Si has nacido el 23 de junio, sabes que tener un corazón que derrocha generosidad en un mundo tan cruel, es sinónimo de ir un paso adelante. Esto porque has aprendido que no te hace menos fuerte expresar tus emociones, al contrario, es una forma de liberarte, de soltar esos fantasmas que te vienen siguiendo desde el pasado. Eres un ser que siempre está dispuesto a ayudar, pero sabes que aunque seas la persona más buena nunca será suficiente para acabar con la maldad y que hay quienes sólo se acercan a ti porque les conviene.

Eres Cáncer, un ser brillante, fresco y cálido al mismo tiempo, eres la persona que tiene el valor de ponerse en los zapatos del otro. No estás aquí para juzgar, quieres sumergirte en lo más profundo del otro para ayudar. Cáncer descubre tus heridas, tus miedos, tus sueños y es incapaz de usarlos en tu contra. Es como la marea, nunca sabes qué tan calmada o intensa va a estar. Aún así te pierdes en el azul de sus olas, en su belleza y temperatura. Así eres tú, sinónimo de mar, de contradicción, de profundidad. No importa cuánto tiempo pase una persona a tu lado, nunca es suficiente para que pueda descifrarte de verdad. Cáncer es quien llora por él y también por los de su alrededor. No le es fácil ignorar el dolor ajeno y si puede ayudar lo hará.

Los nacidos el 23 de junio, tienen miedo de que los demás usen su lado sensible para lastimarlos. Esa es la razón por la que se han vuelto muy selectivos a la hora de entregar el corazón. Cáncer tiene una parte tan vulnerable que en el momento menos pensado termina derrotado llorando en algún rincón, pero no te confíes, porque aún en lo más profundo de su depresión buscan la forma de sanar sus heridas y seguir adelante con más fuerza. Además, no esperes que un Cáncer te perdone fácilmente después de que le rompiste el corazón, es alguien que cuando decide guardar rencor es mejor que tomes asiento en otra vida, porque rara vez ceden en ese tipo de situaciones. Cáncer puede sentirse muy agobiado emocionalmente, pero no es fácil de manipular.

Por supuesto, tienes un lado oscuro, como todos. Para empezar tu mal genio puede hacer que cualquiera se arrepienta de haberte hecho estallar. Cuando Cáncer se enoja es muy impulsivo, esa es la razón por la que lo mejor es darle su espacio, porque pueden llegar a ser muy hirientes. Además, hay quienes no soportan que sean tan protectores, cuando se van al extremo y sólo quieren saber cómo está la otra persona a cada segundo. Ahí es cuando pueden ponerse posesivos. Sin duda, la mayor lección que tienes que aprender es a dejar ir, perdonar y simplemente no mirar atrás.

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, es el animal que está vinculado con la mujer, es tu lado dulce, en donde se honra la maternidad. Esa es la razón por la que te cuesta tanto trabajo ignorar cuando alguien necesita ayuda. Tu elemento es el agua, el que representa la vida, la balanza, la empatía, la protección, la intuición, eres quien da vida. Tu planeta regente es la Luna, es quien gobierna tu estado de ánimo, por ello eres tan cambiante y sientes una fuerza interior de querer proteger y honrar el amor. Por su parte, la numerología dice que tus números son 2, 3, 10, 16 y 26.

Si has nacido el 23 de junio, eres un amante que no teme expresarse. Eres el signo que da besos en la frente, abrazos cálidos, caricias suaves. Sabes muy bien que no eres perfecto, pero crees en el amor real, en el que puedes descubrir los defectos y manías del otro, pero aún así decidir quedarte a su lado. Eres quien quiere relaciones en donde la atención y la estabilidad sea prioridad. Reconoces que puedes llegar a ser temperamental, pero nunca será una excusa para hacerle daño a quien amas. No te gusta caer en la rutina, pero tampoco las relaciones en las que ninguno de los dos sabe lo que quiere.

Eres como tu color de la suerte, el plateado, quien le hace honor al misterio, la luminosidad y la imaginación. Quienes prefieren el tono plateado son más cuidadosos a la hora de mostrar sus debilidades. Son los espirituales que se dejan llevar por las vibras que hay en su interior. Así es Cáncer, quien tiene el don de apiadarse cuando más lo necesitan.