Si has nacido el 24 de septiembre, eres la combinación perfecta de rebeldía y sensibilidad. Te gusta decir las cosas de frente y decir adiós cuando alguien sólo llega a tus días para robarte energía. Eres un alma creativa, divertida, inteligente y con un ingenio superior, así que son pocos los que se atreven a intentar verte la cara, pues saben que al final terminarán perdiendo. Sin duda, te esfuerzas por ser mejor en todos los sentidos, pero no es para humillar a nadie, sabes que cada uno cuenta con habilidades únicas y quieres enfocarte en competir solamente con tu mejor versión.

Eres Libra, así que tu espíritu se siente, el tipo de persona que transmite paz y al mismo tiempo tantas ganas de libertad. Valoras mucho tu espacio y por lo mismo te alejas de la nada. Es la forma en la que recuperas energía para seguir adelante. La gente te admira porque no importa lo fuerte que te golpee la vida, al final siempre levantas la mirada y sigues adelante. Si hay alguien que destaca por su atrevimiento eres tú, no importa que estés muriendo de miedo, mientras lo sientas en el fondo de tu corazón lo haces.

Está claro que siempre sigues tu intuición, pero… también escuchas a tu mente y ahí es cuando encuentras el tan anhelado equilibrio. Lo malo es que muchas veces tu autocontrol te puede alejar de momentos buenos, porque estás tan enfocado en no sentir, por miedo a ser lastimado que terminas huyendo. Son pocas las personas que tienen el privilegio de conocer tu verdadero yo. Te cuesta abrirte porque cuando le dices sí a un vínculo afectivo, es para algo serio no para que intenten burlarse.

Los nacidos el 24 de septiembre, pueden llegar a ser muy escépticos y la verdad es que no es algo que les guste. Porque por no ser más flexibles se olvidan del presente y dejan que se marchen de su vida personas que realmente tienen buenas intenciones. Sin duda, les cuesta bastante salir de su zona de confort, una vez que se sienten cómodos quieren mantenerse ahí por mucho tiempo porque detestan la incertidumbre. El problema es que cuando falla empiezan a imaginar cosas que sólo existen en su cabeza y prefieren terminar todo tipo de lazo antes de salir con el corazón hecho pedazos.

Libra necesita sentirse seguro, que la persona le demuestre cariño, detalles y que sea capaz de sacudirle el cuerpo y el alma. Si hay alguien que lo logra entonces conoce su parte entrañable, la que es capaz de todo y que te muestra lo que es amar de forma incondicional.

Aunque claro, no todo es bonito en su personalidad, hay ciertos rasgos que pueden convertirse en dolor de cabeza para la gente que está a su alrededor. Libra hay momentos en los que tu parte egoísta toma el control y te olvidas de cualquiera que esté en tu camino. Además, cuando te enojas es posible que tu lado agresivo aparezca y dejes llorando a más de uno. Tus palabras pueden ser muy crueles. Entre tanto, lo descuidado nadie te lo quita y hasta a ti te molesta.

Tu símbolo astrológico es la balanza, es tu lado sereno, el que siempre quiere analizar todo de una forma minuciosa, es quien te recuerda que no hay prisa y que está bien si hay días en los que no puedes con todo. Tu elemento es aire, ahí está tu valentía, la elocuencia y la claridad con la que te enfocas en tus objetivos sin importar la opinión de los demás. Tu planeta regente es Venus, tu lado dulce, el romántico y el pasional. Es el que simboliza el romanticismo y la feminidad. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 6, 8, 12, 19 y 21.

Si has nacido el 24 de septiembre, eres un amante que sigue la intuición. Simplemente si esa persona te demuestra lo mucho que le importas, le firmas la lealtad sin decir una sola palabra. Te gustan los vínculos sanos y apasionados, esos que no temen gritar lo que sienten y se dejan llevar hasta ver en dónde termina su historia. Eso sí, cuando te lastiman, no te enganchas, ya antes entendiste que tus lágrimas no las merece nadie y que por más que ames a alguien nunca permitirás que te vean la cara. No estás para relaciones infieles.

Eres como tu color de la suerte, el azul, el color del cielo, el que te lleva a pensar un montón de cosas con el fin de encontrar la paz. Es el calmante, el que nos recuerda que siempre hay un momento de pausa que nos llenará de energía para seguir en esta vida, que a veces, se pone tan dura. Es el de la inspiración, de la relajación y la espiritualidad. Es exactamente como tú.