Si has nacido el 22 de noviembre, eres de esas personas que probablemente se pierdan en la curiosidad, realmente te gusta explorar todo a tu paso. Entre más nuevo sea algo, más te intriga. Es el misterio el que te mantiene de pie, el que te enseña grandes lecciones y te recuerda que lo importante es no darse por vencido. A lo largo del camino has aprendido a sacudirte las penas, ponerte como prioridad y no dejar que nadie minimice tus emociones. Eres alguien que goza de la atención, ser escuchado, pero más que nada no ser juzgado. Ese es el tipo de gente con la que te quedas, la que te mejora en todos los sentidos. 

Eres quien nació justamente en la cúspide de dos grandes signos, Escorpio y Sagitario. Tu personalidad impetuosa, valiente y secreta, es la que te define. Eres el tipo de persona que está acostumbrada a romper con lo establecido y no sólo por gusto, porque realmente cuando crees en algo luchas por ello hasta convertirlo en una realidad. Te da igual de qué lado caiga la moneda, porque siempre estás listo para lo que venga. Eso no quiere decir que no tengas días malos, hay momentos en los que sientes que ya no puedes más y que por más que te esfuerzas todo lo que haces sale mal. Sin embargo, siempre encuentras la salida. Hay quienes pueden pensar que te tomas las cosas a la ligera o que tus decisiones son precipitadas, pero la verdad es que eres muy meticuloso cuando se trata de poner las cosas en la balanza. Con frecuencia terminas dejando con la boca abierta a más de uno, porque al final siempre te sales con la tuya. Digamos que tienes el don del control y ese nadie te lo puede quitar. 

Si has nacido el 22 de noviembre, sabes que eres un alma bondadosa, te gusta meter las manos al fuego por la gente que amas, pero también tienes muy claro que hay quienes no se merecen ni un poco de tu compasión. La vida no siempre es justa y hay personas que sólo se acercan a ti cuando ven que todo te está saliendo bien para absorber tu energía y después dejarte sin nada a mitad del camino. Duele, porque son personas que creías importantes, pero es mejor poner un alto a tiempo antes de que te conviertas en su saco de penas. Eres optimista, eso te distingue del resto, no piensas seguir viendo el vaso medio vacío, porque has comprobado que dejarse caer y poner una traba antes de intentarlo nunca lleva a nada bueno. Por otra parte, cuando tu lado oscuro se hace presente es posible que la gente se asuste, porque no te guardas nada, te vas directo a la yugular y sin una sola mentira. A veces, la verdad deja heridas profundas, pero prefieres eso que vivir en una burbuja llena de falsedades. 

Desde luego, no eres perfecto, ni tampoco es tu objetivo serlo. Sabes que hay momentos en los que tu lado desconsiderado y despistado aparecen. Digamos que puedes llegar a ser muy impulsivo, te dejas llevar por la emoción y nadie te detiene, lo que puede ser razón para que alguien salga lastimado. Cuando tu sombra se deja llevar tu nivel de empatía queda por los suelos y a decir verdad eres muy poco tolerante. Tienes que aceptar que no todos se acercan para dañar. Hay gente que sólo quiere dar lo mejor de sí mismo, que sí se compromete y que quiere comunicarse con la sinceridad por delante. Mantente alerta pero no llegues a la agresividad. 

Tu símbolo astrológico es el escorpión, es quien te mantiene atento a todo, tu lado observador, inquisitivo. Tu elemento es el agua, de ahí vienen tus emociones cambiantes, pero también la fortaleza que empleas cuando se trata de darle vuelta a la página. Es quien te motiva a crecer, a nutrirte espiritualmente. Tu planeta regente es Plutón, es quien representa tu lado extremo, el que siempre quiere más y suelta los miedos. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 2, 10, 12 y 26. 

Si has nacido el 22 de noviembre, cuando amas lo haces desde la sensibilidad, te gusta agregarle intensidad a todo, entre más romántico para ti es mejor. La verdad es que eres el amante aventurero, liberal, el que se esfuerza en comprender a su pareja y hacerla sentir especial en todos los ámbitos posibles. Sin embargo, así como das esperas, puede que te llamen exigente, pero no piensas conformarte con un amor a medias. Tus expectativas son altas y si alguien quiere ser parte de tu lista de amores tiene que saber que la lealtad, el compromiso y la pasión, vienen incluidos. 

Eres como tu color de la suerte, el rojo intenso, el que derrocha energía, amor, pasión. El que representa a las almas profundas, las que tienen la voluntad de hacer lo que les dicta su corazón. Es el de los confiados, de los que saben que están aquí para dar más le pese a quien le pese.