te queda muy clavado en el corazón. Tu carácter habla por ti y tantas decepciones te han llevado a desconfiar de todo, es más fácil pensar lo peor para que sus acciones te lastimen menos. Funciona algunas veces. 

Si has nacido el 11 de noviembre, hay una parte de ti que siempre va contra reloj, más que nada tu mente. De pronto, quisieras hacer todo al mismo tiempo y ahí es justamente cuando pierdes el control y terminas con un agotamiento emocional y físico. De vez en cuando lo único que necesitas es una pausa, darte la oportunidad de sanar cada suceso y volver a empezar. Eres energía, por el lado que te veas, pero no está mal que haya días en los que no tengas ganas de nada. El problema es que te exiges demasiado, tú eres tu propio jefe exigente, el que no te permite descansar, ni disfrutar con los que amas. Se sabe que eres inteligente, que tienes habilidades únicas, que eres sinónimo de motivación y que tu talento la mayoría del tiempo habla por sí solo, pero tampoco eres perfecto, aceptar tus fallas te hará mejor persona. Recuerda que siempre hay una oportunidad para empezar de nuevo. 

Por supuesto, tienes ciertos rasgos en tu personalidad en los que tienes que trabajar, porque hay veces en las que tu lado oscuro hace de las suyas y lo dulce queda en el olvido. Puedes llegar a ser muy desconsiderado, vengativo e indiferente. Cuando alguien te la hace, te la paga, no quieres asuntos a medias con nadie, y en esos casos tu carácter es muy temerario, te lanzas al ruedo sin pensar en nada. Otra de tus debilidades es que no te guardas nada y puedes ofender a quien no tiene la culpa. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, es quien simboliza tu parte meticulosa, la que siempre está dispuesta a curiosear, es también quien siempre persiste y te ayuda a ver las cosas con calma antes de intentar atacar. Tu elemento es el agua, es quien representa tu lado cambiante, el que siempre está buscando crecer y no se engancha, sólo fluye. Tu planeta regente es Plutón, es quien representa el esfuerzo que le pones a todo lo que haces, la manera en que planteas una dirección y no quitas el dedo del renglón. Es tu lado positivo, el que no le teme a un nuevo comienzo. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 9, 12, 13 y 25. 

Si has nacido el 11 de noviembre, cuando te enamoras lo haces de una forma muy sensual, te gusta llegar hasta lo más profundo del corazón de esa persona. Lo quieres todo o nada, no te andas con rodeos, entre más claras las cartas sobre la mesa, para ti es mejor. Eres de los que le apuesta crear lazos verdaderos, de esos que pueden ser para toda la vida y que te sanan en todos los sentidos. Quieres un compañero, un amigo, un amante, al que no le asusten tus cicatrices y que no minimice tus sueños. Eres quien se entrega de una manera muy leal, no ves la traición en la relación y en el momento que te percatas de que hay algo extraño, prefieres hablarlo y terminas, porque no estás para lidiar con personas que no están listas para comprometerse de verdad. Ya no estás para esos supuestos amores en donde la desconfianza y la toxicidad son las que gobiernan. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el de las personas que tienen valor, que no le temen a explorar nuevos horizontes. El de los que se toman las cosas en serio, pero también aman el riesgo y agregarle un toque de adrenalina a todo. Sabes que quieres, que puedes y que te lo mereces, no hay más.