Si has nacido el 29 de agosto, eres un alma alegre, optimista, aventurera, pero muy centrada. Algo que te distingue del resto es la valentía con la que vives cada momento, no te dejas llevar por habladurías y prefieres activar tu lado orgulloso antes de darle poder a otro para que manipule tus acciones a su antojo. Eres muy inteligente y tienes un lado intuitivo que te mantiene alejado de aquellos que no valen la pena, gente que solo se acerca a ti para lastimarte, pero hace mucho que aprendiste a dejar ir todo aquello que no te inspira. Hay quienes solo están de paso en tu vida y no piensas invertir el tiempo que no merecen.

Eres Virgo, de ahí viene tu parte orgullosa, la que no entiende de razones y que tiene como objetivo cumplir cada uno de sus sueños. Aunque hay quienes te describen como alguien poco sensible, la verdad es que eres muy selectivo y son pocos los que tienen el privilegio de indagar en todo eso que esconde tu corazón. A veces, puedes ser muy visceral, no pierdes el tiempo en preguntar si lo que dices o haces, va a afectar al resto. Reconoces que cada quien es responsable de sus emociones y no piensas cargar con culpas que no te corresponden. Ya suficiente tienes con el estrés y la presión que tú mismo te exiges en cada paso, como para todavía lidiar con las expectativas de los demás.

Eres un signo muy trabajador, te da igual si te llaman ambicioso, no vas a bajar la guardia después de un largo camino recorrido. Gozas del poder porque te ha costado lágrimas y desvelos. Si los demás se pusieran tan solo un segundo en tu lugar entenderían que no es por capricho ni por egoísmo, es por reconocimiento propio que gritas todas tus victorias.

Los nacidos el 29 de agosto, prefieren ir a paso lento, pero seguro. Sus metas no son para el instante, trabajan a largo plazo y justo cuando parece que ya se rindieron, ahí es cuando demuestran toda la resiliencia que por mucho tiempo callan. Eres quien prefiere mantenerse alejado de los riesgos, pero tampoco les teme, si la vida decide poner una tormenta en tu camino entonces bailas con ganas bajo la furia de la lluvia. Desde luego, eso no quiere decir que te sientas cómodo en el conflicto, para nada, te enfocas en recuperar la calma y la estabilidad y vaya que nadie te gana en lo obstinado cuando te lo propones. Eres muy peculiar y lo sabes, la manera tan cautelosa en la que te desenvuelves simplemente enamora de una forma bien bonita. Ser prudente, crítico y perfeccionista, es de tus mejores atractivos. Amistades y amores te admiran, aunque muchas veces no lo digan.

Por supuesto, eso no quiere decir que seas perfecto. Como todos, tienes ciertos rasgos negativos que te pueden poner entre la espada y la pared a la hora de tomar una nueva decisión. Para empezar, puedes ser muy agresivo cuando te lo propones, simplemente guardas cualquier emoción que exista en tu corazón y te diriges de una manera muy fría con cualquiera. Además, tu parte ansiosa no te deja, quiere más en todos los sentidos y tú mismo te terminas abrumando por las noches con un hilo de pensamientos que muchas veces solo viven en tu cabeza.

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien representa esa parte distintiva de tu persona, la manera tan dulce en que atrapas a todo el que se cruza en tu camino y la mayoría de las veces ni te lo propones. Dejas huella y de las profundas, porque tienes el don de conectar de una forma que va mucho más allá de lo físico. Eres Luz, encanto y confianza. Tu elemento es la Tierra, ahí se esconden tus ganas de seguir adelante, la manera en que por más que te sacudan o te intenten derrotar no quitas el dedo del renglón. Tu planeta regente es Mercurio, el que simboliza la comunicación, la constancia, la inteligencia y la forma en que te desenvuelves con el resto. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 4, 6, 18, 19 y 27.

Si has nacido el 29 de agosto, en el amor eres quien busca lealtad, alguien que tenga la gallardía de construir algo sano, genuino, pero en especial mutuo. Estás cansado de lidiar con gente que no tiene el valor de comprometerse, que no le interesa comprenderte y que solo quiere un momento de pasión. Eres mucho más que un rato y lo sabes muy bien. No estás dispuesto a dejar que algo disfrazado de amor llegue a alterarte de pies a cabeza. Si no están dispuestos a cumplir responsablemente es mejor que busquen por otro lado.

Eres como tu color de la suerte, el azul marino, el que simboliza elegancia, calma, sinceridad y un pensamiento profundo con el que pocas mentes brillantes encuentran afinidad. Es el color de los buenos amantes, de los divertidos, de los que no le temen a olvidarse de todo con tal de vivir el momento. De los que asumen las consecuencias y se vuelven a levantar en medio de la tristeza.