Si has nacido el 26 de noviembre eres una persona bastante combativa si te buscan, de las que no tienen miedo a enfrentarse a nada. O más bien a defenderse de nada. Tienes una mente súper abierta, no te asusta lo diferente ni tampoco los cambios. Tu sentido de la justicia está súper desarrollado y la verdad es que si tienes que poner orden en algún momento, siempre lo harás de la mejor manera posible. Al menos de la manera más objetiva y justa.

A pesar de que eres Sagitario, tu forma de ser tiende a ser un poco más cautelosa de lo normal. De alguna forma, prefieres observar antes que dar el paso de lanzarte a algo de lo que no estás seguro del todo. Eso sí, una vez que te has decidido por algo, ya no hay quien te frene. Uno de tus puntos más fuertes es sin duda ese esfuerzo que le pones a lo que realmente te motiva. No tiras la toalla si sabes que vas por buen camino y que terminarás consiguiéndolo.

En tu vida hay mucho blanco y mucho negro Sagi. A pesar de tener esa cautela para un sinfín de cosas, tus pasiones te llevan a conseguir éxitos pero también algunos fracasos importantes. Pero bueno, al final, para ti la vida es eso. Prefieres vivirla con lo bueno y con lo malo, a pasar por ella sin pena ni gloria.

Si has nacido el 26 de noviembre le das muchas vueltas a todo. Tu mente va a mil por hora y la verdad es que en muchas ocasiones puedes sobrecargarte de demasiada información, demasiados pensamientos, ideas nuevas, vueltas al pasado, viajes al futuro… Y lo mejor que podrías hacer es dedicar un poco de tu tiempo a algún ejercicio de meditación, respiraciones profundas… Eres fuerte pero a veces, aunque no lo quieras, tu cuerpo dice basta.

Como buen Sagitario que eres, necesitas expandirte, salir, viajar, planear cosas nuevas todo el rato… En el amor, te pasa un poco igual. Necesitas crecer en la relación porque si te estancas, o si la pasión se va, o si ya no hay motivaciones, malo. Puedes dejar muchas cosas por amor, pero igual que dejas todo, también puedes dejar ese amor cuando ya no te da lo que necesitas. A menudo, puedes tener algún problema con las relaciones personales porque no te gusta sacrificar tu libertad. Podrás enamorarte, y al final lo dejarás todo. Pero no será del primero que se cruce en tu vida, eso seguro.