Si has nacido el 4 de septiembre, eres quien pone una enorme barrera para dejar entrar a tu corazón. Prefieres poner tus sentimientos bajo llave antes de entregarte a alguien que lo único que quiere es verte hecho pedazos. Puede que para algunos eso te convierta en una persona fría y calculadora, pero la verdad es que no es algo que te quite el sueño. Al contrario, estás dispuesto a gritar a los cuatro vientos cuando algo no te llena, cuando no quieres seguir teniendo a alguien en tu vida. Si algo tienes claro es que no estás aquí para padecer y no vas a darle el poder a nadie de que te traten con la punta del zapato. 

Eres Virgo, por supuesto que vas a buscar la perfección en todo, porque crees en ti, en cada una de tus habilidades y porque sabes que eres capaz de soportar muchas cosas con tal de ver el éxito. Sin embargo, eso no quiere decir que pongas en juego tu dignidad, ahí tu parte orgullosa es la que pone un punto final, la que no permite que derrames una sola lágrima por gente hiriente y tóxica que sólo quiere verte caer. Tu carácter no es para cualquiera y lo sabes. Particularmente cuando te mueven las piezas de lugar sin previo aviso. Eres así, te gusta que todo sea planeado, de una forma meticulosa, de esa que te da calma, la sensación de que estás haciendo lo correcto. No te gusta cargar cuestiones que no te corresponden, cuando te das cuenta de que hay quienes solo se acercan a ti por conveniencia, simplemente les pones un alto y marcas muy bien tus límites. 

Los nacidos el 4 de septiembre, son seres bastante organizados, tienen la manía de seguir una regla tras otra y cuando alguien rompe alguna te dejan claro que no te necesitan en su vida. Son seres admirables, se ganan la confianza y la mayoría de las veces no necesitan decirlo, lo demuestran con hechos, cada una de sus acciones se vuelve inspiración para quienes siguen de cerca sus pasos. Eres sinónimo de hogar, de trabajo, de curiosidad, tus ganas de gozar de las novedades nunca cesan. Son muchas las personas a las que motivas con tu brillo, aunque muchas veces tu parte exigente no se conforme y siempre quiera más. Recuerda que detrás de todo ese esfuerzo también hay un ser que se rompe, que muchas veces simplemente quiere escapar de todo y de todos. Eres mucho más que tu ingenio y tu inteligencia. Tienes sentimientos que se agotan y está bien necesitar un abrazo de vez en cuando. 

Por supuesto, hay rasgos negativos en tu personalidad que hacen que te enojes hasta contigo mismo, porque detrás de tanta cautela se esconde un ser indeciso, conservador y sumamente intenso cuando se trata de controlar todo. Puede que en esas ocasiones te vuelvas bastante agresivo, porque solo te enfocas en tus intereses personales y lo demás te termina dando igual. Justo ahí es cuando tu lado obstinado toma el control y te olvidas de todo, sólo quieres alcanzar tu meta y punto

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es tu parte observadora, la que tiene el lente de la realidad bien abierto y que prefiere ser reservada antes de darle armas a otros para que te hagan pedazos. Tu elemento es la Tierra, es quien te mantiene con la cabeza en alto, con estabilidad y tolerancia. Mientras que tu planeta regente, Mercurio, es quien te motiva a viajar, a romper tus propios límites, a decir las cosas tal y como las sientes. Entre tanto la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 4, 11, 17 y 24. 

Si has nacido el 4 de septiembre, en el amor eres una pareja muy leal, las traiciones no van contigo y no estás para perdonar ese tipo de actos. En el momento que decides establecer un vínculo es porque quieres algo genuino, que te dé paz y que te invite a vivir de una forma inteligente. Te quedas con quien eleva tus alas y abrace tus sueños, porque romántico puede ser todo el mundo y no eres de los que cae fácilmente en un cuento de hadas que no te aporta y que sólo te altera a nivel emocional. Eres cambiante, porque siempre estás en busca de más y de poner a prueba tus habilidades, así que seguirte el paso no es fácil, pero cuando te comprometes con alguien te enfocas en dar lo mejor de ti y ser muy leal. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el color que representa conversaciones profundas, sofisticación, amor, fuerza y mucho cariño. El de los creativos, de los que se atreven, de los que rompen sus miedos y aman saborear sus victorias.