Si has nacido el 3 de agosto eres más fuerte de lo que tu mismo o tu misma crees, lo que pasa es que cuando algo te afecta te da la impresión de que esto es así. Sin embargo, siempre te las arreglas para rebasar los obstáculos que te encuentras a lo largo de tu vida ¿verdad Leo? Mientras tengas salud no habrá nada ni nadie que pueda contigo.

Te sobra generosidad y te falta un poco de amor propio en determinados momentos, eres tan dado a ofrecer lo mejor de ti a los demás que a veces te olvidas de tus propias necesidades. Lo bueno es que de tonto o tonta no tienes ni un pelo y cuando notas que alguien se aprovecha más de la cuenta enseguida cortas por lo sano. Eres también muy protector con los tuyos y por eso acudirán a ti en los momentos difíciles pues saben que tú les tenderás la mano y los motivarás para que salgan del bache.

Así lo hagas de buena fe, debes controlar tus impulsos pues muchas veces te juegan malas pasadas Leo. En ocasiones tu cabeza y tu corazón no están en sintonía, por lo que no obras en consonancia. Cuando sientes todo lo contrario a lo que tu cabeza piensa haces cosas de las que más tarde te arrepientes y de las que a la vez aprendes para el futuro. Tienes una intuición impresionante, pero esto se debe a lo inteligente y perceptivo que eres. Pocas veces te equivocas Leo, tu sexto sentido siempre te advierte sobre si estás yendo o no por el buen camino…

Como trabajador sobran palabras y, aunque la constancia no es tu fuerte tu sentido de la responsabilidad te puede. Eres autoexigente en este sentido y trabajes para ti mismo o para una empresa siempre querrás ver los mejores resultados. Podrán decir de ti que tienes un fuerte carácter cuando te enfadas, pero jamás criticar tu trabajo porque procuras ser el mejor o la mejor en él.

Si has nacido el 3 de agosto, en el amor eres una persona sufrida a la que le cuesta anteponerse y por eso lo más probable es que aguantes carros y carretes en algún momento de tu vida. Con los años y las experiencias aprendes lo que no estás dispuesto o dispuesta a tolerar, pero también a no entregar tanto que te desgastes. Las relaciones son una cosa de dos y si no te cuidan lo más probable es que te acaben perdiendo… ¡Primero tú y luego tú!

2020-08-03T12:37:55+02:00