Si has nacido el 29 de julio, eres quien entiende que la vida se puede ir en un abrir y cerrar de ojos, así que no piensas quedarte de brazos cruzados esperando que todo ese amor y esas ganas de vivir se te vayan por la ventana. Siempre has sido un ser digno de confianza, de lealtad y de motivación. A veces, ni siquiera te das cuenta, pero la manera tan bonita en la que brillas se roba la atención de los de tu alrededor. No te dejas manipular fácilmente, al contrario, naciste con el don de controlar todo a tu alrededor. Te gusta imponer y seguir justo lo que te dice tu mente y el corazón, lo que opine el resto no interfiere en tu forma de ver la vida. 

Eres Leo, esa es la sencilla razón por la que vas por la vida poniendo la gallardía por delante. Es claro que muchas veces te sientes aterrado, pero esa no es razón suficiente para dejarte vencer. Al contrario, buscas la inspiración en lo que sea. A veces, vas a paso lento y otras veces contra reloj. La verdad es que la presión no te asusta, mientras estés enfocado en lo que quieres no hay quien te haga dudar lo contrario. Eres divertido, digamos que sabes muy bien cómo abrazar tu infancia, convivir contigo es como volver a disfrutar del chocolate de la abuela, de una tarde con tus amigos, del postre favorito que mamá te daba de forma inesperada. Tienes un modo muy dulce de honrar el hogar, haces que todo el mundo se sienta en calma.

Los nacidos el 29 de julio, son almas atrevidas, las mismas que un día les dijeron que no lo lograrían, pero tomaron fuerza desde sus entrañas para gritarle al mundo lo valientes y capaces que son en todos los sentidos. Eres un ser que derrocha magnetismo, en el momento menos pensado te ganas el cariño de la gente y la verdad es que no necesitas hacer mucho esfuerzo. Eres digno y lo sabes, por lo mismo no te conformas con compañías que sólo tienen la intención de robarse tu buena vibra. Te gusta sentir que estás con las personas correctas, con las que te hacen sentir en confianza y que te demuestran que van a estar en las buenas y en las malas. 

Aunque como todos, tienes ciertos rasgos negativos que te han puesto entre la espada y la pared. Para empezar tu parte ansiosa siempre hace que tu mente no ceda, piensas en todo, el futuro, el presente, el pasado, te vuelves un montón de preocupaciones y eso te impide disfrutar y valorar todo lo que tienes. Además, eres un tanto melodramático, cuando tu parte intensa se hace presente no entiendes de razones y puedes ahogarte en un vaso con agua, con ideas que sólo existen en tu cabeza. También puedes llegar a ser inflexible, te cuesta adaptarte a los cambios, una vez que se te mete una idea en tu mente no hay quien te detenga, pero esa parte obstinada de tu personalidad puede llegar a ser realmente molesta. 

Tu símbolo astrológico es el León, es la razón por la que nunca esperas a que sucedan las cosas, simplemente te lanzas a hacerlo. También gracias a él tienes un lado controlador e independiente, rara vez esperas que el otro te diga qué hacer. Llevas la impaciencia en cada rastro de tu cuerpo y por eso no te detienes. Es tu lado orgulloso, el que sabe que en el fondo siempre tiene la razón. Tu elemento es el fuego, es quien representa tu lado innovador, el que no se asusta con los nuevos comienzos. Es quien despierta tu lado ingenioso. Tu planeta regente es el Sol, es la manera en que brillas, en la que te atreves a andar sin miedo, a derrochar toda la luz que hay en tu interior. Mientras que la numerología dice que tus números de la suerte son el 3, 8, 11, 18 y 25. 

Si has nacido el 29 de julio, eres el amante que toma fuerte de la mano a la pasión, te enamoras de una forma profunda, apasionada, como si no hubiera un mañana. No obstante, no te llevas bien con los amores pasajeros, prefieres algo que involucre la confianza, lealtad y el romanticismo con el que te entregas. Eres sentimental pero también exigente, no te dejas llevar sólo con palabras bonitas, quieres que te demuestren todo lo que sale de su boca o no quieres nada. Algunos lo llaman capricho, pero tú sabes que no estás para conformarte con relaciones a medias. Buscas la estabilidad en todos los sentidos. 

Eres como tu color de la suerte, el naranja, el color que denota amor, pasión, vitalidad. Es el que estimula, el que no deja que las adversidades de la vida lo derrumben. Eres creativo, optimista, quien tiene el don de hacer la diferencia en todo lo que se atraviesa en su camino. Eres dedicado, encantador y la vida siempre te pone en el lugar correcto.