Si has nacido el 24 de agosto, eres de aquellos que no tienen cadenas en sus pensamientos, hablas tal cual viene a tu mente, aunque muchas veces eso sea sinónimo de conflicto. Prefieres mil veces quedarte con tres personas, antes que tener amistades llenas de falsedades, no toleras para nada la hipocresía. Las cosas de frente y sin rodeos, cuando te propones algo te lanzas sin miedo y eso es lo que te hace diferente. Sabes muy bien lo que esperas del resto y no piensas bajar la guardia fácilmente.

Eres Virgo, claramente no te gusta ir a prisa, quieres las cosas bien hechas y prestando atención a cada detalle. Sabes que lo que realmente vale la pena cuesta mucho trabajo y esfuerzo, así que es mejor lograr una cosa a la vez que querer cumplir con todo. Ya que tus pensamientos no entienden de razones y basta que despiertes una sola idea para que tus días tengan tormentosas noches de insomnio. Sin embargo, eres paciente, es una virtud que pocos te pueden quitar y que claro, despierta envidia de aquellos que no respetan tu luz y a los que les molesta que seas tan pasional cuando quieres lograr algo. Sin embargo, has aprendido a lidiar con esas malas vibras, lo tomas como tempestades que tarde o temprano se marchan, porque para poner límites eres un Dios. No estás dispuesto a soportar a personas que no te aportan en ningún sentido, todo aquel que afecte tu salud mental, emocional y física no es bienvenido. Eres inteligente y no te enganchas en lo que grita tu corazón, prefieres ver pros y contras de una manera más fría, eso te ha funcionado a la perfección.

Si has nacido el 24 de agosto, eres guerrero hasta los huesos. Hay quienes te pueden describir como exagerado, porque no se te escapa ni un solo detalle, eres demasiado crítico. De hecho, no hay que ser más estricto que lo que tú eres contigo mismo. A veces, te pides tanto que hasta te frustras, pero sigues de pie, no das tu brazo a torcer fácilmente. De las cosas que más detestas es que te juzguen sin conocerte, porque eres tan correcto que te sientes mal, como si en realidad estuvieras haciendo algo indebido. No obstante, quienes verdaderamente te conocen saben que eres un ser excepcional, que tus consejos son claros y que cuando se trata de meter las manos al fuego, por alguien que quieres no lo piensas dos veces. Eso sí, eres muy selectivo, tu amistad se gana de verdad y con mucha cautela porque has aprendido que no cualquiera que te sonríe de frente hace lo mismo tras tus espaldas. A veces, prefieres la soledad y darte un tiempo lejos de tanta mala vibra.

Desde luego, como todos, tienes un lado oscuro que puede convertirse en una piedra en el camino de vez en cuando. En primer lugar, no hay nadie más escéptico que tú, realmente te cuesta mucho trabajo confiar en la palabra del otro y prefieres hacer tú las cosas que ponerte en las manos de otra persona. Son tus miedos imaginarios los que no te dejan avanzar, los que te hacen ver cosas que no son y ahí también es cuando te vuelves muy inflexible, porque lo piensas tanto que te pierdes en las fantasías negativas de tu cabeza.

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien representa a las personas un tanto tímidas, introspectivas y que prefieren poner mil muros antes de entregarle su parte emocional a cualquiera. Sin embargo, eres muy adaptable, basta enfocarte en lo que quieres para aprender del otro. Tu elemento es la Tierra, es tu lado analítico, el intelectual y el que refleja tu obsesión por el equilibrio para sentirte en paz. Tu planeta es Mercurio, es quien representa tu parte comunicativa, el deseo por ir siempre más allá, por disfrutar, por explorar todo a tu alrededor. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 9, 10, 12 y 23.

Si has nacido el 24 de agosto, eres un amante que disfruta de dejarse llevar por un montón de mariposas sacudiendo el corazón de vez en cuando. Sin embargo, eso no significa que cualquiera pueda hacer lo que quiera contigo. Te gusta que tu pareja se sienta valorada, eres sensible y leal, pero no te pierdes en el romanticismo. Hasta para amar buscas la perfección, te importa un vínculo en el que la pasión, la aventura y la inteligencia sean un punto clave. Eso sí, un poco de adrenalina no le hace daño a nadie, pero nada en exceso. Que nadie dude de tu fidelidad, porque antes que ser infiel, prefieres un punto final aunque duela.

Eres como tu color de la suerte, el azul marino, el color que representa a aquellos que tienen elegancia en el alma. Un tono tradicional, profundo, que honra el mar y que despierta también tu lado creativo. El color es tan atractivo y creativo como tú. Es la manera en que te puedes perder en tus pensamientos y volver a renacer.