Si has nacido el 17 de septiembre, te corre la sensibilidad por las venas, pero son pocos los que conocen esa parte de ti que es capaz de romperse en un mar de lágrimas cuando las cosas van mal. Te has acostumbrado a guardar dolor, desesperación, miedo, porque no quieres que el resto te perciba como alguien frágil. Así que prefieres ponerte una enorme capa, no es hipocresía, es precaución porque has aprendido a la mala que hay quienes se acercan a ti sólo para lastimarte, pero primero fingen ser amigos para después hacerte pedazos. 

Eres Virgo, así que mantienes tus ideas hasta el último suspiro, no dejas que nadie te haga menos y te da igual si te llaman egoísta. Las sacudidas de la vida te han enseñado que nunca vas a poder darle gusto a todo el que te rodea y estás bien con eso. Dar el brazo a torcer no es parte de tu personalidad, al contrario, cuando las cosas se ponen complicadas es justo cuando te sale una fuerza increíble desde las entrañas. Eres quien se lanza al éxito sin importar lo que pase, muy honesto, muy valiente y con intenciones buenas.

Derribar a otros para brillar nunca ha sido tu estilo, estás tan enfocado en lo que tú quieres, que la vida del otro simplemente pasa a segundo término. Es decir, tienes tantas cosas en la cabeza como para todavía preocuparte por lo que la gente espera de ti. De hecho, de las cosas que más detestas es entrometerte en lo que no te interesa. Por otro lado, tu creatividad también ha sido clave para abrir una puerta tras otra. A veces simplemente te enfocas en tus pasatiempos, te alejas, para tomar más energía. 

Los nacidos el 17 de septiembre, gozan de buena vida. Tal vez su cuenta bancaria no esté llena de ceros, pero no dudan en complacerse con varios caprichos. Saben que nadie les ha regalado nada, que lo que tienen es gracias a su esfuerzo, a las tantas veces que quisieron tirar la toalla, pero siguieron adelante. Así que no está mal distraerse de todo de vez en cuando y simplemente gozar de un momento a solas, un momento en el que se sienten bien consigo mismos y que puedan disfrutar como si no hubiera un mañana. Saben que el dinero no da la felicidad, pero también entienden que es necesario para una buena calidad de vida, así que no se rinden, salen a buscar lo que se merecen y no piensan tener una mentalidad mediocre sólo porque a la gente que los rodea les da miedo ver la manera en que sus alas se extienden. 

Por supuesto, que no todo en tu personalidad es bonito, hay ciertos rasgos negativos que pueden ponerle los pelos de punta a cualquiera, hasta tú quieres correr del reflejo del espejo cuando eso sucede. Digamos que detrás de tu alma cuidadosa, organizada y reflexiva, también se esconde un ser calculador, que muchas veces pierde la cabeza por aferrarse a que todo salga perfecto. Eso sin contar que no crees en nada ni en nadie y por lo mismo te cuesta relajarte, como si todo el tiempo estuvieras compitiendo contigo mismo. Por favor, ya date un respiro. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien incrementa tu parte idealista, la que se pierde en un montón de detalles, la que tiene el valor de seguir su intuición y  simplemente confiar en cada una de sus habilidades. Tu elemento es la Tierra, es tu estabilidad, la fiabilidad que transmites y la resiliencia con la que superas cada mala racha. Tu planeta regente es Mercurio, es quien te ayuda a comunicarte sin miedo a lo que pueda pasar. Es quien te invita a innovar, a mostrar tu ingenio y abrazar tu intelecto. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 7, 28, 35 y 49. 

Si has nacido el 17 de septiembre, en el amor eres el ser más sentimental, leal, entregado, el que no le teme a las ataduras. Prefieres que te llamen intenso antes de poner tus emociones en alguien que sólo está de paso en tus días. Hay una parte de ti que se deja llevar por la atracción, sobre todo, mental, porque te derrites por la intelectualidad y toda aquella persona que sea capaz de mantener tu atención en una conversación. Sin embargo, te importa la parte emocional, alguien que no tenga problema en conectar a un nivel profundo. Esa es la razón por la que necesitas bastante tiempo para elegir a la persona que camine de tu mano, pero una vez que lo haces le demuestras tu amor, cual niño con juguete nuevo. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que denota glamour, tradición e introspección. Es el tono de los que se atreven, de los que tienen tranquilidad en el alma porque saben que todo lo que hacen no es con la intención de lastimar a nadie, simplemente porque quieren mejorar como persona.