Si has nacido el 9 de septiembre, eres el tipo de persona que no se rinde, pero detrás de tanta fortaleza se esconde un alma que se puede romper en un abrir y cerrar de ojos. A veces, no lo dices pero la vida te ha sacudido tan fuerte que muchas veces sientes que ya no vas a poder. Sin embargo, hay una parte en tu interior que siempre resurge, la que puede estar llena de grietas y sigue levantando la mirada con una sonrisa como si nunca le hubieran hecho daño. Sí, eres bastante meticuloso con tus emociones, prefieres ponerlas bajo llave antes de abrirle las puertas a cualquiera. 

Eres Virgo, así que observar cada detalle de lo que haces es una de tus fascinaciones. Sin duda, la perfección es algo que mantienes muy cerca. Te gusta hacer las cosas bien y trabajar duro. No te asusta el esfuerzo, al contrario, tienes la inteligencia y el ingenio que muchos quisieran para salir adelante. Nunca has sido de aquellos que se quedan de brazos cruzados, cuando quieres algo sales a luchar por ello y no importan las veces que te caigas, no desistes hasta que tu sueño se vuelva una realidad. La verdad es que eso de mostrar tu lado sensible no es lo tuyo, realmente eres muy selectivo. Hay una parte de ti que desconfía de todo y de todos, la misma que te hace soltar buenas oportunidades. Para que confíes en alguien no sólo necesita pasar tiempo, necesitas comprobar que sus acciones valen la pena, que esa persona realmente te mejora en todos los sentidos. Estás cansado de lidiar con gente que sólo llega a tus días para robarte la energía. 

Los nacidos el 9 de septiembre, son personas un tanto obsesivas, porque siempre tienen mil cosas en la cabeza y quieren que todo esté estable. Hay momentos en los que tienen que aceptar que las cosas no van a salir tal y como las visualizaron en su mente. Lo que más les cuesta es dejar que todo fluya y es peor cuando no pueden desahogarse con cualquiera. La vida les ha enseñado que hay quienes fingen ser sus amigos de frente y luego hablan pestes tras sus espaldas. Lo bueno es que son personas sofisticadas, que huyen del conflicto y no se enganchan a la primera. En realidad, tienen un corazón hermoso, pero son contados los que llegan a conocer su parte bondadosa, dulce y apasionada. Ya ni recuerdan todas las veces en las que decidieron guardarse todo el dolor para no convertirse en una molestia para el resto.

Por supuesto, no eres perfecto y hay ciertos rasgos en tu personalidad que se pueden considerar negativos. Digamos que detrás de esa actitud crítica, reservada y muy luchadora se esconde un ser un tanto calculador, solitario e inconstante. Lo malo es que en muchas ocasiones es contigo mismo, no te perdonas fácilmente y tener que cumplir tus expectativas te puede llevar a grandes niveles de estrés. 

Tu símbolo astrológico es la Virgen, es quien simboliza tu parte reservada, intelectual y un tanto tímida. De igual manera, es esa bonita energía que emanas en todo lo que haces, la que te hace ganar la confianza del resto. Tu elemento es la Tierra, es quien te ayuda a mantenerte firme en tus convicciones, quien te llena de fuerza, de plenitud y esperanza. Mientras que tu planeta regente es Mercurio, el que representa los viajes, la comunicación y la manera en que te relacionas. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 1, 7, 5, 19 y 22. 

Si has nacido el 9 de septiembre, cuando amas no eres el ser más detallista del planeta, al menos no de los que empalagan. Prefieres un amor más real, algo que permita construir a largo plazo. Un amor en el que los defectos no asusten y que decidan trabajar duro hasta convertirse en su mejor versión. En donde la atracción y la pasión no sea algo forzado, un amor dispuesto a comprometerse. Quieres ingenio, diversión, intelectualidad y empatía. Los Virgo no se conforman con amores a medias, si deciden estar a tu lado es porque visualizan un montón de metas tomados de la mano. No dudes de su lealtad, porque no te van a traicionar, prefieren terminar la relación si ya no sienten nada. 

Tu color de la suerte es el azul marino, el que le hace honor a tu elegancia, a tu manera tan sigilosa de tomar decisiones. Es el color de los refinados, de los que saben lo que valen y no abren las puertas de su vida a gente que sólo les resta. Es el que representa a los organizados, inteligentes y apasionados.