Si has nacido el 23 de Junio…

Eres una persona muy perspicaz, con una mirada puedes saber casi lo que está pensando alguien, no se te escapa nada y eres muy astuto. Cazas las mentiras rápido y no eres para nada inocente en temas de amor. Necesitas que te quieran y que te cuiden por encima de cualquier otra cosa en la vida y a pesar de que a veces puedas parecer frío en el fondo no lo eres. A veces, parece como si te metieras en tu caparazón de mal humor cuando lo único que quieres es que alguien te saque y te abrace. Hay mucho más dentro que fuera de ti pero para descubrirte hay que tener mucha paciencia.

No eres una persona extremadamente activa y puedes disfrutar mucho en el sofá en casa viendo una peli o con una cenita romántica. Tú vives de los detalles, de los momentos, es lo que en realidad te alimenta, lo que te da la vida. Te encanta relajarte y eres muy curioso. A veces esa curiosidad roza con el cotilleo. Te enteras absolutamente de todo, incluso cuando no quieres enterarte. A tus oídos tarde o temprano llega siempre.

Eres ingenioso y muy simpático, sueles caer bien a los demás aunque a menudo, de primeras, la gente no sabe muy bien por donde tirar contigo. Puedes aparentar una cosa que no eres para el resto. Te pasa muy a menudo, los demás pueden tener impresiones erróneas de ti. Pero sólo hasta que te conocen bien.

Valoras una relación real, sincera y profunda por encima de cualquier cosa y en el fondo eres muy enamoradizo pero te cuesta encontrar a alguien con quien cuajes. Tienes unos sentimientos muy potentes y no todo el mundo siente tanto como tú…

Por otro lado tienes una memoria increíble, absorbes toda la energía que hay a tu alrededor y el problema es que, sin querer, la vas llevando de un sitio a otro. Si estás en un ambiente negativo te puede afectar tanto que no acabes de salir de ahí en unos días.

En el amor puedes ser posesivo y bastante celoso, pero también capaz de pasar por alto muchas cosas que no deberías. Das segundas oportunidades porque crees que todo el mundo tiene derecho a equivocarse pero aún así, sabes que nada volverá a ser como antes.