Si has nacido el 22 de diciembre podría decirse de ti que eres una persona extremadamente curiosa, con una sed insaciable de conocimiento. Te gusta saber, entenderlo todo, conocer, experimentar, viajar y aprender. Tu mente no puede estar quieta sin desarrollar o avanzar. De hecho, llevas muy mal eso de tener que estar temporadas más parado. Eres una persona muy elocuente y además expresas lo que piensas muy bien. Otra cosa es que lo hagas con lo que sientes… Ahí, no lo haces tan bien…

Como en realidad tu mente va a mil por hora, te encanta trabajar, mantenerla ocupada todo el tiempo. Eres perseverante y no es raro que te guste conseguir el primer puesto en todo. De hecho, eso de quedarte atrás o en otra posición que no esperabas o que no habías concebido en ningún momento te sienta bastante mal. Y esto es aplicable a todos los aspectos de tu vida. Cuando te planetas llegar el primero (y no lo haces) te llevan los demonios.

Eres Capri así que, es natural en ti que te muevas por grandes objetivos y metas. Tu mente es aguda, afilada y cierto es que, por muchos consejos que te den, tu opinión es a la que al final le harás caso. Y si te equivocas, te equivocarás tú. Ni más ni menos. Siempre has preferido hacer lo que sientes que quedarte con las ganas de algo solo porque te lo digan los demás.

Para lo que quieres, tienes una memoria espectacular así que, a esas personas que un día dicen una cosa y al día siguiente otra las cazas a la legua. Vamos, que a ti no te engañan. Puedes recordarlo casi todo así que, no será buena idea que traten de engañarte. Porque además, tú eres de los que no perdona una ofensa, una traición o una mentira. Lo odias.

No llevas nada bien que haya personas que de alguna manera se metan en tus asuntos. Tú siempre has tratado de mantenerte fuera de los asuntos de los demás, de hecho, más bien te importan poco así que, ¿por qué no hacen lo mismo contigo? Probablemente porque tu vida sea bastante más interesante.

Si has nacido el 22 de diciembre es probable que sientas que tienes una especie de misión en la vida, algo que te llama muchísimo en alguna etapa. Sabrás qué es lo que quieres y lo que debes hacer para labrar tu camino. Hay señales que te lo indican. Y cuando de repente, lo veas claro, no pararás hasta conseguir tus objetivos. En realidad toda tu vida estará llena de mucho esfuerzo pero al final, siempre te coronarás con éxito. Métetelo en la cabeza, tienes la luz y el don para lograrlo.

En el amor, eres impulsiva/o y te mueves por corazonadas. No te importa empezar historias diferentes aunque sepas o intuyas que en el fondo no saldrán como esperas. Tú tienes que probar y que caer por tu propio pie. Si no, no serías tú.