Si has nacido el 16 de julio, no eres frágil como una flor, eres frágil como una bomba. No vas por la vida buscando discusiones, al contrario, eres paciente, te gusta ponerte en el lugar del otro y cuando puedes ayudar no lo piensas ni un segundo. Ser resistente se ha convertido en la mejor de tus armas. Sabes que hay quienes sólo se acercan a ti para conseguir algo a cambio y has tenido que aprender a poner límites aunque muchas veces las lágrimas se hagan presentes porque no tienes el corazón para hacerle daño a nadie. 

Eres Cáncer, tu parte emocional es la que habla por ti. Hay momentos en los que ni siquiera tú sabes cómo vas a reaccionar ante una situación. Siempre pones la sensibilidad por delante, no te tomas nada a la ligera, tu lado apasionado habla por ti. Sin duda, tienes una parte emprendedora que siempre está dispuesta a dar más en todo. Algo que te cuesta es expresar tus emociones, no confías en que todos tienen la capacidad de comprenderte y detestas cuando minimizan lo que estás viviendo. Eres soñador, intelectual, el tipo de persona que siempre está en busca de la inspiración y que sabe que hay momentos en los que hay que dejar la parte lógica de lado. Las personas que te conocen te describen como interesante, ese ser excepcional que hace la diferencia en sus días. 

Los nacidos el 16 de julio, son realmente sensatos, no siempre se dejan llevar por sus impulsos y están en busca del equilibrio. Su parte racional es superior a la del resto, a pesar de ser muy emocionales. Es claro que ser original es una de tus mejores cualidades, el encanto se te nota en la manera en que sonríes, es tu lado romántico, profundo y amable lo que te define. Te caracterizas por ser genuino, no importan las pruebas que te presente la vida, al final siempre sigues a tu corazón y eso es lo que te distingue del resto. La lealtad es un requisito indispensable que exiges en las relaciones. No eres el tipo de persona que da segundas oportunidades, cuando te traicionan es mejor que se preparen para darle vuelta a la página. 

Desde luego, no todo es perfecto en tu personalidad, tienes rasgos negativos que frecuentemente te ponen entre la espada y la pared. Para empezar tu mal genio no entiende de razones, cuando se presenta tu lado cruel puedes llegar a decir cosas que se clavan en lo más profundo del corazón. Tienes un lado rencoroso, no importa lo mucho que otros intenten que cambies de opinión, cuando es no es no. Además, cuando quieres controlar algo lo haces sin mover un sólo dedo, tienes una habilidad que muchas veces asusta si se trata de conseguir lo que quieres. Tu lado melancólico es impredecible, te hace tomar las decisiones equivocadas. 

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, es tu parte emocional, la que se deja llevar por la intuición y trabaja duro para mantener la armonía en tus días. Tu elemento es el agua, esa es la razón por la que la abundancia te acompaña, es la manera en que das todo de corazón y no esperas nada a cambio. Es el lado de tu alma que nutre, apoya y no se rinde. La Luna es quien te gobierna, esa es la razón por la que tus emociones son tan inesperadas. Tu parte temperamental, protectora y dulce. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son 6, 8, 16, 17 y 20. 

Si has nacido el 16 julio, cuando decides compartir tus días con una pareja eres quien abraza con ternura. La persona que sorprende con besos en la frente, caricias suaves y palabras bonitas que te tocan lo más profundo de tu ser. Hay momentos en los que tu lado voluble puede hacer que la otra persona se sienta confundida, porque no siempre tienes el humor para estar sonriendo y viendo el lado positivo de todo. Eres creativo, te gusta buscar la manera de ponerle una chispa intensa a todo y detestas caer en la rutina. 

Eres como tu color de la suerte, el plateado, es el que representa la sensibilidad, lo precioso, lo que es capaz de tocarte el corazón. Entre más claras y directas sean las cosas para ti es mucho mejor. Eres así, sin filtros, sin necesidad de cumplir con las expectativas de nadie. Simplemente dejas fluir tu espíritu.